La historia del asesino real que inspiró a Ghostface, el personaje central de Scream

Uno de los estrenos más exitosos de este flamante 2022 es Scream (Grita), la quinta entrega de la exitosa franquicia que empezó en 1996 con la Scream original, dirigida por Wes Craven, al igual que las tres primeras secuelas. 

Lo que pocos saben es que Kevin Williamson, el guionista de la franquicia, se inspiró en un asesino real para crear a Ghostface, el psicópata de la máscara fantasmal que aterroriza a Sidney (Neve Campbell), Gale (Courteney Cox) y Dewey (David Arquette), entre muchos otros.

Se trataba de Daniel Harold Rolling, también conocido como El Destripador de Gainesville. Este perturbado mental sembró el terror entre la comunidad estudiantil de Florida cuando en agosto de 1990 asesinó a por lo menos cinco adolescentes con modos y recursos propios del cine de terror.

"Scream 5" se puede ver en varias salas argentinas desde el jueves 13.

“Scream 5” se puede ver en varias salas argentinas desde el jueves 13.

Primeros asesinatos

Todo empezó cuando un oficial de policía, Ray Barber, fue a un edificio de departamentos de Williamsburg Village (Gainesville) por quejas sobre el alto volumen de la música que salía de un departamento. Cuando entró, encontró los cuerpos de la estudiante Christina Powell y su compañera, Sonja Larson.

Las jóvenes de 17 años habían sido violadas, apuñaladas, mutiladas y colocadas en posiciones sexuales grotescas. Fueron los dos primeros de cinco asesinatos que se produjeron en el estado de Florida en agosto de 1990.

Una infancia terrible

Danny Harold Rolling había nacido el 26 de mayo de 1954 en Shreveport (Louisiana, Estados Unidos), en el seno de una familia marcada por la violencia ejercida por parte de su padre, James Rolling, un veterano de guerra con estrés postraumático reconvertido en policía

Danny Rolling. / (AP)

Danny Rolling. / (AP)

El muchacho sufría continuos golpes y palizas. Para escapar del dolor, se creó diferentes personalidades. Poco a poco, su mente se fue distorsionando y fue desarrollando diversos trastornos mentales: desorden antisocial, trastorno límite de la personalidad, además de parafilias sexuales y voyeurismo.

Una vez terminada la secundaria, entró en el Ejército. Pero en 1972 lo echaron de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos por consumo de drogas. Durante un tiempo, vivió con su abuelo. Se casó y tuvo una hija, pero repetía los abusos y la violencia con la que se había criado.

Empiezan los crímenes

Se divorció, su salud mental empeoró e inició una carrera delictiva que incluyó  pequeños hurtos, robos con uso de fuerza, y por los que años más tarde fue encarcelado. También espió a mujeres en lugares públicos y fue detenido por voyeurismo.

Scream, la máscara icónica del terror cinematográfico.

Scream, la máscara icónica del terror cinematográfico.

En noviembre de 1989, asaltó una casa en Shreveport, su ciudad natal, y asesinó brutalmente a toda una familia mientras estaban cenando. Eran un padre de 55 años, su hija de 24, y el nieto de ocho. Pero nadie lo relacionó con estos crímenes.

Después quiso vengarse de su padre: fue hasta su casa de la infancia y le disparó en el estómago y la cabeza, pero no lo mató. James perdió un ojo, se quedó sordo de un oído y lo denunció por intento de asesinato.

La conexión con Scream

Danny emprendió una huida que lo llevó hasta Gainesville (Florida). A partir de acá comienza la conexión de la vida de Rolling con la trama de Scream. Llegó a esa localidad en agosto de 1990. Acampó en una zona boscosa justo detrás de la Universidad de Florida.  

A primera hora de la mañana del 24 de agosto, se metió en el departamento de Christina Powell y Sonja Larson, ambas estudiantes, que aún dormían. Las mató y dejó la espeluznante escena que encontraría la Policía. 

Detrás de la máscara hay un hombre y, detrás de ese personaje, hay una historia real.

Detrás de la máscara hay un hombre y, detrás de ese personaje, hay una historia real.

Las autoridades aún se encontraban en la escena del crimen recopilando pruebas cuando el asesino volvió a actuar. Rolling no dejó pasar ni un día antes de matar a Christa Hoyt, otra estudiante de 18 años, que residía en la zona.

Esta vez, el homicida asaltó la vivienda abriendo una puerta corredera de vidrio con un destornillador, pero la chica no estaba en casa, así que la esperó pacientemente. Cuando llegó, la violó y la mató.

Modus operandi siniestro

La Policía enseguida determinó que estaba actuando un asesino en serie. Su modus operandi era irrumpir en las casas a primera hora de la mañana, poner la música muy alta durante los crímenes (los vecinos se quejaron del ruido), robar ropa interior de sus víctimas, además de algunas partes de sus cuerpos, ducharse antes de huir. Como arma usaba un cuchillo de entre diez y quince centímetros.

Los medios de comunicación se hicieron eco de ambos sucesos y en el campus de la universidad no se hablaba de otra cosa. Los estudiantes tomaron toda clase de precauciones: durmieron en grupo, cambiaron sus rutinas y algunos se trasladaron a otras facultades. Se respiraba miedo.

Danny Rolling fue ejecutado el 25 de octubre de 2005.

Danny Rolling fue ejecutado el 25 de octubre de 2005.

De todos modos, el 27 de agosto aparecieron dos víctimas más: Tracy Paules y Manuel ‘Manny’ Taboada. Con esos cinco asesinatos, los medios de comunicación empezaron a hablar de “el destripador de Gainesville”. La ciudad estaba completamente traumada: nadie salía a la calle y la Policía no lograba dar con el culpable.

La caída

Pero el 7 de septiembre lo arrestaron cuando estaba robando en un negocio. Al buscar sus antecedentes, encontraron el intento de asesinato del padre y que, en la misma localidad, se había producido un triple crimen similar al de los estudiantes. Los agentes decidieron comprobar si el ADN del sospechoso coincidía con el encontrado en las escenas de los crímenes de Gainesville y confirmaron que se trataba de él.

En noviembre de 1991, Danny Rolling fue acusado formalmente de cinco cargos de asesinato en primer grado. Durante tres años, el acusado insistió en su inocencia pese a las pruebas de ADN, hasta que, en febrero de 1994, entró en su vida la periodista Sondra London. Comenzaron a cartearse e iniciaron una relación sentimental que terminó en boda.

De esta unión nació el documental The Making of a Serial Killer, donde Rolling habló de los asesinatos cometidos, tanto los de los estudiantes de Gainesville como los de la familia de Louisiana.

Culpable

Neve Campbell en Scream.

Neve Campbell en Scream.

Poco antes de celebrarse el juicio, se declaró culpable. Pero justificó sus actos asegurando que la única responsable era Géminis, una parte diabólica de su personalidad, que afloró a raíz de ver la tercera entrega de El Exorcista. También se escudó en que los abusos físicos y psicológicos sufridos cuando era niño lo habían llevado a cometer los homicidios.

Los psiquiatras que lo examinaron vieron plausible la posibilidad de una personalidad múltiple, pero dejaron claro que Rolling distinguía perfectamente entre el bien y el mal.

El jurado lo declaró culpable de los cinco cargos de asesinato. Un mes después, en abril de 1994, el juez lo sentenció a la pena de muerte por inyección letal. El tiempo que estuvo en el corredor de la muerte, Rolling se casó con London y dio múltiples entrevistas. Su ejecución se produjo el 25 de octubre de 2005 en la Prisión Estatal de Starke.

Su último deseo fue comer langosta y camarones con papas al horno. De postre: tarta de queso con frutillas y té dulce.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *