Kylie Minogue: las diez cosas favoritas de una estrella pop



“¿Bailaste?” Esa es la pregunta que Kylie Minogue se hará si sabe que escuchaste su nuevo álbum, Disco.

El 15º álbum de la estrella del pop australiana Kylie Minogue, que salió el viernes 6 de noviembre, cierra un año lleno de lanzamientos de dance-pop de Dua Lipa, Doja Cat, Jessie Ware, Lady Gaga y The Weeknd, aunque para Minogue, la música disco no es nada nuevo. Durante más de tres décadas, hizo canciones brillantes con ritmos pulsantes – I Should Be So Lucky (1987), Better the Devil You Know (1990), Can’t Get You Out of My Head (2001), All the Lovers (2010). Esta vez espera ayudar a la gente a tener un escape en un momento en el que “la verdad es más extraña que la ficción”, según dijo en una videollamada reciente.

Desde un salón de su casa en Londres, Minogue habló de transformar parte de esa habitación en un estudio durante la cuarentena, colgando acolchados y mantas (y una bola de discoteca, por supuesto). Usó un micrófono antiguo y la aplicación GarageBand para grabar demos en un espacio que, según dijo, se parecía a lo que los niños pueden crear cuando acampan en un living. Pero hizo el trabajo.

Kyle Minogue habla de las cosas que ama, desde música hasta un café en particular. Foto EFE

“Sólo sentí que si los chicos hacen esto – álbumes en su dormitorio – entonces, vamos, Minogue, tienes que ser capaz de hacerlo”, dijo.

Kyle Minogue habló de sus deberes culturales, que según ella, probablemente cambiarán con el tiempo. Estos son extractos editados de la conversación.

1. Cinema Paradiso

Uno sabe cuándo necesita un buen llanto, pero en realidad no tiene un gran motivo, aunque sería bueno llorar un poco. Cierra los ojos y escucha la canción de la película Cinema Paradiso. Esa canción. Junto con gran parte del trabajo de Ennio Morricone, es trascendental.

Ennio Morricone, el notable compositor italiano que hizo la música de “Cinema Paradiso”. Foto AP

“Tuve la suerte de ver una de las últimas actuaciones de Morricone el año pasado. Estaba preparando las fechas de mi gira y el único acuerdo era que no podía hacer un show la noche que él actuaba en Londres. No pensé que tendría la oportunidad de verlo dirigir una orquesta, la oportunidad de escucharlo en vivo, y lo hice”, cuenta.

2. Jane Fonda 

“Le rendí homenaje a ella y a Barbarella con mi video para Put yourself in my place, uno de los videos más agonizantes que hice, y que trataba de ser ingrávido. Por suerte, ¡era joven y estaba en forma! A los 20 años, cuando estaba descubriendo mi sexualidad, tenía estos iconos de glamour y, supongo, de femineidad, pero ahora entiendo que con algo de edad y experiencia no era todo lo que se resquebrajaría. Pero aun así la admiraba.

Devoré su increíble libro, My Life So Far. Tengo 52 años, así que he pasado por algunas cosas, pero como explica su libro, todavía está aprendiendo. Todavía tiene curiosidad. Todavía se está descubriendo a sí misma. Lo encuentro muy tranquilizador”, dice sobre la actriz y activista.

Jane Fonda, una inspiración para Kyle Minogue.Foto Captura de TV

3. Prince

“Mis hormonas de 14 años están llamando a la puerta ahora mismo -asegura Kyle-. Estaba en el instituto y mis amigas y yo escuchábamos Purple Rain todo el tiempo. Recuerdo haber ido a dar un paseo en coche con mis padres. Les rogué que pusieran el cassette de Prince en el auto y cuando llegó a Darling Nikki, que habla de Nikki masturbándose con una revista, recuerdo que no le sentó bien a mi papá”.

Luego pasé al ’92 cuando hizo un concierto en Earl’s Court en Londres. Después me invitaron a ir al backstage y llegué a conocerlo. No sé de dónde saqué el coraje o las agallas para decirlo o cómo lo dije, pero fue algo así como: ‘Estoy trabajando en un nuevo álbum y me pregunto si alguna vez querrías trabajar juntos’.

Su chofer vino y me entregó un cassette de Prince cantando esta canción llamada Babydoll, que era una adaptación de la letra que le envié. Fue uno de esos momentos hogareños donde sólo quieres gritar y saltar y abrazar a alguien. Fui a Minneapolis, estuve unos días y eso fue todo. Recuerdo que estaba en su coche y fuimos a dar una vuelta. Nunca llegamos a hacer música juntos”.

Kyle Minogue se quedó con las ganas de trabajar junto a Prince, uno de sus músicos más admirados.

4. El programa de televisión Rage

“Es algo tan australiano. Piensa en tus primeras noches cuando podrías estar afuera hasta muy tarde o podrías despertarte con un poco de resaca o algo que te hiciera sentir realmente como si ya no fueras un niño en la escuela. Llegarías a casa y pondrías Rage. Era algo así como un rito de iniciación porque sonaba desde el viernes por la noche hasta el domingo. Siempre tenía música genial”, dice Kyle sobre el ciclo que mostraba videos musicales.

5. París

“He tenido algunas de las aventuras más románticas en París. Tuve algunos momentos difíciles. Hice mi quimioterapia en París. Hice el único set de jazz que he tocado en mi vida en París en el Café de Flore, que es uno de mis lugares favoritos. Era joven ahí. Descubrí que ahí podía ser invisible en comparación con otros lugares. Esto fue hace mucho tiempo, antes de los teléfonos móviles. Podía salir a la calle, sacar un boleto para el metro, ir a donde quisiera”, relata sobre la capital francesa.

La Torre Eiffel, un símbolo de París. Foto Reuters

6. Centro de Artes de Melbourne

“Tengo un montón de ropa y trajes de todos estos años, y en 2004 mi familia y yo acordamos que nos acercaríamos al Centro de Artes de Melbourne para ver si estaban interesados en tenerlos. Estaban interesados, así que doné todo. Si paso por tiempos difíciles, no tengo nada que vender. Fue realmente una gran idea e hicieron la primera exposición de mi ropa en 2005.

Tuvieron que hacer los maniquíes muy pequeños. Mido 1,50 y soy un susurro. Recuerdo haber visto un traje – este tocado de plumas con alas negras – y me dirigí directamente a él porque no estaba donde pensaba que debía estar, y hubo una voz entrecortada audible, porque no se podían manejar los objetos sin guantes y así sucesivamente. Ese fue el momento en que me di cuenta de que ‘estos objetos ya no son míos’. Los trajes de las giras son trabajadores. Son parte del equipo. Ahora están en un encantador centro de retiro en mi ciudad natal”, cuenta acerca de sus donaciones al museo.

7. Café de Melbourne

“Hace un par de años, volé de Londres a Melbourne. Mi hermano me fue a buscar al aeropuerto, fue muy emocionante. Tomamos café y yo lo sorbí y dije: ‘Es un buen café’ y mi hermano dijo: ‘Sí, es café de Melbourne’, y eso fue todo. Hay un estándar en el que es lo suficientemente fuerte, pero no demasiado amargo. Es simplemente genial. Además, si tomo un café en Melbourne, significa que estoy en casa”.

La tapa de “Disco”, el nuevo álbum de Kyle Minogue. Foto David Lopez-Edwards

8. Valijas de gira

“Las valijas de las gira son mi hogar lejos de casa. Tan pronto como las veo en los ensayos, tengo esa sensación de: ‘Vamos de gira, esto está pasando’. Me encanta estar de gira. Me encanta tener esa atmósfera familiar y trabajar con gente que tiene sus propias habilidades. Hay una admiración por lo que hacen todos, tanto si eres técnico de iluminación, estás en el catering, eres bailarín, eres el chico o la chica del monitor. La forma en que todos tienen que trabajar juntos. Siempre lo espero con ansias, así que mis valijas de gira son como mis amigas.

Me acabo de dar cuenta de que puedo sonar como Steve Martin en The Lonely Guy, pero no es sólo estar yo solitaria con mis valijas de gira. Las cosas realmente importantes están ahí, como los trajes, pero también mis comodidades. Hice que mis valijas de gira fuera de color rosado pálido. Quería unas que se destacaran y fueran mías”, dice.

9. Bufanda roja Ferronnerie de Hermès

“No sé dónde o cuándo la conseguí. Sólo sé que está casi todo el tiempo conmigo. Si esta bufanda hablara, contaría algunas historias. Estuvo alrededor de mi cuello. Estuvo alrededor de mi cabeza. Cuando tienes un bolso sin correas que estás cansado de llevar, se convierte en una correa de bolso. Fue un cinturón.

Hace unos años, mis amigas y yo estuvimos en una isla griega. Mi amiga fue lo suficientemente valiente como para subirse a una moto y conducirla. Llevaba un pequeño vestido de espalda baja con breteles, y estaba a punto de quitárselo cuando le dije, como haría una madre, “¡Espera, espera, toma esto!” y se lo puse como un arnés. Cuando estábamos en la ruta, yo estaba en la bicicleta detrás de ella y podía ver la bufanda agitándose con la brisa, de un color tan hermoso a la luz del sol. Es una de esas cosas que probablemente perderé algún día, pero lamentaría mucho que se fuera”, se refiere al objeto como a un familiar.

10. Audiolibros y Scrabble

A Kyle Minogue le gusta jugar al Scrabble con extraños. Foto: Istock

“No soy una gran dormilona, así que me gusta poder escuchar un audiolibro. Estoy flotando entre Deepak Chopra y uno que realmente disfruto llamado Victorian London de Liza Picard, narrado por Anton Lesser. Me encanta un poco de historia de época. También juego al Scrabble, excepto que sólo me gusta jugar con extraños. No quiero que mis amigos sepan que estoy jugando al Scrabble”.

Fuente: The New York Times

Traducción: Patricia Sar

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *