La Academia: Luciana Salazar y Guillermina Valdes recordaron que fueron primas políticas



“El tema sigue para largo, pero mejor dejémoslo ahí…”, se disculpó Luciana Salazar, en la previa de su regreso a ShowMatch. Sin embargo, aunque parecía reacia a referirse a su nueva, polémica y mediática ruptura con Martín Redrado, unos minutos después, cuando la astróloga del programa hablaba sobre su signo, contó que el economista es de virgo y ella de escorpio. “Él es tierra, así que lo regaba yo”, expresó.

Cuando Marcelo Tinelli le preguntó si conocía a los miembros del jurado, la vedette recordó: “Con todos en algún momento compartí algo. Ni qué hablar de Guillermina (Valdes)”. El conductor, descolocado, quiso saber cuál era la relación que unía a la participante y a su mujer, que ocupa durante el primer ritmo de “La Academia” el lugar de Ángel De Brito en el estrado. “Fuimos familia. Tenemos familia en común”, expresó Salazar. Y Valdes sumó: “Fuimos primitas”.

Salazar es prima hermana de Sebastián Ortega, el exmarido de Salazar. Riéndose de su propia falta de memoria, Tinelli remató: “Ah, ¡claro! Entonces, ella sería como una sobrinita política mía”, intentó salir airoso el conductor con una humorada.

Luego, junto a Jorgito Moliniers Salazar mostró su destreza en el “Cubo al cuadrado”. Tras verlos, la primera en dar su devolución fue Pampita Ardohain (7). “Te felicito porque Matilda está cada vez más linda. Me gustó el trabajo. Luciana ensaya mucho, es aplicada, disciplinada. Y Jorgito está en su mejor momento. Son un fuego como pareja. Cuidado cuando se nota lo que viene. De todas maneras, se subieron al cubo de manera distinta a lo que veníamos viendo. Destaco su prolijidad”, expresó la modelo y conductora.

“Luli, sos una diosa total y él es hermoso. Las bajadas estuvieron desprolijas. Luli es una bomba y está como muy cuidada todo el tiempo. Tenés que dejar de pensar. Lo vi muy en tu cabeza. Hay que bajar un poco los hombros. Sos súper prolija. Me pasó que no terminé de comprar la coreo, era como algo del ‘Bailando’ y estamos en el 2021. Esperaba algo más moderno. Vos bailás muy bien y esto no fue lo que más me gustó”, agregó Jimena Barón (5).

A su vez, Valdes (8) indicó: “A mí me gustó porque vi el trabajo, más allá de la potencialidad de Luciana. Vi trabajo y esfuerzo. La sincro estuvo un poquito… Pero a mí me gustó”. El dueño del voto secreto, Hernán Piquín, cerró: “La coreo y la puesta me gustaron, pero vi a Luli a fuera de ritmo por momentos. La sincro fue un poco rara. Y los hombros estuvieron muy arriba. Después, Jorgito casi se descadera subiendo la escalera y pegaba patadas como matando mosquitos”.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *