La increíble historia de George Lazenby, el James Bond más efímero

El personaje de James Bond fue la consagración a la fama y el éxito para todos los actores que se pusieron en la piel del agente 007. Menos para uno: George Lazenby fue el James Bond más efímero, ya que tomó la decisión de bajarse del proyecto y eso dio un vuelco drástico a su carrera.

Lazenby, nacido en Australia hace 82 años, fue el actor elegido para suceder a Sean Connery. Su debut fue en 1969 en Al servicio secreto de su majestad y la idea era diferenciarlo muy bien de su antecesor.

Había llegado a Inglaterra, desde su Australia natal, siguiendo a una novia británica. Su trabajo como mecánica había quedado atrás, ya que su figura y su porte lo ayudaron para convertirse en modelo y actor.

Una oportunidad que dejó pasar

En el documental de Hulu, Becoming Bond (2017), Lanzeby cuenta con detalles cómo fue que, a pesar de tener la mejor oportunidad de su vida, la dejó pasar. Y de ser James Bond pasó a interpretar papeles secundarios en series de televisión.

En ese documental, él mismo detalla los primeros años de vida desenfrenada como sex symbol y asegura que se enteró de que buscaban a un nuevo Bond, participando de un trío sexual. Y para ir al casting, antes pasó por el mismo peluquero de Connery, se compró un traje caro y usó un Rolex idéntico al del personaje.

El australiano George Lazenby junto a Diana Rigg en "Al servicio secreto de su majestad", la única película que interpretó de James Bond. Foto:AFP

El australiano George Lazenby junto a Diana Rigg en “Al servicio secreto de su majestad”, la única película que interpretó de James Bond. Foto:AFP

En el set, frente a los productores de la saga, Albert Broccoli y Harry Saltzman, relató algunas anécdotas falsas sobre rodajes de películas en otros países, a pesar de que sólo había filmado una publicidad de chocolates. Y los convenció para que le dieran el papel, entre 800 aspirantes.

Luego de cuatro filmes interpretados por Sean Connery, las expectativas con el nuevo Bond eran muy altas ya que el personaje ya había alcanzado fama mundial y el aspecto juvenil y atlético de Lazenby parecía encajar perfectamente. Antes tuvo que hacer pruebas de cámara montando a caballo, peleando, nadando y realizando varias acrobacias.

La estrategia del director

Como Lazenby no tenía experiencia como actor, el director Peter Hunt decidió no dirigirle la palabra en todo el rodaje para ayudarlo a entrar en la personalidad solitaria de Bond. El clima no era el mejor en el set y en el documental recuerda que intentaba superar esa incomodidad tomando vodka y fumando marihuana.

La inexperiencia absoluta para manejarse en una producción de esas características le jugó en contra al intérprete que no paraba de salir de noche, andar en moto a toda velocidad y a disparar en el set con el arma de Bond, poniendo en riesgo su vida y la de los demás

El propio Lazenby reconoció años más tarde que se dejó llevar por la popularidad y no supo manejarla. “La fama es una experiencia fascinante, cambió mi vida de muchas maneras. De pronto la gente me ofrecía dinero para asistir a su fiesta. Pero no era por mí, lo sabía. Era por James Bond”, contó.

A toda esa situación, se sumó algo más. Y es que Lazenby tuvo una mala idea. Eligió como representante a Ronan O’Rahilly, un personaje famoso por revolucionar la escena musical británica desde una radio pirata. Pero O’Rahilly consideraba que Bond no era un gran personaje para su amigo, por ser demasiado estructurado.

Todos los James Bond. Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig..

Todos los James Bond. Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig..

Una decisión espantosa

Una de las peores decisiones de Lazenby fue rechazar un millón de dólares por un contrato para filmar siete películas de la saga. Aconsejado por O’Rahilly, el actor creyó que tendría mejores oportunidades en otros países de Europa. “Ronan me convenció de que la saga Bond estaba acabada y que si seguía adelante estaría en peligro de convertirme en parte del establishment”, declaró en el documental.

Por entonces, a principios de los 70 se habían puesto de moda películas como Busco mi destino. “Se suponía que ese era el camino a seguir y podía hacer tres o cuatro de ese tipo de películas por cada Bond. Quería ser un espíritu libre, hacer el amor, no la guerra. Ronan no me dejaba firmar el contrato de Bond. ¿Quién sabe qué habría pasado si no se hubiera apoderado de mi cerebro?”, admitió.

El día antes del estreno mundial de su debut, Lazenby anunció en el programa The Tonight Show que ese era su debut y despedida, ya que renunciaba al rol del agente 007. La decisión tomó por sorpresa a todos y los productores se enteraron por la televisión. 

A pesar de eso, a la película no le fue mal y recaudó más de 60 millones de dólares. Las críticas también fueron a favor y con el tiempo, directores como Steven Soderbergh o Christopher Nolan, consideran que Al servicio secreto de su majestad, es una de las mejores de la saga.

En 1978, uno de los productores aseguró que haber elegido al actor australiano fue una gran equivocación. “Mi mayor error en 16 años. No podía lidiar con el éxito. Era tan arrogante. Tenía la estatura y el aspecto de un Bond, pero ni siquiera era capaz llevarse bien con los demás artistas y técnicos”, dijo Broccoli.

El australiano George Lazenby. Fue James Bond en un solo filme, en 1969. Hoy tiene 82 años y se dedica al negocio inmobiliario. Foto AFP.

El australiano George Lazenby. Fue James Bond en un solo filme, en 1969. Hoy tiene 82 años y se dedica al negocio inmobiliario. Foto AFP.

Lo que vino después

Luego de decirle a adiós a James Bond, Lazenby realizó varios proyectos junto a  O’Rahilly que no prosperaron. Uno fue Soldado universal, en 1971, un fracaso de taquilla y bien lejos del alegato pacifista que quería promover por entonces.

Más tarde se trasladó a Hong Kong para participar en películas de artes marciales. Iba a trabajar junto a Bruce Lee, pero el actor murió el día antes de que firmaran un contrato.Y sólo filmó algunas películas que pasaron inadvertidas. Su carrera fue en caída a tal punto que en 1978, Lazenby tuvo que publicar un aviso en la revista de cine Variety pidiendo trabajo.

Lazenby pagó muy caro aquel error de sus inicios, ya que nunca pudo volver a remontar y sólo le ofrecieron papeles en películas de bajo presupuesto para televisión, series clase B, tanto en Australia como en los Estados Unidos.

A pesar de haber reconocido públicamente su mala decisión de alejarse de James Bond, Lazenby se lamenta de que los productores Broccoli y Saltzman le hicieron mala fama y por eso, no lo convocaban para grandes producciones. “Se corrió la voz de que era difícil de manejar. Dijeron que esa era la razón por la que no hice otro Bond, pero esa no era la verdad”, declaró.

Además de lo profesional, el actor también tuvo varios golpes duros en su vida personal, como un conflictivo divorcio de su segunda esposa, la tenista Pam Shriver, y la muerte de uno de sus hijos, a los 19 años.

A pesar de todo eso, Lazenby parece no estar demasiado arrepentido de haber dejado atrás su gran oportunidad. En una entrevista, en 2014, con el diario Sydney Morning Herald, dijo: “Hay una parte de mí que piensa que debería haber hecho un par de películas más de Bond. Por otro lado, no tendría la vida que tuve. Tengo hijos preciosos que quizás no hubiera tenido si hubiese continuado con Bond”.

Alejado hace años de la actuación, Lazenby vive en Los Angeles, dedicado al negocio inmobiliario y donde participa de todas las fiestas y eventos a los que lo invitan.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *