La casa de papel: Quién es Belén Cuesta, la actriz que protagonizó la mayor polémica de la cuarta temporada



Paren el mundo, me quiero bajar. Habrá quienes estén viendo ese deseo cumplido, pero seguramente Belén Cuesta no se encontraba entre ellos. No ahora, por lo menos, cuando está en la cresta de la ola de su carrera. Viene de ganar un merecidísimo Goya por su actuación en La trinchera infinita. Y después de unos cameos en la tercera temporada, acaba de ganar terreno en una de las series españolas más populares de la historia: La casa de papel.

Pero ahora, como gran parte del planeta, está recluida en su casa de Madrid con su novio, sin saber hasta cuándo durará el encierro. “He perdido la cuenta de los días, pero ya llevamos un rato aquí. Lo vengo llevando bastante bien, porque soy casera, sobre todo en el invierno. Aunque ahora viene la primavera, empieza a hacer sol y me quiero echar a la calle. Pero la cosa está bastante seria por aquí, ves las noticias y es horroroso, así que estamos concientizados de que adentro es el sitio donde tenemos que estar ahora”, cuenta a Clarín través de una videollamada.

“La primera semana ha sido la más desconcertante. Estábamos en shock, y nos la pasamos haciendo videoconferencias con amigos y familia: todos necesitábamos hablar de lo que estaba ocurriendo, porque ha sido muy loco. Ahora ya entramos en una rutina: hacer ejercicio a la mañana, intentar comer bien, leer, ver alguna serie o película y por la tarde seguir hablando con nuestros amigos. A veces quedamos a tomar el aperitivo juntos, intentamos pequeñas reuniones en este periodo de soledad”.

Belén Cuesta, al ganar el Goya por “La trinchera infinita”.

Cuesta nació hace 36 años en Sevilla pero se crió en una ciudad pequeña, Fuengirola. En la escuela secundaria descubrió su vocación actoral y empezó a viajar a Málaga para estudiar teatro. Ya en la Universidad, empezó Derecho, pero lo abandonó por Arte Dramático. Cuando terminó, cumplió con el cliché de emigrar a la gran ciudad, en este caso Madrid, en busca de una oportunidad.

Belén Cuesta, cuando estuvo nominada a mejor actriz revelación en los Goya por “Kiki, el amor se hace”.

Al principio combinaba papeles en obras del under madrileño con trabajos temporales de cajera, vendedora o camarera. Hasta que en uno de los bares se hizo amiga de otro mozo, que resultó ser Javier Ambrossi, integrante –junto a su pareja, Javier Calvo- del dúo autoral conocido como Los Javis. Ellos le escribieron un papel en para La Llamada, un musical que resultó un éxito. Y ellos fueron los creadores de Paquita Salas, la serie cómica con la que se hizo famosa.

Su curriculum muestra que brilló como protagonista de comedias emblemáticas del cine español reciente: Ocho apellidos catalanes; Villaviciosa de al lado; La llamada; Kiki, el amor se hace. Pero el bronce le llegó por un excelente drama, La trinchera infinita -disponible en Netflix- donde interpreta a la mujer de un hombre que debe permanecer más de tres décadas oculto en su casa por la persecución del franquismo.

-¿Se premia más el drama que la comedia?

-Siempre digo que a los Goya los damos los académicos, gente de la profesión, es decir nosotros, los mismos que decimos que la comedia es dificilísima. Pero se sigue premiando más el drama. No creo que una cosa sea más difícil que la otra: depende del proyecto. Es verdad que el reconocimiento por la comedia cuesta más. Yo estoy feliz de que me hayan dado el Goya por La trinchera infinita, porque amo la película, el personaje, los directores. Pero como actriz de comedia que soy también, me gustaría que se la valorara más.

-¿En qué te cambió la vida haber ganado el Goya?

-De momento lo único que ha cambiado es la decoración de la casa, que ahora está más bonita con el Goya aquí. Pero como diría Julio Iglesias: la vida sigue igual.

Su aparición en La casa de papel fue una de las intrigas de la tercera temporada. Se la había visto en un par de tomas, como al pasar, entre los rehenes del Banco de España. Esos cameos despertaron las teorías de los seguidores de la serie: era evidente que una actriz de su talla tendría algún rol relevante, pero ¿cuál?

Ahora sabemos que ella es Julia, más conocida como Manila, pero en el pasado se había llamado Juanito. A través de un flashback vimos que, mientras planeaban el golpe de la Fábrica de Moneda y Timbre, Moscú había intentado convencer al Profesor de que le diera un trabajo a Juanito, su ahijado. Luego, junto a Denver, se sorprendían cuando se encontraban con el tal Juanito y resultaba que se había cambiado de sexo y ahora era una mujer.

“Es un personaje clave, como un as en la manga. El Profesor siempre tiene artillería guardada, y ella es uno más de esos trucos. Además, es un personaje que viene del pasado de Denver, y en el plano emocional jugará un papel importante. Estuve aprendiendo a trabajar en un género nuevo para mí, la acción, y fue muy divertido. Yo no sabía ni agarrar un arma”.

Jura Cuesta que ella era una ávida televidente de La casa de papel, y que sumarse a un producto que venía sobre ruedas no fue traumático: “Da vértigo unirte a algo que has visto como espectadora, estar dentro y no sólo ver cómo se hace, sino hacerlo también tiene algo muy bonito. Yo conocía a muchos compañeros del elenco y también a parte del equipo de la productora, porque trabajé con ellos en Vis a vis. Fui la nueva de la clase, es cierto, pero se han portado súper bien conmigo, me han recibido con los brazos abiertos, ha habido muy buen rollo y buena química. Ha sido super fácil”.

-¿Qué te sorprendió de la serie desde adentro?

-De mi experiencia en Vis a vis yo sabía que ellos son muy cuidadosos, y que las escenas de acción las hacen muy bien. Vengo de filmar drama y comedia, y veo que para que salga muy bien, la acción lleva más tiempo. Cada plano toma más detenimiento, y hay gente que controla todo. Me gustó ver los profesionales que son. Por eso esta serie es grande: porque son meticulosos.

También destaca el guion: a la hora de elegir a su personaje favorito, no puede decidirse. “Soy muy fan de Alba (Flores, Nairobi) y de Úrsula (Corberó, Tokio), las amo. Pero todos los personajes femeninos de la serie están muy bien escritos, son guerreras y tienen fuerza, un lado humano que me interesa mucho como actriz. También soy fan de Najwa (Nimri, Alicia Sierra Montes), me encanta esa cosa loca y arriesgada que tiene. Y Lisboa… No sabría quedarme con uno”.

Lo que no esperaba es que Manila o Julia, ex Juanito, resultara el personaje más controvertido de esta cuarta temporada. Las críticas le llovieron tanto a la serie como a ella por interpretar a una transexual: la intención de los productores fue incluir un tema de moda y quedar bien con una minoría, pero el tiro les salió por la culata de la corrección política por no haberle dado ese papel a una auténtica transexual.

Ante el revuelo que se levantó después del estreno, Belén Cuesta defendió su trabajo en una entrevista con El Español. “Soy una mujer cisgénero (cuya identidad de género coincide con su sexo biológico de nacimiento) y estoy interpretando a una mujer transgénero. Pero en definitiva soy una mujer. Una actriz cisgénero puede hacer de mujer transgénero o una mujer transgénero puede hacer de una mujer cisgénero”.

Cuando pase la pandemia y los cines vuelvan a abrirse, a fines de este año o quizá 2021 a Belén Cuesta se la verá compartiendo pantalla con Griselda Siciliani. Justo antes de que el coronavirus obligara a mantener una cuarentena obligatoria, habían terminado en Barcelona el rodaje de Sentimental.

Cesc Gay dirigió la adaptación cinematográfica de su propio éxito teatral, Los vecinos de arriba, que se representó tanto en España como en la Argentina, y también en Chile, Portugal, Colombia y México.

Junto a ellas estarán Javier Cámara y Alberto San Juan para completar las dos parejas de esta comedia que muestra la relación entre dos matrimonios vecinos del mismo edificio que están atravesando momentos de la pareja diametralmente opuestos. Unos están desgastados por la convivencia de quince años, y los otros más jóvenes, los perturban con los sonidos de su pasión.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *