La actriz española Susi Caramelo contó su desopilante y frustrada historia de amor con Lionel Messi


Susi Caramelo es una de las actrices y noteras más divertidas de España. Con un humor que no le escapa a la autocrítica, supo ganarse el cariño de los televidentes. Esta semana, en el programa Ilustres ignorantes, contó una anécdota que dejó a todos sin palabras: el día que rechazó una invitación de Lionel Messi, porque no sabía quién era.

“Hace muchos, muchos años, en una lejana galaxia, cuando era yo muy jovencita, estuve durante un mes saliendo con un tío que no hablaba ni papa de español. Yo, a su vez, no hablaba ni una papa de inglés. Solo nos entendíamos por gestos, como si fuéramos una pareja de sordomudos. (…) Yo sabía muy poco de este tío, lo único que sabía era que estaba bueno y que le iban bien las cosas. Yo no estaría con un tío solo por su dinero, pero si de repente te cruzas a un tío que está bueno, que te trata bien y que encima tiene panoja, ¡vamos! (…). Yo estoy a favor de casarme con un millonario, por amor”, comenzó relatando.

Y continuó: “Una noche fuimos juntos a una discoteca. Yo estaba en la zona vip, una de las pocas veces que no me he tenido que colar, y estaba ahí a cuerpo de reina. El pavo estaba por ahí, y en un momento de la noche me meto en el baño y había como un hall. Ahí, de repente, me encuentro a un chico y una chica y a un chavalín”.

“Los escucho decir: ‘Bueno, Lionel, luego nos vemos fuera. Te esperamos y decidimos qué hacemos’. Mientras hablaban, yo me metí en el baño. Salgo, me estoy lavando las manos y de repente estaba solo el chavalín este sentado en su sofá, y yo que soy muy simpática y te hablo con todo el mundo, le pregunto: ‘¿Te llamas Lionel?’. El me responde que sí. Y yo le digo: ‘¿Como las lionesas? ¿Y a ti de qué te gustan, de crema de nata o de chocolate? Y creo recordar que me dijo de crema”.

“Total que digo: ‘Bueno, hasta luego’, y me piro. Y en eso que estoy fuera y empiezan a encender las luces de la discoteca y empiezan a echar a la gente, veo al chavalín este que se va para la cabina del DJ, se empieza a despedir de él. Yo estaba esperando al otro, pero lo veo que me mira y me empieza a hacer como caritas, a sonreír”, prosiguió su relato.

“Cuando nos empiezan a echar, voy saliendo, viene hacia mí, y me dice: ‘¿Qué hacés ahora?’. Yo le dije que iba a esperar afuera al chaval con el que había ido. Y cuando acabo la frase, de repente viene una marabunta de gente y empiezan a gritar: “¡Leo! ¡Leo!”. Lo acorralan en una esquina. Me quedo totalmente fuera del corral y me pregunto quién es este tío. Ahí me dicen: “Es Leo Messi, el mejor jugador de fútbol del mundo”. Y respondo: “¡No me jodas, que le acabo de decir que estoy con otro!”, continuó la actriz.

Y reflexionó, entre risas: “En ese momento, me acordé de la colección de cromos de mi hermano. ¡Por qué no nos inculcarán la colección de cromos a las tías, para que no se nos pasen los fichajes!”.

“Lo dejo al chaval con todo el tumulto y me voy a donde estaba mi auto aparcado para esperar al otro, y de repente viene Leo otra vez y me dice: ‘¿Vienes a mi casa? Vamos a hacer una fiesta con unos amigos y unas amigas’. Yo hubiera ido… Pero le dije que no, porque era tan pobre que pensé: ‘Como me vaya a la casa de este tío, a mí no me echan de ahí ni con tarjeta roja. A los dos días, el otro me dejó”, finalizó.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *