La misteriosa muerte de Jimi Hendrix y la triple hipótesis de asesinato que involucra a la mafia, a la CIA y a su manager



En un mes y medio, el próximo 18 de septiembre, se cumplirá el 50 aniversario de la muerte de Jimi Hendrix, uno de los músicos más influyentes del rock y, para muchos, el guitarrista que llevó a su instrumento a una nueva dimensión. Sin embargo, después de cinco décadas, su muerte, ocurrida cuando tenía apenas 27 años, sigue encarnando un misterio, cuya puerta abrió el forense Gavin Thurston, quien frente al escenario de su deceso admitió la falta de pruebas contundentes acerca de las circunstancias en las que el músico perdió su vida.

Esa incógnita es la que se dispuso a despejar el reconocido biógrafo Philip Norman en el flamante Wild Thing: The Short, Spell Binding Life Of Jimi Hendrix (Cosa salvaje: la corta y hechizante vida de Jimi Hendrix). Para ello, el autor británico, quien ha biografiado a figuras como los Beatles, los Rolling Stones, Buddy Holly, Elton John y Eric Clapton, explora tres hipótesis con el asesinato como denominador común.

¿Quiénes son los sospechosos? La mafia, la CIA y el último manager de Hendrix.

Jimi Hendrix, en 1970; después de la participación en el Isle of Wight, el 30 de agosto de ese año, el guitarrista regresó a Londres, donde moriría 18 días después. (Foto: AP)

Según rescata el diario ABC del trabajo de Norman, la primera las especulaciones tuvo su origen en 1975, cuando Monika Dannemann, la ex patinadora de hielo alemana con la que el músico pasó su último día de vida, acusó a la Cosa Nostra de haber estado detrás de la muerte del guitarrista. En aquel momento, Danneman aseguro durante una entrevista que no lo había dicho antes por “miedo”.

James Wright, un road manager que trabajó con Hendrix además haberlo hecho con la banda Animals y otros artistas de la época, abonó la teoría muchos años más tarde, cuando en sus memorias, publicadas en 2009, señaló que a mediados de los ’70 Hendrix estaba pasando una mala racha económica, que había tomado malas decisiones financieras, que seguía gastando demasiado dinero y que sus últimos conciertos no habían sido de los mejores precisamente.

Si bien nunca hubo dudas de que la muerte de Jimi Hendrix fue ocasionada por una intoxicación con barbitúricos, la hipótesis de que no se haya tratado de un suicidio sigue latente.

La consecuencia de ese combo tan poco favorable habría sido un pedido de auxilio económico a la mafia, que no habría visto con buenos ojos su falta de compromiso con la devolución del dinero tal como había sido pautado. La situación habría empeorado cuando Michael Jeffery, manager del artista, decidió soltarle la mano a cambio de su propia seguridad, haciendo la vista gorda cuando los sicarios hicieron su trabajo.

“No tenía otra maldita opción, tuve que hacerlo”, contó Wright que Jeffery le había confesado durante una noche de borrachera de esas que abren el corazón de muchos. Y algo más. La respuesta de Wright, según el mismo recordó, fue: “¿De qué estás hablando?”. Y la devolución fue lapidaria: “Sabés muy bien de qué estoy hablando. Era eso, o estar en bancarrota, o muerto”.

La segunda teoría apunta directamente al manager en exclusiva. En este caso, las diferencias insalvables que había entre ambos habría llevado al representante del músico a planear su asesinato, para sacar rédito de las indemnizaciones derivadas del seguro de vida que había contratado Hendrix, que ascendía a dos millones de dólares, mientras le echaba la culpa a la mafia.

Finalmente, la tercera hipótesis, que involucra de manera directa a la CIA, surgió cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de California investigó el programa MHCHAOS, nombre en código de un proyecto de espionaje dirigido por la CIA, centrado en figuras relevantes del arte, la cultura, la economía y la política estadounidense, con el objetivo de identificar potenciales personajes subversivos.

James Wright, road manager de Hendrix, aseguró que el representante del guitarrista estadounidense le confesó haber sido quien lo había asesinado.

Ver a Jimi Hendrix formando parte de esa lista e involucrara a la agencia de inteligencia estadounidense era sólo cuestión de que alguien se hiciera cargo de formular el planteo. Y eso, claro, no era más que una cuestión de tiempo. Según el ABC, el hermano menor de Jimi, Leon, sigue creyendo aún hoy que las hipótesis son completamente fundadas.

Lo cierto es que ni siquiera queda clara la situación en la que Dannemann encontró a Hendrix en estado agonizante. Mientras hay quienes dicen que fue después de haberlo dejado solo por un rato mientras iba a comprar tabaco, otros sostienen que Hendrix y su chica pasaron la noche juntos, conversando hasta el amanecer, y que cuando ella despertó, lo halló aún respirando aunque inconsciente, intoxicado por acción de barbitúricos y asfixiado en su propio vómito.

La secuencia posterior fue desmenuzada en detalle: a las 11:18 Dannemann llamó a la ambulancia, que arribó al lugar 11:27, para trasladar al músico al St Mary Abbot’s Hospital, donde a las 12:45 de ese 18 de septiembre de 1970 el doctor John Bannister certificó su muerte.

Los análisis arrojaron que Hendrix había ingerido al menos nueve tabletas de Vesparax, una droga antipsicótica, lo que significaba 18 veces más que lo que el guitarrista tenía prescripto por su médico. Algo que a primera vista sugiere que fue el propio músico quien decidió abandonar la vida tal como la conocemos. Aún así, la sentencia médica no fue concluyente, y el panorama quedó abierto.

Nacido en Seattle, sus últimos días Jimi Hendrix los vivió en Londres, ante cierta apatía con la que su música era recibida en su país. El espacio que The New York Times dio a la cobertura de su muerte parece confirmar ese desinterés.

Claramente, las primeras dos hipótesis resultan mucho más verosímiles que la última, aunque cuesta creer que a esta altura sea posible despejar las dudas que dejó el hecho. Sobre todo, teniendo en cuenta que el manager de Hendrix fue uno de los 68 pasajeros del vuelo 504 de Iberia que murieron el 5 de marzo de 1973, cuando el DC9 de la compañía aérea española chocó, sobre la localidad francesa de Nantes, contra el Convair 990 de la desaparecida línea Spantax.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *