La rubia tarada: quién es el autor ignorado del tema más conocido de Sumo



Geniol es el tipo que en La rubia tarada, la canción más famosa de Sumo, escribió la parte que dice:

Un pseudo punkito, con el acento finito, quiere hacerse el chico malo. Tuerce la boca, se arregla el pelito, toma un trago y vuelve a Belgrano.

Consultamos con el “verificador oficial” de datos del grupo, Luciano Botessi, y él lo dice con números fríos: “123 caracteres, con espacios, da un total de 550. El resto es letra de Luca”.

En realidad no era un boliche “a la esquina”, como cantaba el primer pelado célebre del rock, “sino un bar de enfrente”, explica Geniol. Enfrente de la celebre disco New York City. “Habremos tardado menos de media hora. Sobre un papel la hicimos”.

En plural lo dice.

La letra es la ochentosa crónica de una áspera noche porteña.

Geniol dice que la historia de “La rubia tarada” es verídica y que con Luca tardaron menos de media hora en hacerla. Foro: Juano Tesone

“Todo cierto. Una alemanita rubia le preguntó a Luca por qué se había pelado”. Y él, por el asco que da, tu sociedad…

Era la versión poético-punk de un peregrino de nombre italiano. Mientras la citada rubia (tarada) preguntaba lo que preguntaba en la antológica barra del lugar, Roberto Pettinato, saxofonista de Sumo -entre otras muchas cosas-, le contó una infidencia  al cronista de este diario. Al parecer, la decisión capilar nada tenía que ver con el asco, sino con el miedo. “Como si se tratara de una confesión, una vez Luca me dijo que se estaba quedando pelado. Y se peló para ganarle de mano a la calvicie”.

Luca Prodan. Pelado “por el asco que da tu sociedad”.

Pero nos importan Geniol y los caracteres y las palabras de la famosísima canción. Después de años y años de reclamos, la Justicia acaba de darle la razón y de ahora en más La rubia tarada debería sumar un nuevo nombre a la autoría que figura, desde su grabación en 1985, compuesta por Luca Prodan, Germán Daffunchio y Diego Arnedo.

Wikipedia todavía no actualizó la información sobre el primer tema perteneciente al álbum Divididos por la felicidad. Geniol muestra un carné habilitante. “¡Por fin!”, dice.

Porque digan lo que digan, Geniol era joven, era arrogante, era ridículo, era excesivo, era imprudente. Pero tenía razón. 

Se lo define como inquieto y creador inefable en innumerables oficios. “Estampador, peluquero punk, luthier, letrista”, tal cual lo describió Spinetta (Gustavo). “Cantante, clown, compositor, ex dueño de circo, loco, lindo”.

Formalmente, Héctor Rosa. Con ese nombre pasará a cobrar, de ahora en más, por las oficinas de AADI, la Asociación Argentina de Intérpretes.

Geniol fue inexplicablemente dejado de lado en los créditos del hit. En ese momento, años ’80, mucho no le importaba porque este hombretón de fieros 72 años -“Genniol con doble ene, me llamo ahora”- sólo mostraba cierto interés por no estar demasiado tiempo con los pies sobre la Tierra.

Geniol con Luca en Obras. Después de 30 años el payaso fue reconocido como autor e intérprete de “La rubia tarada”, el tema más famoso de Sumo.

Noviembre de 2019. Avellaneda. Casa por escalera sobre una avenida.

“Hace 24 años que no pruebo una gota de alcohol. Ni de nada… A ver, flaco –y nos chista-: estoy diciendo que no tomo alcohol y estaba por decirte que tampoco tolero el cigarrillo, así que por favor…”, y nos señala el camino a un balcón ultra bohemio.

Cuando se volvió sobrio a las piñas empezó a ponerse monotemático (mal) con la autoría del tema. Pensaba que lisa y llanamente lo habían cagado.

“Odio La rubia tarada”. Si lo pasan por la radio, le pide a su mujer que sea tan amable de estrellar el aparato contra la pared.

Había conocido a Luca en 1982 durante una pelea en el antológico Cafe Einstein, de Córdoba y Pueyrredón, reducto donde empezaron Soda Stereo, Sumo, Violadores, Twist, Redondos. Luca cantaba en inglés cuando lo de Malvinas estaba muy en carne viva. Un tal Gulliver, alto como las Torres Gemelas, lo encaró con los puños y Luca, lejos de arrugar, se le fue a las manos.

Geniol era el lunático líder de un grupo llamado Geniol con Coca –¿hoy sería Ibupirac?-, banda que mezclaba Nietzsche con cocaína. Justo andaba por ahí, y en medio de la trifulca fue a socorrer a su colega. Libros se han escrito sobre este capítulo de la historia del under.

-Lo apreté del cuello a Gulliver. Le tenía la cabeza en una llave demoledora y lo apretaba así, así, así, así, así, así…

-¿Murió?

-No. Años más tarde me lo crucé y no abrazamos como si nada.

Fue el comienzo de una de esas amistades peligrosas que lograron los ’80. Luca y Geniol vivieron juntos en Alsina 451, barrio porteño de San Telmo, caserón donde Luca terminó dejándonos para siempre. Eran compañeros de alcohol y otras faenas. Geniol no tardó en convertirse en el clown de Sumo. Se usaba que los recitales de rock incluyeran lectura de poesía, bailarines, actuaciones. Una época en que el rock se llevaba bien con lo performático.

Cuando Geniol no estaba en condiciones etílicas de subirse a un escenario, Luca se tapaba la nariz y lograba la voz de pito que Geniol –este Geniol- debe atesorar en algún lugar de su tremenda humanidad multitasking.

Su aporte: “Un pseudo punkito, con el acento finito, quiere hacer el chico malo. Tuerce la boca, se arregla el pelito, toma un trago y vuelve a Belgrano”.

Al periodismo lo atiende con un cuchillo (“Nunca se sabe quién puede golpear a tu puerta”). Un cuchillo de cocina que lleva entre la remera y el elástico del pantalón. Después, en un rato, cuando se relaje, lo apoyará sobre la mesa ratona de un living soñado, lleno de instrumentos artesanales. 

Cada dos frases, y a cuento de nada en particular, Geniol pega un grito seguido por una temible carcajada.

-Yo hice del Guasón –dice lanzando un aullido incalculable-. Fui el Guasón antes de todos estos que están apareciendo en el cine. También escribí un libro, “Patio de cuervos”. ¿Querés un ejemplar? 300 pesos.

Para matizar la euforia trae una bebida cola y le pide al fotógrafo que no sea tan educado. “Servite, nene”.

“El resultado de dos tipos de muestreo indica que le corresponde un cuarto de letra”, dirá Bottesi, constatador de Sumo. “De las cuatro estrofas que componen el tema, una es íntegramente su recitado. Es decir, el 25 %”.

Una pormenorizada atención al análisis de la letra arroja que queda fuera de toda consideración la charla femenina y el “papá o mamá, papá y mamá, papá o papá y mamá” de la introducción (la voz de Geniol habría sido de la partida).

Quien se autoproclama “socio-fundador del hippismo” vernáculo y descubridor de Plaza Francia como parador nocturno (“Miguel Abuelo dormía en el banco que está pegado al jacarandá”), cuenta que un abogado lo representó en un cruce judicial contra Timmy McKern, manager de Sumo. Se dice –no él- que habría pedido, a instancias del letrado, una cifra exorbitante calibrada entre la difusión y la popularidad de un tema que, en la actualidad, es el más escuchado de Sumo en Spotify, con cerca 11 millones de reproducciones.

El “pseudopunkito” era uno de los blancos predilectos de Luca.

-Luca fue muy criticón. Le tenía idea a todo el mundo. A Charly García no podía ni verlo. A los de Soda Stereo, menos. Pero la víctima preferida era uno que se llamaba Hari B, que era el creador de Los Violadores. Luca le tenía bronca. Lo boludeaba cada vez que podía y esa noche, cuando salimos de New York City, me pidió que escribiera contra él. Ahí nació esa parte del pseudopunkito, con el acento finito…”

Geniol fue un clase de invitado permanente de Sumo. Subía y bajaba del escenario cuando se le antojaba.

-Estuve en la calle Alsina para un aniversario de Luca, y el lugar donde vivimos se encontraba completamente cambiado. No quedaba nada de donde desayunábamos con ginebra. ¿Sabés lo que es desayunar con ginebra?

-No.

-Algo luminoso la ginebra en ayunas. Después viene la decadencia que te hace ver bichos en las paredes… ¿en qué estábamos?

-En lo de La rubia tarada…

-Ahora soy coautor y cointérprete. En adelante puedo pasar a cobrar, pero por desgracia la medida no es retroactiva. Más de 30 años de difusión me perdí. ¡¡Treinta años!! ¡¿Cuánta plata es eso?!

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2