La gran noche de los premios César del cine francés

La película Las ilusiones perdidas, una adaptación de la novela homónima de Honoré de Balzac, cumplió los pronósticos y se coronó en la noche del viernes como la gran ganadora de los premios César del cine francés, que en su ceremonia de entrega mandaron un mensaje de apoyo a la población ucraniana.

El film dirigido por Xavier Giannoli tenía 15 nominaciones y ganó 7, como mejor película, actor revelación (Benjamin Voisin), actor secundario (Vincent Lacoste), fotografía, adaptación, vestuario y decorado. Sin embargo el premio a mejor dirección fue para Leos Carax por Annette

Benjamin Voisin, ganador al premio César de Actor Revelación, por "Las ilusiones perdidas". Foto: EFE

Benjamin Voisin, ganador al premio César de Actor Revelación, por “Las ilusiones perdidas”. Foto: EFE

Ambientada en el siglo XIX, Las ilusiones perdidas ofrece un retrato ácido de la prensa, la corrupción y la lucha de clases y de poder a través de la historia de Lucien (Voisin), un joven aspirante a poeta, enamorado de una aristócrata (Cécile de France) y que llega a lo más alto y a lo más bajo de la escala social.

Annette tenía 11 nominaciones y se llevó 5 estatuillas, también al mejor montaje, sonido, efectos especiales y banda sonora original.

Benoît Magimel por De son vivant y Valérie Lemercier por Aline ganaron como mejor actor y actriz, y Vincent Maël Cardona vio premiada su ópera prima, Les magnétiques.

Benoit Magimel, ganador del César al Mejor Actor, por el film "De Son Vivant". Foto: EFE.

Benoit Magimel, ganador del César al Mejor Actor, por el film “De Son Vivant”. Foto: EFE.

Madres paralelas, de Pedro Almodóvar, estaba nominada a mejor película extranjera, categoría en la que resultó ganadora The father, dirigida por Florian Zeller y protagonizada por Anthony Hopkins y Olivia Colman.

Esta 47a gala tuvo lugar en la sala Olympia de París, con un recuerdo especial a Jean-Paul Belmondo y Gaspard Ulliel, fallecidos respectivamente en septiembre de 2021 y el pasado enero.

Solidaridad con Ucrania

Las ganas conjuntas de celebración no dieron la espalda a la situación internacional tras la invasión rusa de Ucrania. “Esta noche no vamos a cambiar el mundo. Nos vamos a reír y a emocionar porque la esencia de nuestro oficio es continuar pase lo que pase, aunque el mundo parezca que se hunde a nuestro alrededor. Pensemos en los ucranianos y estemos a la altura de la suerte que ellos no tienen”, dijo el maestro de ceremonias, Antoine de Caunes.

La ministra francesa de Cultura, Roselyne Bachelot, había lanzado un mensaje de apoyo ya en la alfombra roja: “No quiero fastidiar la fiesta, pero nos acordamos mucho de lo que le pasa en Kiev a la población ucraniana. Hay artistas, cineastas, periodistas, y nos solidarizamos de verdad con ellos”, apuntó.

Fue una gala sobria, lejos de la polémica desencadenada en 2020 por las doce nominaciones a J’accuse, de Roman Polanski, sobre quien pesaba una nueva acusación de violación, o en 2021 por la actriz Corinne Masiero, que se quitó la ropa en el escenario para reflejar que el cine estaba “desnudo” por la falta de ayudas frente a la pandemia.

Cate Blanchett recibió el César de Honor. Foto: AFP.

Cate Blanchett recibió el César de Honor. Foto: AFP.

La actriz australiana Cate Blanchett, que el 12 de febrero recibió el primer Goya internacional, fue recompensada esta vez con el César de Honor, una distinción, recibida de manos de Isabelle Huppert, y ante la que celebró el poder del cine para hacernos entender el mundo que nos rodea. Una distinción celebrada por todos y un punto alto en la ceremonia realizada en el Olympia de París.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *