la curiosa historia del actor indio Maradona Rebello

Mellizas que se llaman Mara y Dona, gemelos que se llaman Diego y Armando. En la fauna de los fanáticos, sobrevuelan cientos de historias filiales sobre bautismos e idolatrías maradoneanas, pero una historia atípica nos lleva hasta Bombay: el Mundial de México 1986 dejó más que una pintura eterna del gol más glorioso del siglo (y también del más tramposo). Un hombre llamó a su hijo Maradona y hoy ese Maradona es un actor famoso y un influencer que saca pecho de un nombre único.

“Cuando mi mamá dio a luz, cuentan que yo pateaba mi cordón umbilical, la enfermera le dijo ‘es todo un jugador de fútbol’ y mi papá sonrió”, se ríe desde Dubai Maradona Rebello, 35 años, indio, nacido un 31 de mayo, apenas comenzada la Copa de Mundo de México, y anotado en el registro civil de su ciudad luego del gol a los ingleses.

Aquel año, según el Registro Nacional de las Personas de Argentina, 1.174 niños fueron bautizados como Diego Armando. La osadía de optar por un apellido como nombre ocurrió en el séptimo país más grande del mundo, la tierra del yoga, las vacas como animales sagrados y el criquet como deporte nacional.

"¿Ma-ra-do-na?", suelen preguntarle en cualquier rincón del globo sobre su nombre. (Foto gentileza: Rebello)

“¿Ma-ra-do-na?”, suelen preguntarle en cualquier rincón del globo sobre su nombre. (Foto gentileza: Rebello)

“¿Y si lo llamamos como este señor que apila rivales como ladrillos?”, se animó a proponer don Alfred Rebello a su pareja, Hazel. Una mirada cómplice y no hubo titubeo. La musicalidad de la palabra los convenció antes de que al capitán argentino terminaran viéndolo hasta en la sopa.

“Hasta donde yo sé, nadie se llama oficialmente Maradona en la India. Tampoco conozco a alguno en el resto del mundo. No hubo obstáculos para que me inscribieran así”, cuenta a más de ocho mil millas, a un año de la muerte del que impulsó gran parte de su identidad. “Su adiós fue como un puñetazo en la cara y un día de luto para mí y mi familia. Mis amigos se reunieron en mi casa y vimos la transmisión en vivo. Siempre hay algo por lo que sonreír cada vez que veo sus videos. Tengo una colección de CD y DVD del ’86. Comprendí que un deporte como el fútbol hizo una revolución argentina”.

Integrante de Bollywood (la poderosa industria cinematográfica de la India), en su currículum en pantalla grande se destaca la película Pankh, de Sudipto Chattopadhyay. En ese drama de 2010 sobre una estrella infantil, se lució en un protagónico tras imponerse a más de 200 candidatos. El rol le exigió vencer la timidez durante un desnudo y una jugada escena que logró pasar el veredicto de una junta de censores: un beso entre hombres que hasta hoy le recuerda el prejuicio en ese país. “Ahora voy por el sueño de un Oscar”, avisa.

El otro Maradona, el que viaja por el mundo y lo muestra en sus redes. (Foto: Gentileza Rebello)

El otro Maradona, el que viaja por el mundo y lo muestra en sus redes. (Foto: Gentileza Rebello)

De “familia católica, de clase media y orígenes humildes”, hijo de un empleado bancario y una maestra, Rebello estudió Medicina, pero giró hacia una licenciatura en Medios de Comunicación. Mientras cursaba en la universidad St. Xavier’s Colleges de Bombay y su interés crecía hacia la industria del entretenimiento, tomó clases de teatro y probó suerte en el mundo de los comerciales de televisión. Enseguida fue contratado para publicidades exitosas, “una de ellas emitida en nueve países de Asia durante cinco años”.

Entre tantos éxitos, también hubo fracasos que funcionaron como trampolines. Alguna vez audicionó para Slumdog Millionaire (¿Quién quiere ser millonario?, filme de Danny Boyle), pero dice que su apariencia “no suficientemente india” le jugó en contra. En cualquier extremo del globo los ojos se abren platos y el entrecejo sube y baja igual con la misma pregunta: “¿Ma-ra-do-na?”.

Fanático de FC Goa de su país -y de Boca Juniors de este lado del mapa-, cuenta que de adolescente, cuando recibió su primer teléfono celular, intentó un contacto con “El Diez”, pero sin suerte. “Junto a mis amigos buscamos obtener el número de Diego, pero no era el correcto. Tenía la esperanza de algún día conocerlo o hablar con él. Ya en 2017, visitó Calcuta, pero entonces yo estaba en Nueva York promocionando mi primero filme, y no pudimos cruzarnos”.

Pankh, la película india que protagonizó Rebello en 2010.

Pankh, la película india que protagonizó Rebello en 2010.

Amante de la película argentina Nueve reinas, de Fabián Bielinsky, y de la mexicana, Amores Perros, de Alejandro González Iñárritu, sigue con atención los trabajos de Gael García Bernal (su referente latino), además de admirar a Leonardo Di Caprio y Jude Law en la factoría Hollywood. Entre sus planes laborales está el de viajar a la Argentina en 2022, “un destino que ha permanecido en la lista de deseos durante mucho tiempo”: “Necesito contactar al ente de turismo. Ahora viviré un año en Dubai, pero quiero intentar suerte en Buenos Aires y conocer todo sobre Maradona”.

Con casi medio millón de seguidores en Instagram, Maradona lleva una vida entre viajero mediático y vendedor de ilusiones virtuales. Su camarita recorre palacios de los Emiratos Árabes, bucea en el Mar Arábigo, bordea precipicios en Jaipur y reposa en hoteles mil estrellas en Turquía. Versátil modelo, dentro de un esmoquin, un jean o un dhoti (prenda típica de los hombres en India), puede promocionar una marca de cappuccino, de relojes de lujo o de mortadela de Bombay. Su perfil se ajusta a lo que el cliente pida: modo occidental o modo oriental, según el producto exija.

El muchacho que viaja y muestra el mundo en su Instagram. (Instagram Rebello)

El muchacho que viaja y muestra el mundo en su Instagram. (Instagram Rebello)

“Tengo una hermana mayor y su nombre es Varsha, que significa ‘lluvia’, ya que nació durante las inundaciones en Bombay, y mis padres decidieron darle un nombre hindú. El mío, también especial, fue un acuerdo, si bien lo eligió mi padre, mi madre quedó encantada de escucharlo. Desde niño, decir mi nombre es ver cómo la gente sonríe y se sorprende. Llamarse Maradona es abrir una puerta en el corazón de la gente. Con este nombre, nunca se olvidan de mí”.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *