La casa oscura o cómo abordar la salud mental en una comedia negra sin tabúes

Transitamos el siglo XXI, pero la salud mental aún es un tabú. Resulta complejo y, casi siempre infructuoso traducir en palabras esas experiencias dolorosas que la sociedad trata de ocultar, tapando el sol con un dedo. En La casa oscura, las actrices Mariela Asensio y Maruja Bustamante le ponen palabras al tema, pero además, le ponen el cuerpo, le ponen humor y hasta lo musicalizan.

El resultado de este material, según ellas mismas lo definen, es “un show documental sobre la salud mental” que se puede ver en El Galpón de Guevara. Escrito por ambas, en base a sus propias experiencias y con la dirección de Paola Luttini, es un viaje al fondo de la mente, a los rincones del cerebro donde sucede aquello que nadie comprende del todo y por eso mismo, fascina y asusta.

Con una honestidad brutal, las actrices desnudan sus historias médicas sin eufemismos. Todo está dicho de un modo directo y concreto lo que no implica que, aún así, no resulte poético. Acompañadas por videos, coreografías y canciones, como El trap del malestar y una cumbia a la Sertralina, no queda rincón mental sin diseccionar.

En La casa oscura, Mariela Asensio y Maruja Bustamante hablan de experiencias propias, con crudeza y humor. Foto: Santiago Destefanis.

En La casa oscura, Mariela Asensio y Maruja Bustamante hablan de experiencias propias, con crudeza y humor. Foto: Santiago Destefanis.

Traumas y obsesiones

Estas dos mujeres (rodeadas de un equipo predominantemente femenino) no tienen problema en admitir los traumas, tocs, obsesiones, compulsiones, miedos, frustraciones y fantasmas que las acechan a diario. Buscan explicarlo, lo comparten, lo exponen y lo convierten en arte, intentando echar un poco de luz sobre esa casa oscura que, en general, se evita explorar.

Por otra parte, en este juego teatral a fondo que proponen actrices y directora, hay dos modos de encarar ese mundo mental inexplicable. Cada una tiene un diagnóstico psiquiátrico distinto, representativo de una personalidad y una experiencia de vida. Y así de diferente es también el camino para atravesarlo.

Mientras una acude a la medicación psiquiátrica, el psicoanálisis, lo racional y lo terrenal, la otra recurre a lo alternativo, con la astrología, el mindfulness, el reiki y todo lo que abarque ese universo paralelo. Sin embargo, el dolor es el mismo, las preguntas se repiten y los enigmas no se despejan.

La casa oscura. Maruja Bustamante y Mariela Asensio, dirigidas por Paola Luttini. Foto: Santiago Destefanis.

La casa oscura. Maruja Bustamante y Mariela Asensio, dirigidas por Paola Luttini. Foto: Santiago Destefanis.

“Me cuesta un montón estar bien”, es la frase que las une. Los mandatos externos de belleza, productividad, éxito y felicidad son los mismos para las dos. Y también para cada persona que está espiando esta confesión descarnada de las actrices. Porque hay algo indudable: ellas están hablando y mostrando algo que, de un modo u otro, más velado o más expuesto, nos atraviesa a todos y todas.

“Nadie soporta la tristeza de nadie, y a la tristeza se la calla con químicos o fórmulas mágicas”, suena en la obra. Algo que aparece como el imperativo de esta época. Bien lejos de la solemnidad, qué mejor antídoto que el humor para hacer frente a estos temas que son motivo de sufrimiento para quienes los padecen.

Mucho o poco, en el pasado o en el presente, con recursos y ayuda o a la deriva y en soledad, nadie puede librarse de perderse, en cierto momento de la vida, en alguno de los laberintos que afectan la salud mental. Por eso, lo que hacen estas mujeres tiene, además del talento para llevarlo a escena, la valentía de sacarlo de las sombras.

Con una pandemia que todavía sigue pisando los talones y que dejó al desnudo la fragilidad de las emociones, La casa oscura es una propuesta original y auténtica, que por momentos conmueve y pega como si fuera una terapia de shock. Pero gracias al humor, también permite sacudir un poco algunas estructuras y salir más liviano después de la función.

Ficha

La casa oscura

Calificación: Excelente

Dirección Paola Luttini Texto y actuación Mariela Asensio y Marija Bustamante Teatro El Galpón de Guevara, Guevara 326, viernes a las 21. Entradas desde $700.

WD​

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *