la banda de culto apadrinada por Cerati que apuesta a la excelencia antes que al hit

¿Cómo se define una banda de culto? La respuesta podría traer infinitas miradas, aunque posiblemente todas estén atravesadas por la idea de que la autosustentabilidad y el hecho de mantener los objetivos artísticos sanos deberían ser dos máximas. Bajo esos preceptos ¿Es el grupo marplatense Altocamet una banda de culto?

“Es algo que no podríamos decirlo nosotros. Es lo que nos gustaría que los demás vieran. Buscamos el camino que finalmente encontramos. Lo peor que nos hubiera pasado es que pegáramos algún hit y nos convirtiéramos en una banda de uno o dos discos” responde el baterista del grupo, Pedro Moscuzza.

Mientras Adrián “Canu” Valenzuela, voz y guitarras, define entre risas: “No sé si logramos ser la banda de culto que quisimos, pero seguro nunca hicimos ese hit”.

Alto Camet cumple 25 años y lo festeja con un trabajo de alto vuelo. Foto: Fernando de la Orden

Alto Camet cumple 25 años y lo festeja con un trabajo de alto vuelo. Foto: Fernando de la Orden

El apoyo del padrino Gustavo y los Gardel 

Lo concreto es que en más de 25 años de trayectoria -en los que aparecen el padrinazgo de Gustavo Cerati, giras por todo Latinoamérica y EEUU, premios Gardel, remixes de sus canciones a cargo de DJs de renombre a nivel mundial, etc- han sabido posicionarse como referentes de la escena indie gracias a una música tan solvente como inspiradora.

Y, también, a una idiosincrasia que aboga por la mayor excelencia posible en cada movimiento: desde lo que más importa, el sonido en sí y la composición de sus canciones, a detalles como la estética, el arte de tapa de sus discos, merchandising, etc. Todos actores secundarios importantes para ayudar a definir el concepto.

Prueba de esa forma de hacer las cosas es la edición de su nuevo y séptimo disco Surfista Nocturno (Casa Del Puente, 2021).

Disponible en formato digital, CD y en una muy cuidada edición de doble vinilo (prensada en Brooklyn, Nueva York) Surfista Nocturno fue grabado en Mar Del Plata en los Estudios La Casita y cuenta con un equipo de colaboradores de lujo.

Un equipo de selección

A la clásica participación del productor británico Graham Sutton (alma del grupo fundacional del post-rock Bark Psychosis y productor de Jarvis Cocker), se suman en el arte de tapa Andy Vella, quien diseñó el de varias referencias importantes de The Cure, y en la masterización Matt Colton, colaborador de Thom Yorke (Radiohead) y My Bloody Valentine.

Pedro Moscuzza (baterías y programaciones), Mariana Monjeau (voz y teclados) y Canu Valenzuela (voz, guitarras y secuencias) transitan la quietud y una suerte de activismo calmo en un disco de temple oscuro pero positivo, en el que las preguntas existenciales afloran en medio de climas de introspección y de intenciones calculadas.

De existir tal disciplina, este disco podría musicalizar una sesión de meditación gótica.

El trabajo fue escrito durante 2019, así que no es que la pandemia le haya dado a Altocamet tiempo para reflexionar y lanzar algo así de contemplativo; aunque atendiendo a las posibles interpretaciones que las letras ofrecen, las canciones de Surfista Nocturno podrían haber sido compuestas luego del año en que todo paró.

El presente es excitante para Altocamet, quienes tienen agendado un doble show para este 7 de Octubre en La Tangente (con entradas por sistema Passline) luego de haberse presentado exitosamente en el Teatro Colón de su ciudad.

Secretos del surfista nocturno

-¿De dónde viene esa oscuridad, esa quietud de Surfista Nocturno?

Canu: Representa un poco nuestro modo de vida. No vivimos en la gran ciudad y aunque Mar del Plata es una ciudad de turismo, tenemos nuestros momentos de quietud mucho más prolongados.

Mariana: Va por distintos lados. Quizá buena parte del disco puede sonar a eso: oscuridad, intimidad, introspección. Pero creo que recorre varios caminos y es una especie de viaje.

-Supongamos que de este concepto se genera un cómic con el surfista nocturno como protagonista ¿qué características tendría su personalidad?

Canu: Vampiro (risas). Sería un tipo autosuficiente que no necesita de compañía para realizarse. Alguien que tal vez no pone lo social como primordial. Desafiante de normas sociales y costumbres, por eso surfea de noche.

-¿El concepto del disco surge desde esa idea?

Canu: Esa fue la primera letra, y las otras en sí, aunque muchas nos pensamos en relacionarlas, implícitamente quedaron relacionadas. Es como que ese tema de la libertad individual, la búsqueda interior, lo autosustentable, etc. se ve en todos los temas, sin haberlo buscado.

-Las canciones reflejan lo que estábamos viviendo en ese momento, entonces no es tan fácil salir de las temáticas que la propia realidad impone.

Pedro: Fue inspirador un DJ Set que hizo Canu con bandas de surf gótico, el cual tiene su tributo en el disco como tema oculto.

Canu: Y si hay una música para un surfista nocturno, ¿cuál va a ser sino el Horror Surf Rock? ¿no?

Aires de mar (del Plata)

-Es evidente que el concepto del disco conecta con un estado intimista de Mar Del Plata, y no con el brillo y la estridencia del verano ¿Qué tan importante es para ustedes el entorno? ¿Podrían sonar así de haberse formado en otra ciudad?

Pedro: Mar del Plata se refleja en todo lo que hacemos, es el lugar donde vivimos. Encontramos belleza en el invierno, en el frío, en el sonido del mar. A mí me gusta mucho esa parte del año en la que a los demás menos le gusta. La playa solitaria es hermosa. El aire puro. Los chicos hacen un trayecto muy importante en bici cada vez que viene a ensayar…

Canu: El andar en bicicleta por la costa está también reflejado en las canciones porque es nuestra acción preferida.

"Eramos tan chicos": Altocamet modelo 2002: Otros tiempos, la misma búsqueda.

“Eramos tan chicos”: Altocamet modelo 2002: Otros tiempos, la misma búsqueda.

Mariana: El disco tiene esa inspiración por nuestra relación con la naturaleza. Y también tiene ese tipo de conexión que existe cuando estas solo, o con las personas que querés. Ese tipo de introspección.

-En Prohibición dicen: “No es envidia, es admiración mal dirigida”. ¿Tiene que ver esto con que se vive en una era de mucho presumir y eso confunde hasta los sentimientos más nobles?

Canu: Por supuesto. Habla de esa confusión. Parece envidia pero si lo analizás bien, no lo es. Esa canción es una especie de himno en contra de la prohibición, arrancada develando la inefectividad de cualquier política de prohibición que termina logrando el efecto contrario al que apunta.

Aunque está tratada como una especie de canción de amor prohibido en una primera lectura, hay una segunda que tiene un mensaje que va más allá de esa pareja prohibida. Para mí, ninguna forma de prohibición puede ser positiva.

-El disco fue justo grabado antes del Covid. ¿Cómo fue su relación con esas canciones en todo este tiempo que estuvieron en cautiverio?

Pedro: La verdad es que lo pusimos en el freezer y nos pusimos a hacer otro disco. Estuvimos componiendo muchas canciones para un futuro disco. Toda la pandemia abocados a eso, hasta que empezaron a cambiar las cosas y ya no era raro volver a publicar un trabajo. Esperamos a que se calme la cosa y salimos, al mismo tiempo frenamos el nuevo, que casi está terminado.

Ahora con la presentacion en vivo y los ensayos nos reencontramos con los temas de Surfista.

Un disco pandémico por accidente

Canu: Y viéndolo desde ahora, pareciera que los temas hablan de la pandemia (risas). La situación hizo que se consolide aún más el mensaje. Quizá sin la pandemia, el mensaje hubiera sido más efímero.

Mariana: También todo este tiempo ayudó a madurar los temas. Es muy diferente grabarlos a tocarlos en vivo, tantos ensayos vinieron bien, vamos a sonar bárbaro el 7 (risas)

Pedro: Casualemente decidimos lanzar Prohibición como single en diciembre, justo en el momento de mayor prohibición. Pero no fue a propósito (risas) O sea que el disco “pandémico” de Altocamet es el próximo…

Canu: Cuando vimos que íbamos a estar encerrados lo primero que hicimos fue empezar a mandarnos temas por mail o por mensaje. Nunca habíamos trabajado con ese tipo de intercambio.

De ahí salieron once canciones, pero no sé si en las letras hay elementos que se puedan asociar a la pandemia. Tienen más que ver, al menos las mías, con el nihilismo, con cosas que estuve leyendo durante la pandemia, a Cioran, a Camps…

-¿Esas inspiraciones son las que plantean los pasos a seguir a nivel sonoro también?

Pedro: No sé si está tan dirigido. Es lo que surge espontáneamente.

Canu: Y luego termina estando relacionado de algún modo. Tal vez nos planteamos hacer algo totalmente distinto pero al final sigue ocupando el mismo lugar que las otras ideas.

Pedro: Muchas veces dijimos: “Vamos a hacer un hit”. Y nunca nos salió (risas). Cuanto más lo buscas más lejos te queda.

Para "Surfista Nocturno", el trío se rodeó con los mejores en cada rubro. Foto: Fernando de la Orden

Para “Surfista Nocturno”, el trío se rodeó con los mejores en cada rubro. Foto: Fernando de la Orden

Canu: Desde el inicio nunca nos planteamos ser una banda hitera, más bien un objetivo de culto.

Asesorados por expertos

-¿Cómo definirían su relación con Graham Sutton luego de tantos trabajos en conjunto?

Pedro: Es una relación que fue creciendo, porque ya vamos cinco discos con él. Cuando encontrás una persona con la que te sentís muy cómodo, no hay motivos para cambiar. La relación cada vez está mejor y buscamos desafiarnos constantemente.

Sabemos que lo tenemos que volver a sorprender y viceversa. Estamos esperando ese momento, la parte final de un proceso al que él llega a último momento con todo ya demeado, grabado.

Mariana: Técnicamente, el toque final lo dio Matt Bolton en este disco, fue nuestra primera vez trabajando juntos.

-¿Cómo llegaron a Bolton?

Pedro: Como sugerencia de Graham. Anteriormente trabajamos con Tim Young que es otra eminencia del mastering en Londres, pero ahora se retiró. Para nosotros estuvo buenísimo porque de ese modo Graham se involucró en las sesiones de mastering, es muy importante que esté de acuerdo con lo que pasa ahí.

Canu: A veces el mastering puede sacarte del sonido que tenías en tu cabeza, entonces que Graham lo monitoree de cerca nos deja tranquilos.

-En esta época en la que han proliferado artistas que producen en sus casas, ¿qué valor agregado tiene trabajar con gente como Sutton, Matt Colton o Andy Vella?

Pedro: Yo creo que son situaciones. Por ejemplo ahora estamos trabajando la puesta en escena con una chica que es casi desconocida dentro del ambiente del rock. Ella está en Mar Del Plata, tiene pocos recursos pero grandes ideas.

Venimos trabajando en vídeos y los resultados son muy satisfactorios. Quedamos muy sorprendidos de lo que logramos en el Colón de Mar Del Plata y queremos repetir en La Tangente.

Canu: En cuanto a la producción, hay un piso y para el futuro siempre hay que mantenerlo.

Mariana: Para mí, siempre es lindo que alguien vea tu música de afuera. Llega un momento que no ves más allá de lo que hiciste. Entonces cuando esa gente con tanta experiencia revisa tu música, das un paso adelante que lleva a esa terminación más linda.

Canu: ¡Claro! O cuando te encariñás con un arreglo, porque te costó hacerlo o por lo que fuera, pero en realidad necesitas alguien de afuera que te diga “che, ese arreglo no va” (risas). Aunque en cada disco se fue dando menos y menos con Graham, porque coincidimos en muchas influencias de todo tipo.

Pedro: Hablamos mucho de bandas, de libros, de pintores, escritores… Y se da un ida y vuelta muy lindo.

¿Para qué sirve un remix?

-Han hecho remixes de muchísimas de sus canciones. ¿Cuál es el mayor beneficio de hacerlos? ¿Es por una cuestión de comunidad de colaborar con otros artistas o para ver su música reflejada en las formas de otras personas?

Pedro: Creo que la principal razón es porque es divertido ver qué hacen otros artistas que admiras con tu música. Genera también un vínculo especial. En algunos casos los remixes son muy buenos y en otros son re deformes. Y ahí está parte de la diversión, que una canción pop se convierta en un drum n bass por ejemplo.

Canu: De todos modos por lo general son gente que admiramos, artistas afines, amigos. Hay una lista de artistas muy grossos en los remixes de Surfista Nocturno, si alguna vez soñamos con que nos remixe alguien en particular, se nos dio acá.

Pedro: Por la tremenda demanda que hay en el negocio del vinilo, creemos que esto saldrá en 2022 y estarán Robin Guthrie de Cocteau Twins, Drab Majesty y varios artistas marplatenses.

Canu: Mi debut sexual fue escuchando Victoria Bern, de Cocteau Twins, de fondo. Así que imagínate que significa Robin Guthrie (risas)

Para los Altocamet, vivir en mar del Plata sigue haciendo una diferencia de estado de ánimo a la hora de componer. Foto: Fernando de la Orden

Para los Altocamet, vivir en mar del Plata sigue haciendo una diferencia de estado de ánimo a la hora de componer. Foto: Fernando de la Orden

Pedro: Con Robin nos conocemos desde el 2007 cuando vino a tocar a Mar Del Plata a presentar el disco solista de aquel momento. Por esas cosas de la vida, terminó abriendo para nosotros porque él lo quiso así. Para nosotros fue surrealista, formidable.

Canu: Una actitud underground increíble. Lo que hizo con el remix de Prohibición fue… ¡Convertirlo en un hit! (Risas)

Cerati, un segundo padre

-Hablando de mentores e influencias, luego de todo este tiempo ¿qué significa la figura de Cerati para Altocamet?

Pedro: Para mí y creo que para muchos también, fue uno de los artistas más grossos, no solo de Argentina sino a nivel mundial. Creo que tranquilamente si Gustavo no hubiera sido argentino y nacía en Londres o en los Estados Unidos estaríamos hablando de alguien al nivel de Bowie o Lennon.

Fue un gran amigo, casi como un segundo padre. Nos apadrinó. Produjo Manzana de Metal, estaba muy metido, nos venía a ver a los shows. Se generó una amistad hermosa y luego terminé tocando con él lo cual llevó todo a otro nivel.

Canu: Nos dio una mano muy grande, consejos muy lindos; pensá que éramos unos pendejos…

Mariana: También toda la familia, porque Cecilia (Amenabar) nos hizo muchos vídeos. Hace poco hicimos un vídeo con ella y Lisa. También tocamos muchas veces con Benito. Es una relación hermosa de muchos años ya.

-Todo eso me recuerda qué interesado estaba por los sonidos de vanguardia, por el underground…

Pedro: Era de lo que más le gustaba: ir a ver bandas nuevas. Íbamos a ver a muchos Djs también con Flavio Etcheto y Leandro Fresco.

Canu: Recuerdo una de las primeras veces que tocamos en la Cigale, en el 98 y yo tenía que hacer un solo de guitarra. Como estaba él, no me salió (risas).

E.S.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *