Las claves para coproducir películas entre la Argentina e Italia



Hasta el viernes se está desarrollando en Buenos Aires la undécima edición de Ventana Sur, el mercado de cine latinoamericano organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Marché du Film del Festival de Cannes. Para esta edición llegó una nutrida delegación de Italia, compuesta por 25 productoras y encabezada entre otros funcionarios por Roberto Stabile, encargado de Relaciones Internacionales de ANICA (Associazione Nazionale Industrie Cinematografiche Audiovisive Multimediali), el equivalente italiano del INCAA.

“Hemos traído una delegación importante de productores de cine y televisión, incluyendo documentales y animación, para involucrarlos en la colaboración con la Argentina e impulsarlos a trabajar en conjunto con productores argentinos”, dice Stabile en la sede de Ventana Sur en la UCA de Puerto Madero.

-¿Cuál es el interés particular en la Argentina?

-La coproducción es fundamental, en la actualidad no existe ninguna cinematografía del mundo que puede sobrevivir sin coproducir. Ni siquiera los estadounidenses podrían sobrevivir sin salir al exterior e involucrarse con otros mercados. Nos interesa Argentina porque es más fácil: tenemos muchísimas raíces en común, muchísimas historias para contar, y tenemos mucha ayuda del lado de Argentina e Italia de organismos supranacionales. Con el ingreso de Argentina en Ibermedia y en Eurimages, esos fondos se suman a los fondos nacionales argentinos y los fondos nacionales italianos. Así que hay muchísimas posibilidades de trabajar y es una lástima que productores argentinos e italianos no trabajen en conjunto. Por eso hemos llegado a Ventana Sur con muchísimas productoras italianas, para que encuentren con las productoras argentinas proyectos a desarrollar en conjunto.

Roberto Stabile, encargado de Relaciones Exteriores de ANICA, piensa en el modo en que la Argentina e Italia pueden coproducir cine. Foto: Mario Quinteros

-¿Hay ejemplos de coproducciones recientes entre Argentina e Italia?

-Hay muy pocas cosas y muy pequeñas, no tantas como deberían tener dos países con una cultura tan profunda y similar. Actualmente, Italia coproduce con muy pocos países actualmente. Sobre todo coproduce con los más cercanos: Francia, España y Alemania. Con los países de América Latina, no se produce todo lo que deberíamos.

-¿Por qué?

-Porque los productores italianos no están muy acostumbrados a coproducir. Son un poco lentos, entonces tenemos que estimularlos, traerlos de la mano acá, sentarlos con las productoras argentinas y explicarles los beneficios que tiene coproducir.

Mirá también

-¿Qué otros beneficios hay además de los económicos?

-Ante todo, culturales. Se pueden contar historias con un muy amplio espectro, y se amplía también el público. La coproducción es fundamental, no sólo entre Italia y Argentina, sino entre todos los países de Europa y Latinoamérica.

-¿Cuáles son las dificultades para armar una coproducción?

-En principio, ponerse de acuerdo sobre la historia. Porque lo que pasa habitualmente es que los productores italianos llegan a la Argentina con su propio proyecto y buscan a alguien que ponga dinero, y lo mismo pasa con los argentinos que van a Italia. Lo que tenemos explicarles a los productores es que lo ideal sería que a la mesa de la coproducción se siente el productor italiano y el argentino, y también los creativos de Italia y la Argentina, para que decidan en ese momento qué historias contar. Porque si es sólo tapar un bache consiguiendo a alguien que ponga el dinero, la coproducción no va a ningún lado. Tiene que existir la necesidad de contar una historia en común, y entre Italia y Argentina tenemos un montón de historias que podemos contar.

-¿Tiene que haber un elenco mixto?

-Cada película es una historia aparte y puede tener su propia manera de montar el proyecto. Lo importante es crear más ocasiones posibles de encuentro entre italianos y argentinos para que surjan ideas y ganas de contar la historia en conjunto. Y en todo caso lo que hacemos nosotros no es sólo empujar las coproducciones, sino también tenemos muchos estímulos para ayudar a los distribuidores argentinos que compren películas italianas y las estrenen en salas argentinas. Y estímulos económicos a los extranjeros, en este caso argentinos, que vengan a Italia a filmar una película que no sea en coproducción. La promoción que hacemos nosotros sigue tres líneas. La primera es la venta del producto terminado, con todas las ayudas para quien compra cine italiano y lo distribuye. La segunda línea es empujar las coproducciones. Y la tercera es atraer a Italia a productoras extranjeras, aunque no sea en coproducción.

-¿Tienen en mente algún cineasta o productora en especial?

-Estamos abiertos a todos. Pueden ser proyectos pequeños, grandes, operas primas, películas de grandes maestros, de todo. Lo importante son las ganas de los productores de hacer cosas en conjunto.

-¿El cine argentino llega a Italia?

-Muy poco. Los vemos en los festivales más importantes del mundo, pero es muy difícil que se estrene en Italia. Piense que llegan pocas películas europeas.

Mirá también

-¿Qué hace Italia para proteger su cine ante el avance de los tanques de Hollywood?

-El único país que le pone barreras al cine de Hollywood es China. En Italia, la única medida protectora que existe es el buen cine italiano, porque el público no es tonto: si hay una buena película italiana, la elige antes que a una de Hollywood.

-¿No hay cuota de pantalla?

-No hay absolutamente nada de eso. Es un mercado abierto, libre.

-¿No sucede que arrasan los tanques de Hollywood?

-Infelizmente sí. Eso pasa, pero repito: cuando hay una buena película italiana, consigue sus salas, su espacio y en la taquilla le va bien.

-¿Cómo evalúa el presente del cine italiano?

-Toda el área audiovisual italiana está pasando un momento muy bueno. Tenemos maestros conocidos en el exterior como tuvimos en el pasado, y se hacen muy buenas películas y series de televisión. En los últimos años hubo un crecimiento de las producciones de televisión. La Ley de Cine en Italia ahora se llama Ley del Audiovisual, porque ayuda a toda la producción audiovisual.

-¿Hay créditos o subsidios?

-Hay muchísimas formas de ayuda para todas las producciones que sean de televisión, cine, web, y videojuegos. Todo es considerado de la misma manera y recibe ayuda.

-¿Cómo es el vínculo con las cadenas de streaming?

-En principio, como con todas las cosas nuevas, los productores italianos miraban a esos recién llegados al mercado como un peligro. Con un buen trabajo de nuestros legisladores y nuestras asociaciones, se los ha transformado en socios fundamentales para la producción italiana. Así que son una parte muy importante, un soporte para la producción y la distribución del cine y del audiovisual.

-¿Las salas de cine están en vías de extinción?

-La sala de cine nunca va a perder su centralidad en el sistema audiovisual, pero estos nuevos medios van a ser de soporte del cine tradicional. Hay que acordar con ellos, mirarlos como socios y no como enemigos. El futuro y el progreso no se pueden parar, sino que hay que utilizarlos como ayuda importante para la supervivencia del cine clásico.

-¿En qué estado se encuentran los estudios Cinecittà?

-Desde que los recuperó el Estado, hay una gran política de relanzamiento y se espera que Cinecittà vuelva a ser “la Hollywood sobre el Tíber”, como le decían en los años ’50. Se están haciendo dos nuevos estudios y se están recuperando todos los edificios de Cinecittà, así que de aquí a pocos años va a ser todo muy moderno y atractivo para las productoras extranjeras.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1