La pasión menos conocida de Angelina Jolie



Siempre comprometida con las buenas causas, Angelina Jolie,​ sabe aprovechar su fama e influencia para involucrarse con temas sensibles y ayudar a concientizar. A su trabajo a favor de los niños refugiados que realiza junto a ACNUR, Angelina también se ocupa de los animales. 

Pero no se trata sólo de las mascotas que comparte con sus seis hijos (tienen varios perros, un conejo, un hámster y algunos peces) sino de un santuario que que alberga a distintas especies en situación de vulnerabilidad, en Namibia, África.

En ese país, Angelina financia un refugio destinado a cuidar de la vida salvaje, en un espacio en el que viven rinocerontes y elefantes huérfanos o heridos por cazadores furtivos, un verdadero flagelo que sufren estos animales del continente africano.

En distintas zonas de Africa es frecuente el caso de elefantes que son asesinados para sacarles los colmillos y obtener así el preciado marfil. También muchos rinocerontes corren la misma suerte y es común encontrarse con estos animales muertos o heridos a manos de personas que se dedican a la cazan furtiva. El objetivo final, además de la práctica como supuesta diversión, es el tráfico de algunas partes de sus cuerpos. 

Sensibilizada por esta situación, la actriz decidió financiar un santuario de vida salvaje para elefantes y rinocerontes heridos, donde puedan curarlos y salvarles la vida con alimentos y medicamentos. Y así poder devolverlos a su hábitat natural.

El refugio se llama Shiloh Wildlife Sanctuary y lleva el nombre de su hija Shiloh (ahora identificada como John por su decisión de cambiar de género) quien nació en Namibia, por decisión de la actriz de dar a luz a su primer hijo biológico fuera de los Estados Unidos. El santuario recibe, además, el apoyo de varias instituciones de ese país destinadas al mismo fin.

Angelina está comprometida con esta causa profundamente y así se lo trasmite a sus hijos, tres de ellos adoptados en distintos países y otros tres que tuvo junto a su ex pareja, Brad Pitt. 

Mirá también

Los chicos, Maddox, Zahara, Shiloh, Pax, y los mellizos Knox y Vivienne, comparten con su madre el amor por los animales y en la medida que van creciendo también toman iniciativas propias para colaborar con este tipo de causas. Hace un tiempo, ellos mismos organizaron una venta de alimentos orgánicos para perros y las ganancias las donaron a un albergue canino para animales abandonados.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *