Kojak, el detective pelado y fanático de los chupetines



Hoy se rapa cualquiera: la Brujita Verón, Jorge Sampaoli, Guillermo Novellis -el cantante de La Mosca-, Guillermo López -el ex notero de CQC-, Ronnie Arias… Pero en aquel tiempo, no. Era una costumbre rara, infrecuente. Tal vez por eso, por su pelada lustrosa, Kojak, interpretado por el actor Telly Savalas, fue el policía más famoso de la televisión.

La serie, emitida por la CBS de 1973 a 1978, contaba la historia de un detective -el teniente Theo Kojayk, para ser más precisos- que combatía el crimen en Nueva York, en la zona del “Bajo Manhattan”, entre rascacielos, taxis amarillos y tachos de basura.

El protagonista, que para camuflarse se ponía anteojos oscuros, un sobretodo y un sombrero al mejor estilo Inspector Gadget, se destacaba por su tenacidad y su rudeza, y si a veces tenía que utilizar métodos poco convencionales, que rozaban la ilegalidad, lo hacía.

En el capítulo “Uno al depósito de cadáveres”, por ejemplo, Kojak le dice a uno de sus asistentes: “Ponete el abrigo que vamos a pescar a alguien”. “¿Por el brazo o por la pierna?”. “¡Por el cuello!”.

Telly Savalas, actor de ascendencia griega.

Los procedimientos de Kojak eran similares. Llegaba a la escena del crimen, interrogaba a los sospechosos y, luego de descartar pistas falsas, conseguía atrapar al que había cometido el delito. Para comunicarse usaba teléfonos de línea o handys del tamaño de un ladrillo.

Otra de las características más recordadas del Pelado, que estaba en el 90 por ciento de las escenas del programa, era que, cuando se ponía nervioso, chupaba un chupetín bolita similar al que solía usar el Loco Bielsa.

Parte del elenco de la serie “Kojak”.

La historia de la famosa golosina de Kojak es así: al principio, el teniente fumaba mucho. Pero como se empezaba a extender entre los televidentes el “sentimiento antitabaco”, los guionistas de la serie decidieron que, en lugar de lanzar humo, el personaje calmara su ansiedad con un chupetín. Fue un golazo. Una idea que se convirtió, como se dice, en una “marca registrada”.

En Chile, donde la serie también tenía muy buenas cifras de rating, la fábrica de golosinas Calaf les puso a sus chupetines un nombre similar al del personaje de Savalas: Goyak.

Canchero, langa, siempre dispuesto a seducir a alguna señorita, Kojak también se destacaba por su frase “Who loves you, baby?”, que traducido sería “¿Quién te ama, bebé?”.

Hijo de inmigrantes griegos, Telly Savalas nació el 21 de enero de 1922 en Nueva York, y su nombre, en realidad, era Aristotelis. Un homenaje al “padre de la filosofía occidental”, claro.

Al principio, cuando empezó a cursar el secundario en la Escuela Sewanhaka de Nueva York, Telly sólo sabía hablar en griego. Pero aprendió rápidamente el inglés y no tuvo problemas en recibirse.

Luego de eso, trabajó como “socorrista”. Uno de los peores recuerdos del actor (“algo que me marcó para toda la vida”, solía decir) fue cuando no logró rescatar a un hombre que murió ahogado.

Con el tiempo, Savalas formó parte del ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

A los 30 años empezó a trabajar en radio, en un ciclo de entrevistas. Y llegó a la televisión.

Antes de convertirse en la gran figura de Kojak, “y con un timbre de voz muy característico”, tal como lo definían los especialistas, Savalas trabajó en otras series de televisión muy recordadas, como Los intocables, donde hacía el papel de un gángster, y en El fugitivo, en el que se ponía en la piel de “Policheck”, el dueño de un hotel.

La serie Kojak derivó de la película Los crímenes de Marcus-Nelson, que había sido escrita por el prestigioso guionista Abby Mann basándose en hechos reales.

Para el papel del detective también se había pensado en Marlon Brando, pero al final fue para el Pelado.

La carrera en cine de Telly también fue muy extensa. Savalas integró el elenco de unas 60 películas. Entre otras producciones, formó parte de La historia más grande jamás contada, en la que interpretó a Poncio Pilatos, y Los 12 del patíbulo.

Para el personaje de Pilatos también se había rapado.

“Papá no quería que su corte de pelo fuera algo traumático para nosotros”, contó su hija Candace Savalas.

“La calva lo hacía parecer más joven”, agregó otra de sus herederas, Christina. “Y a nosotras nos gustaba acariciarle la cabeza. Era muy divertido verlo afeitarse cada mañana”.

Linn Savalas, la segunda esposa de Telly, también contó que al actor le gustaba irse  “caracterizado de algún personaje” de los sets de filmación.

“Llegaba a casa y, así como estaba, con alguna túnica roja, si hacía de ‘romano’, se sentaba en el sillón y se ponía a hablar por teléfono”.

Telly les tenía miedo a los aviones. Por eso, si había que hacer un viaje largo, se subía a un tren o a un barco.

Por diferentes compromisos laborales vinculados con la industria del cine, durante un tiempo se instaló en Europa. En Londres, desarrolló su afición por el casino.

“Era capaz de apostar su casa, su familia y hasta al perro”, recordó uno de sus mejores amigos. “Algunas personas se ponen muy nerviosas al perder mucho dinero. Pero Telly, no. Siempre se lo veía muy equilibrado”.

“Telly tenía una presencia similar a la de Frank Sinatra: entraba a un lugar y todos se daban vuelta para mirarlo”, contó otro de sus laderos. Y agregó: “Su droga favorita eran las mujeres”.

“Telly no se daba cuenta de la fama que tenía. Una noche fuimos al Yankee Stadium a ver la pelea entre Muhammad Alí y Ken Norton. La gente lo vio y se enloqueció. Empezaron a golpear la limusina y a gritar: ‘¡Kojak! ¡Kojak!’”, detalló.

Ving Rhames, el actor que hizo la remake de “Kojak”, con su mujer Déborah.

Una de sus principales admiradoras era la Reina Isabel de Inglaterra.

Con una vida sentimental intensa -y gran fama de seductor empedernido-, el actor se casó tres veces y, en total, tuvo seis hijos.

Justo un día después de cumplir 72 años, el 22 de enero de 1994, Savalas murió en California por un cáncer de próstata.

En Kojak, a Telly lo acompañaban, entre otros, su jefe, el capitán Frank McNeil, interpretado por Dan Frazer.

En su equipo de trabajo se destacaban los detectives Bobby Crocker (Kevin Dobson), Stavros (interpretado por el hermano de Telly Savalas, George Savalas), Saperstein (Mark Russell) y Rizzo (Vince Conti).

En 2005, la serie tuvo una remake. El papel de Kojak quedó a cargo de Ving Rhames, que mantuvo la pelada, los chupetines y la frase “¿quién te ama, bebé?”. Pero fue un fracaso y duró sólo una temporada.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *