Las íntimas confesiones de Jorge Lanata en TV



Este martes fue la segunda emisión de Mujeres de Eltrece (El Trece, de 14.30 a 16), que contó con la presencia de Jorge Lanata en el estudio. Entrevistado por Teté Coustarot, Claudia Fontán, Soledad Silveyra y Jimena Grandinetti, el periodista habló de todo y de todos con su característico estilo, frontal y sin pelos en la lengua.

Vestido con un traje rosa pálido, Lanata encendió varios cigarrillos y, fiel a sí mismo, no paró de intercalar gruesos epítetos en su discurso. Por eso, desde la producción jugaron a que le hacían sonar un “pip” cada vez que decía alguna palabra demasiado fuerte para el horario de protección al menor.

La nota rondó los 6 puntos, en la medición minuto a minuto.

Una de las primeras cosas que dejó en claro el conductor de Periodismo para todos (El Trece, domingos a las 22) es que puede prescindir de la pantalla.

Para graficarlo, contó que uno de sus primeros trabajos fue en un estudio de arquitectura, donde se hartó de pasar “por cuadruplicado” contratos de locación de obra: “Hasta que me fui al baño, bajé 24 pisos por la escalera de incendio y me fui a tomar sol en la Plaza San Martín. La sensación de libertad que me dio irme de la televisión es la misma”.

Jorge Lanata al llegar al estudio de “Mujeres de Eltrece”. Foto Jorge Luengo

Y agregó: “No necesito estar acá, no necesito estar todo el tiempo en el aire. La gente se va a acordar de mí por mi carrera, no por lo que hice ayer. Estuve ocho años afuera de la tele, en esos ocho años yo fui más tapa de revistas que cuando estaba en la tele”.

La entrevista estuvo salpicada por sorpresas preparadas especialmente para el fundador de Página/12. Así es como en distintos videos grabados fueron apareciendo discípulos de Lanata que contaron anécdotas referidas a su mentor.

El primero en salir fue Nicolás Wiñazki, que evocó la vez en que viajaron juntos a Venezuela para hacer una investigación y el servicio de inteligencia los detuvo. Lanata, entonces su jefe, tuvo el gesto de decir que si no lo liberaban a él, nadie volvía a Buenos Aires.

“A Wiñazki hay que subtitularlo. Si lo lográramos, sería un gran periodista”, bromeó el invitado. Y agregó: “Eso que cuenta fue realmente feo, menos mal que el jefe de cámara del canal logró mandar un tuit cuando nos detenían y a los veinte minutos estábamos en la tapa de The Guardian y The New York Times”.

Jorge Lanta con las “Mujeres de Eltrece”. La etrevista tomó casi todo el programa. Foto Jorge Luengo

Después completó la anécdota: “Los tipos nos borraron las cámaras y las computadoras. Venían a interrogarme. Uno tenía lentes polarizados y no me hablaba, hojeaba un cuaderno y no me hablaba. Y seguía así, en un momento me dice ‘Vas a perder el avión’. ‘Puedo perder el avión, no hay problema’, le contesté”.

El siguiente en aparecer fue Diego Leuco, que recordó cuando trabajaba en una revista, tuvo que entrevistar a Lanata y lo obligó a disfrazarse de torero en una plaza de toros en Madrid.

“Fue una tapa de Noticias”, asintió Lanata en el estudio. “Habían conseguido un torero para que me enseñara cómo hay que pararse. La relación que tenía con Noticias era muy rara: tuvieron un periodo de admiración incondicional y después de un odio relativo, y ahora no sé cómo es, creo que de indiferencia”, comentó.

Jorge Lanta con las “Mujeres de Eltrece”, Soledad Silveyra, Jimena Grandinetti, Claudia Fontán y Teté Coustarot. Foto Jorge Luengo

Y siguió: “Hice diez tapas de Noticias distintas. Una vez estaba mal de salud, me estaban medicando mal y me dormía en cualquier circunstancia: meando, por ejemplo. Me podía caer, horrible. En la tapa de Noticias, el título era ‘Qué tiene Lanata’, con una foto mía con expresión triste, y meten datos y frases encomilladas que no eran verdad. Me inventaron una nota. En esa época mi representante era Fernando Moya, que también lo fue de Fito (Páez) y Charly (García), y me dice ‘Ahora sos verdaderamente famoso, porque no necesitás hacer nada para que hablen de vos’”.

Entonces confesó que tiene problemas en aceptar su aspecto físico. “Desde entonces nunca volví a leer una nota que hablara de mí. Ni miro las fotos, porque soy acomplejado. Mi imagen es lo que menos me gusta de mí. En América, durante los primeros dos años laburaba con los monitores al revés. Después estudié mi relación con la cámara, y hoy hago cualquier cosa. Eso me llevó años. Me ayudó editarme en documentales, de manera que empecé a verme neutro y a librarme de mi imagen”.

Después fue el turno de Marina Calabró, su columnista de chimentos en Lanata sin filtro, el programa que conduce todas las mañanas en Radio Mitre. La hija de El Contra contó que, pese a su aspecto de intelectual, Lanata sabe todo sobre la farándula. Eso dio pie a que le hicieran un ping pong de preguntas sobre diversos personajes.

Jorge Lanata y Nicolás Wiñazki, juntos. El discípulo del conductor de PPT contó una anécdota sobre su mentor. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Susana Giménez: “La quiero a Susana, es lo que se ve, y eso me acerca mucho a ella. Una vez en un Martín Fierro le regalé una lapicera y se acuerda de la lapicera”.

Viviana Canosa: “Me hizo un juicio. Ojalá lo ganes, Vivi. A ver, se nota que está muy presionada y dice algunas cosas muy exaltada, está fuera de sí. Pero no la conozco, no sé”.

Luciana Salazar: “Es mucho más inteligente de lo que aparenta. Y tiene ese rol, no es un rol que me acerque”.

Lanata con su equipo de Radio Mitre. Varios de ellos aparecieron en videos grabados contando anécdotas sobre él. Foto Jorge Sánchez

Amalia Granata: “Casi lo mismo que Salazar, tampoco es una persona con la que tenga contacto”.

Nacha Guevara: “¿Te acordás, Chato, que una vez hicimos una reunión en Ideas del Sur y Nacha pidió que yo no fumara y tuvimos una discusión?”, preguntó, dirigiéndose fuera de cámara al Chato Prada, productor del programa. Y siguió: “Hace mucho tiempo que no se renueva, como jurado no la vi nunca. Tengo una opinión polémica, muy mala de los jurados: antes de la jubilación, se es jurado. Es un poquito autoritaria, se cree Gardel y no lo es”.

Yanina Latorre: “Me encanta. Te explico por qué la tomé. Un día prendo la tele y estaba una mina en tutú revolcándose en el piso. Dije que tenía que tenerla en la radio. Es una perra, es difícil. Pero yo la quiero”.

Susana Giménez fue una de las celebridades de las que opinó Lanata. Dice que la quiere.

Entonces Jimena Grandinetti contó que Yanina Latorre considera a Lanata su amor imposible. Y le preguntó al periodista: “¿Tendrías una noche con Yanina Latorre?” La respuesta fue: “No, tengo otra relación, somos amigos”.

Cuando le preguntaron por Charly García, habló de un famoso video que se repite una y otra vez, de cuando el rockero lo insultó al aire. “Yo en esa época era muy amigo de Fito, nos íbamos de vacaciones juntos. Después eso se rompió porque Fito se hizo K, lo mismo que Cecilia (Roth). Y en esa época García estaba celoso de Fito. Una estupidez, porque es más que Fito”.

Y siguió: “Yo estaba con el rollo de qué es un artista. Le pregunté si se consideraba un artista y me dice ‘Vos sos un pelotudo’. Pero no fue agresivo. Es muy talentoso, no pudo dejar la droga a tiempo y eso lo perjudicó mucho. Se destruyó a sí mismo”.

Juana Viale también pasó por la lupa de Lanata. Y hubo un mix de elogio y crítica.

Juana Viale: “Me encanta. Hace un buen programa, pero no me gusta cuando se equivoca, dice boludeces y después dice lo contrario. En el programa de (Maru) Duffard y (Luciana) Geuna dijo que quería quedarse con el programa de la abuela, y después salió a decir que nunca lo dijo. Ahí me parece una tonta. Me interesa más haciendo el programa que como actriz”.

Un rato después apareció una de las mencionadas, Luciana Geuna, otra de sus discípulas, recordando la frase que le dijo Lanata antes de que publicaran la primicia sobre el dinero encontrado en el despacho de Felisa Miceli, entonces ministra de Economía: “Recemos al Corán e impactemos contra el edificio”.

Entonces, Grandinetti fue la encargada de hacerle un cuestionario íntimo. La primera pregunta fue ¿Qué te seduce de una mujer? Y la respuesta trajo polémica: “¿Aparte del culo?”. “Eso es un poco machista”, le dijo Teté. A lo que Lanata respondió: “¡No podemos hacer más chistes! Sí al feminismo, no a la trinchera del ovario”. Finalmente respondió la pregunta: “La capacidad de soñar”.

Jimena Grandinetti fue la que más preguntas le hizo a Lanata.

¿Cuál es tu arma de seducción? “Que hablo. Si no hablara, sería virgen”. ¿Hablás en una situación íntima? “No, logran callarme”. ¿Tenés juguetes eróticos? “Cero, tampoco me gustaría usarlos”. ¿Tu momento más incómodo con una mujer? “No sé, debo haber pasado varios”.

¿Algún fetiche? “No, a mí me gustan las minas, beso a una mujer, no ando metiéndome un zapato en el culo ni nada”. ¿Qué fue lo más jugado que hiciste por amor? “Irme por el día a Neuquén y volver, o a Mendoza y volver. Hice las cosas más ridículas que se te ocurran”.

Después Claudia Fontán le preparó una tortilla de papas y Grandinetti arremetió con un multiple choice. Entre entrevistar a Macri, Alberto o Cristina, eligió a Cristina. Participar en un reality show de bailar, cantar o hacer tortas: “Ni en pedo participaría de un reality show, pero haría tortas”. Si tiene más sombreros, tiradores o relojes: “Sombreros”. Peor entrevistado entre Charly, D’Elía o Macri: “Macri, es más aburrido”.

Cristina Fernández de Kirchner: Lanata la eligió como entrevistada (entre tres opciones). Foto Juano Tesone

Anticipó que cuando termine la temporada televisiva de PPT se va a ir al Uruguay, donde se quedará diciembre y enero. Y reveló: “Quizás haga algo con alguien muy importante de este canal”. Y le pasaron un video en el que aparecían sus dos hijas, Bárbara y Lola. Esta última le pedía que alguna vez la llevara a Disney. La respuesta fue contundente: “Disney es horrible, la representación del infierno. Uno se muere y va a Disney”.

Para el final, quedó una reflexión sobre si la Argentina tiene futuro. “Yo vivo acá, me quedé acá y me podría haber ido mil veces, a España o a los Estados Unidos. Soy re argentino, quiero que a esto le vaya bien, no hay que dejárselo a los hijos de puta, hay que quedarse acá, y defenderlo. A los jóvenes les digo que en los Estados Unidos siempre van a ser hispanos, en España van a ser sudacas, tengan el éxito y el dinero que tengan. Vivir siendo kelper no me gusta, no creo que seamos superiores a nadie pero tampoco inferiores”.

Y cerró: “Tenemos una clase dirigente de mierda, una economía de mierda. Habrá un cambio en veinte o treinta años, pero en cinco no. Hay que hacer cosas sin pensar en el resultado. Belgrano, Sarmiento, la gente de Mayo hacía cosas que a lo mejor no vieron: este país lo hicieron ellos y nosotros lo destruimos. Está todo mal por nuestra culpa también. Tenemos que estudiar más, laburar más y ser mejores, porque no alcanzó con lo que hicimos”.

Mirá también Mirá también

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2