La increíble anécdota de Bill Murray cuando rechazó un papel que luego consagró a Tom Hanks

La revista Film, que se ve que lo conoce, publicó hoy que Bill Murray es un tesoro y que “su ingenio seco”, sus habilidades de improvisación y su versatilidad lo llevaron a protagonizar papeles en casi 70 películas, incluidas algunas de las comedias más memorables que jamás hayan salido de Hollywood.

Si bien es posible coincidir que Murray es todo eso, también se sabe que es un poco chúcaro en los ensayos y en el set. Hay un documental, The Bill Murray Stories: Life Lessons Learned From a Mythical Man, que explora la parte del actor que firma autógrafos e interactúa con “fans salvajes” y participa de casamientos y hasta de gruesos karaokes.

Bill Murray en la época de "Perdidos en Tokio". Foto:EFE

Bill Murray en la época de “Perdidos en Tokio”. Foto:EFE

Sus comienzos

Después de comenzar en la compañía de comedia de improvisación The Second City  y en la televisión como una de las primeras estrellas de Saturday Night Live, Murray intentó una transición exitosa. Su curiosa capacidad para improvisar lo llevó a un papel-puntapié en Caddyshack, una comedia del año 1980, dirigida por Harold Ramis y protagonizada por Chevy Chase.

Pero nada se dijo sobre su intuición (o su falta de). Mientras florecía su carrera con series y pelis, le llegó un guión al que no le dio la menor importancia y revoleó desde una mesa de restorán. Aquí empieza la anécdota.

Bill Murray en "No tengo cambio".

Bill Murray en “No tengo cambio”.

Un “no” rotundo

Según Yahoo!, le llevaron el guión de Splash, pero Murray se opuso cuando descubrió que la película era una fuckin comedia. Al estilo típico de Murray, no solo le dijo NOOOO a la película, sino que se lo hizo saber a todo el restorán.

“¡¡¡¿¿Es una comedia?!!!“, y arrojó el mamotreto contra la mesa 21.

Splash fue felizmente dirigida por Ron Howard y se convirtió en un éxito de taquilla, recaudando casi $70 millones d dólares. El papel femenino lol recreó la bella Daryl Hannah. A Murray lo reemplazó nada más y nada menos que Tom Hanks, quien alguna vez supo ser Plan B. Más modosito, sin alardes ni excentricidades de divo, el joven Tom fue elegido como protagonista de la película de 1984. Para él significó su primer protagónico.

Onda Francella colgando al payaso, Murray rechazó enfáticamente el guión de Splash porque estaba podrido de las comedias y quería saltar de género. “A pesar de todo su éxito inicial en el género, Murray estaba listo para diversificarse artísticamente más allá de simplemente hacer reír”, se escribió más de una vez. Sin embargo, la transición no salió según lo planeado.

Bill Murray, también fanático del baseball. Foto: AP

Bill Murray, también fanático del baseball. Foto: AP

El siguiente paso

Murray y el director John Bynum se pusieron solemnes y co escribieron el guión de The Razor’s Edge, un drama de guerra basado en la novela homónima de 1944 de W. Somerset Maugham.

Murray no tardó en volver sobre sus pasos y aparecer en Cazafantasmas. Según se dijo, en ese momento el salto de Murray de la comedia al drama parecía ser demasiado para el público y la película no fue bien recibida. The New York Times le hizo una crítica sarcástica a la incursión de Murray en el drama, calificando la película de “lenta, demasiado larga y ridículamente sobreproducida” y describiendo a Murray como “notablemente fuera de sincronización con todos los que lo rodean”.

Bill Murray en "Perdidos en Tokio". Foto : AP

Bill Murray en “Perdidos en Tokio”. Foto : AP

Murray obtuvo su única nominación al Oscar (como Mejor Actor) en Perdidos en Tokio, de 2003, donde interpreta a un actor fracasado que enfrenta la crisis de la mediana edad.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *