La curiosa comparación de Andrea Campbell: “Horacio Cabak y su familia eran los Flanders”


La mediática y escandalosa separación de Horacio Cabak y su esposa, Verónica Soldato, se transformó en uno de los temas más abordados por los medios de espectáculos, magazines y hasta noticieros. Noche a noche, en el programa que lo tiene como parte de su staff, Polémica en el bar, el exmodelo intentó guardar silencio, pero le fue imposible no referirse al tema. El jueves, tras haber desligado a su vestuarista, a quien muchos señalaban como la tercera en discordia, Cabak negó también haber tenido un romance con su excompañera, Rocío Oliva. Esa aclaración no conformó a la exnovia de Diego Maradona, que le reclamó que aclare quiénes son las mujeres con las que estuvo vinculado, para que dejen de ensuciar a otras que no tienen nada que ver en el asunto.

El efusivo pedido de la futbolista y periodista deportiva no le cayó nada bien a la única dama de la mesa. Inmediatamente, Andrea Campbell calificó aquel planteo como desubicado, e iría por más. A la noche siguiente, la panelista dio a conocer una conversación con Verónica Ojeda en la que la madre de Dieguito Fernando acusaba a Oliva de tener experiencia en “quitar maridos”. Con lujo de detalle, la ex de Maradona dio su versión sobre cómo y cuándo comenzó la relación entre el exfutbolista y su última novia.

“Es muy raro lo de Horacio. Yo lo conozco desde hace 30 años. Quise ser piadosa cuando me enojé, con una familia que la está pasando mal. Yo soy muy respetuosa de los ámbitos íntimos de la gente”, fundamentó Campbell su actitud, en diálogo con Catalina Dlugi, en su programa radial Agarrate Catalina.

Cuando la conductora le preguntó si consideraba que el exmodelo estaba pasándola mal en el programa, su compañera aseguró: “Él está haciendo su juego. Horacio tiene su personalidad. Todos los que estamos en este medio tenemos la faca entre los dientes porque si no, no permanecés. Te comen crudo”.

Campbell también dio su versión sobre los motivos que habrían llevado a Soldato a enviarle información a Ángel De Brito, para que la diera a conocer. “Nuestro entorno no es consciente de la magnitud que pueden tomar las cosas y que te pueden llegar a destruir. Uno va construyendo y va conociendo lo que es el medio, por eso me parece muy raro de la mujer de alguien que estuvo 30 años al lado de alguien que forma parte de esto. Habrá estado muy enojada, supongo”, arriesgó.

Y aclaró: “Yo entiendo cualquier actitud de una mujer enojada. Y la re banco. Hay que estar en el lugar de esa mujer para saber lo que ella quiere hacer y respetar sus decisiones. ¡Pobre Verónica! No la conozco, pero que se quede tranquila, que de los cuernos no se salva nadie. Si Pampita y Jennifer Aniston los sufrieron…”, reflexionó.

La panelista fundamentó, también, su enojo con Oliva: “Lo que me molestó es que Rocío Oliva, a quien no conozco y contra quien no tengo nada, increpó a un compañero en la televisión, gritando: ‘¡Que cuente con quién se acuesta!’. Y más allá de que me pareció vulgar, me resultó muy agresivo y muy hostil. Esta persona aludía que la estaban manchando, cuando en realidad no es la protagonista”.

“Eso me molestó, porque desde que empecé en esto, me enseñaron a ser respetuosa y humilde. Así tenés que arrancar. Y yo te puedo decir que así también podés progresar”, agregó.

Sobre cómo surgió la conversación con Ojeda, indicó: “Me llamó tres veces, y yo le pregunté si estaba segura de decir eso. Yo como periodista no puede guardármelo. ¿Cómo no lo iba a decir en el programa en el que estoy participando? La verdad es que yo no les sigo la carrera salvo que tenga que ver con algo laboral. No me interesa la vida privada de la gente. Y ella tiró todo a la rueda. Y además, agregó un dato: contó que estaba embarazada [cuando Maradona y Oliva comenzaron su relación]. Dijo: ‘Yo estaba embarazada. Diego se fue un fin de semana a Mar del Plata y la conoció a ella’. Después, hablamos de si la pareja estaba en crisis… Pero estando embarazada, me parece que tenés que tener muy poco código. Una mujer embarazada no está en igualdad de condiciones que cualquier otra mina. ¡Está preñada, flaca! ¡Y algún día te va a tocar a vos!”, expresó.

Dlugi le preguntó, también, qué opinaba sobre las declaraciones de Sofía “Jujuy” Jiménez sobre su experiencia laboral y personal con Cabak. “Me solidarizo con ella. Yo tuve situaciones en la tele en las que la pasé mal, por actitudes machistas. Cuando el que conduce es otro, y además es hombre… A mí me pasó que no me dejaron hablar sobre la marcha del 8M cuando empezaba toda la movida del reclamo por una equidad que buscamos. Pero, además, me gritaron al aire. Una situación vergonzante. En ese momento, yo pensaba que lo mejor era levantarme e irme. No voy a decir su nombre porque no tengo mal vínculo con él”, respondió.

“Yo soy feminista, lo proclamo, lo sostengo y lo expongo. Soy de otra generación, no tengo el feminismo que tienen las chicas, como mi hija, adolescente. A mí me encanta que me abran la puerta y que me paguen un café. ‘Jujuy’ es de otra generación, pero me solidarizo porque es muy feo”, agregó.

Sobre su propia relación con Cabak, aclaró que no son amigos y reveló: “Es bastante hermético. Yo tengo mucho más diálogo con Mariano [Iúdica], con Luis [Ventura], con cualquiera de los chicos. A Horacio lo tengo sentado en la otra punta y no habla; mira y sonría”.

Por último, Campbell analizó los motivos por los que cree que la separación terminó convirtiéndose en el tema de la semana: “Creo que la repercusión tiene que ver con que Horacio Cabak y su familia eran los Flanders, los vecinos puritanos de Los Simpson. Eran la familia perfecta. Nadie pensaba que algo así pudiera estar ocurriendo. Son como una familia de publicidad”, analizó.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *