La música de Mare of Easttown: entre el pop festivo de los 80 y la melancolía de los 90



La miniserie producida por HBO se estrenó el 18 de abril con el atractivo de traer a la audiencia del streaming a una primera actriz de la pantalla grande como Kate Winslet. Aquí le da vida a Mare Sheehan, detective de pueblo que investiga el crimen de una adolescente mientras atraviesa una profunda crisis personal. Mare of Easttown no es el tipo de serie que se sostenga a través de su soundtrack o que esté atada al guiño pop entre las escenas y las canciones. Lo que se escucha acá suena bien bajito y muy de fondo. Es una banda de sonido muy contemporánea que se remonta a los 80 (el synth-pop) y los 90 (el éxito confesional de Alanis Morrisette) para presentar mayormente a nuevos artistas que responden al clima dramático de la serie con una música etérea e intimista.

“Space Age Songs” (A Flock of Seagulls, 1982). Su hubieron raros peinados nuevos, como cantaba García, fueron los de A Flock of Seagulls, la banda de los hermanos Mike y Ali Score que puso a Liverpool en el centro de la escena synth-pop detonada por Gary Numan como una forma de new wave fría basada en las líneas de sintetizador y las baterías programadas. El nombre de esta canción (entre Human League y Duran Duran) que suena de fondo en un bar en el episodio 3 da una idea del programa modernista del grupo: “Canción de amor de la era espacial”. Se agradece el rescate de esta banda que en su tiempo encarnó lo nuevo absoluto.

“Hand in my Pockett” (Alanis Morrisette, 1994). La voz de la Shakira canadiense (ya casi resulta inverosímil pensar que a la colombiana más global se la midiera respecto de esta cantautora neo-folk en sus principios) cantando “Estoy quebrada pero soy feliz/soy pobre pero amable” llega muy por lo bajo en el murmullo de un bar en donde Mare encuentra alivio. Aunque el sonido es apenas audible, toda la letra parece escrita para esa escena y esa noche en particular. “Hand in my Pockett”, coescrita con el productor Glen Ballard, fue el simple adelanto del álbum Jagged Little Pill que marcó el momento de mayor exposición de la Morrisette que respondía a la demanda de autenticidad pos grunge. Se escuchó también en las series Dawson’s Creek y Glee.

“Mr Brightside” (The Killers, 2004). En el episodio 3 también se deja oír de fondo uno de los hits de la banda de brit pop más grande del mundo que no salió de Inglaterra (sino de Las Vegas). El aliento épico de “Mr Brightside” (como si The Strokes fueran tocados con la grandilocuencia de Queen) se sostiene en la dinámica de las guitarras, las líneas de sintetizador y la voz de Brendan Flowers en busca de un crescendo olímpico. Hot Fuss, el debut que incluye este tema, explotó en Inglaterra e Irlanda donde todos sus álbum fueron número uno. “Mr Brightside” tiene apenas mil millones de clicks en Spotify y es por lejos la canción más escuchada del grupo.

“Pockets of Light” (Lubomyr Melnyk, 2015). El capítulo uno se va con esta meditativa pieza de piano a cargo de este compositor minimalista ucraniano a quien se atribuye un género propio: la música continua. Se trata de una técnica basada en la ejecución extremadamente rápida de las notas que le valió un récord mundial en 1985 cuando tocó entre 13 y 14 notas por segundo durante una hora, en Suecia. En “Pockets of Light” consigue un efecto similar al de las composiciones de Terry Riley, a lo que le agrega una voz que llega etérea y responde al misterio que queda flotando en la trama de la serie. Se la incluye en la muy recomendable recopilación Erased Tapes Collection VI.

“Hush” (Trills, 2016). Un cuarteto misterioso con base en Londres que pasó por festivales como Glastonbury y cuyo perfil apenas informa que las chicas se conocieron en un viaje a Eslovenia sin dar demasiados detalles. Se destacan las armonías vocales y una instrumentación minimalista en el estilo de The XX pero con el carácter insinuante de una PJ Harvey. Tienen apenas un par de simples y el EP Lacuna donde se deja oír esta suerte de gospel encantado. Otro grupo que se da a conocer a través de las ficciones de streaming: otras de sus canciones suenan en The Morning Show, Locke and Key y la última temporada de la interminable Grey’s Anatomy.

“Mariners Apartment Complex” (Lana del Rey, 2019). La voz sedante de Lana del Rey se deja escuchar en el episodio 2 en perfecta sintonía con las imágenes y la fotografía de la serie. “Mariners Apartment Complex” forma parte del celebrado álbum Norman Fucking Rockwell, uno de los mejores de esta diva del siglo XXI caracterizada por el dramatismo sosegado de su interpretación, que parece hecho a medida de la ingesta masiva de antidepresivos. Norman Rockwell fue un artista popular de los Estados Unidos, un ilustrador proto-pop cuyo arte se dejaba ver en las portadas de revistas como Popular Science. Lana consigue un efecto de extrañeza al nombrar así a un disco de 2019 y, lo mejor, lo traslada a la música que es, en esencia, un impecable decorado de ficción.

“Who You Are” (Mannequin Pussy, 2019). Este trío indie con acento neo-punk es la banda con más cameos en la serie y hasta se toca un tema de ellos en la ficción, en un ensayo de la banda de garaje de Siobhan (Angourice Rice), la hija de Mare. Tienen diez años de trayectoria y habían alcanzado cierta notoriedad con la edición de Patience (2019) cuando el lockdown de la pandemia los dejó fuera del circuito. Paciencia, sí.

“Clairo” (Alewife, 2019). Otra artista de la generación marcada directamente por la Covid-19 es Clairo, nombre artístico de la joven Claire Cotrill, cuyo primer álbum editado en 2019 tuvo el premonitorio nombre de Inmunity (Imnudidad). “Alewife” va muy bien con el drama de la serie: intimista, la voz susurrada en un crochet electrónico, lo que se llama “bedroom pop”. Desde Boston, donde compone y graba, Clairo ha conseguido hacerse un nombre en el tráfico digital de música: tiene 11 millones y medio de oyentes mensuales en Spotify y ocupa el lugar 342 entre los artistas más escuchados.

“Forever and more” (Jaguar Sun, 2019). Otro nombre nuevo para el oído pop que aporta la serie producida por HBO es el de Jaguar Sun, proyecto del multiinstrumentista Chris Minnielly con un solo álbum. “Forever and more” es un paisaje sonoro evocativo editado como single después de Empty Town que incluye ocho canciones. Está en la tradición del ambient de Brian Eno adaptada a la línea de Panda Bear, uno de los proyectos que se desprendieron de Animal Collective.

“Two Hands” (Big Thief, 2019). Otro descubrimiento de Mare of Easttown es esta banda de El Paso, Texas, formada por Adrianne Lenker, Buck Meek, Max Oleartchik y James Krivchenia con apenas dos albums entre 2017 y 2019. La canción que da título al segundo disco editado en plataformas digitales tiene las mismas características etéreas e intimistas que los otros artistas de última generación que se dejan oír en el soundtrack de la serie. “Two Hands” es una suave canción acústica que sobresale por la rara entonación de Lenker y un efecto de estudio que es utilizado en el lugar de un solo de guitarra.



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *