Justo Lo Prete, el emprendedor del jazz argentino

Habla de jazz con pasión, eso puede explicar en buena medida que haya creado Rivorecords, un sello discográfico dedicado al jazz y ahora se lance con, Prez, un club que tiene, además de un piano excelente, una programación con la creme de la escena local y que abre sus puertas, este jueves 10 de febrero. Justo Lo Prete posee un espíritu emprendedor de una vitalidad singular.

“Si seguía esperando las condiciones ideales, se me iba el tiempo; ahora es el momento”, señaló este abogado penalista parafraseando el título de un famoso tema de Charlie Parker, Now’s The Time.

Sobre su historia, Lo Prete recuerda: “La música viene de mis padres; siempre estuvo presente; recuerdo esas noches, cuando llegaba mi viejo de trabajar, se tomaba un whisky y ponía música; nunca jazz, pero sí clásico, folklore, tango…

“Después me llegó la adolescencia y el deslumbramiento por el rock; tuve una banda, donde tocaba el bajo eléctrico, bastante mal, pero el hecho de tocar me generaba ganas de bucear en la música, buscar información, músicos virtuosos y llegué al jazz; en mi caso a través de Jaco Pastorius y Weather Report; en ese momento era casi obligado, por la influencia enorme que tenía Pastorius.

“También escuchaba a Joni Mitchell, con Pat Metheny, Lyle Mays, Michael Brecker, esa fue mi entrada al jazz; a los 20 años, incorporé el jazz sin soltar al rock”.

Justo Lo Prete en Prez, su club de jazz inspirado en el apodo del saxofonista Lester Young. Foto Martín Bonetto

Justo Lo Prete en Prez, su club de jazz inspirado en el apodo del saxofonista Lester Young. Foto Martín Bonetto

Con el tiempo, Lo Prete se convirtió en un coleccionista; sobre todo de jazz y quizás en esta actividad está en buena medida la raíz de haber creado, en 2011, un sello de discos de jazz, Rivorecords, que editaba a músicos argentinos.

“Esto para mí fue liberador para poder soltar mi coleccionismo. Tener que trabajar en los discos hizo de contrapeso en esa actitud de comprar discos. Hoy en día compro discos, pero desde otro lugar; después aparecieron los vinilos y no quise entrar en eso; es un camino de ida. Mi colección es de cds: el 50 por ciento es de jazz, el restante 50 por ciento, es de música clásica y rock”, añade.

-¿Qué estilo de jazz es el que más te llega?

Dentro del jazz elijo los clásicos, me gustan los standards; por ejemplo, la etapa de Miles Davis de los años cincuenta, con Red Garland, John Coltrane, Paul Chambers y Philly Joe Jones, me parece excelente. Me gustan mucho las cantantes, el disco de Ella Fitzgerald con el pianista Ellis Larkins, que canta Gershwin me vuelve loco. Otra cantante que me gusta mucho es Carmen McRae.

En realidad, son muchos los músicos de jazz que me gustan como algunos tenoristas que quedaron un poco en la sombra, tapados por Coltrane y Sonny Rollins, como Hank Mobley, Harold Land y Teddy Edwards.

Sello discográfico propio

Lo Prete produjo 19 discos de jazz argentino a través de su sello Rivorecords. Foto Martín Bonetto

Lo Prete produjo 19 discos de jazz argentino a través de su sello Rivorecords. Foto Martín Bonetto

-¿Cómo fue su experiencia como productor de Rivorecords?

Fue el único sello en el mundo con catálogo descendente, el primer disco era el 20 y el último era el 1, lamentablemente me quedé en el 2, un trabajo del saxofonista Sebastián Loiácono con el trío del pianista Harold Danko, con Jay Anderson y Jeff Hirshfield.

Y este proyecto nació del amor al género y de charlas con músicos, sobre todo en las reuniones en la disquería Minton’s (tienda especializada en jazz), donde cambiaba ideas y traté de canalizar toda esa pasión que uno tiene por el jazz en generar algo productivo, más que comprar discos o ser un oyente.

Una manera de intervenir en el negocio musical, aunque en este caso no diría que es un negocio. Eso me llevó a crear el sello, con expectativas acotadas porque el disco físico ya se estaba agotando. Fue un objetivo cumplido.

En la ambientación de Prez trabajó toda la familia de Justo Lo Prete. Foto Martín Bonetto

En la ambientación de Prez trabajó toda la familia de Justo Lo Prete. Foto Martín Bonetto

-¿Cómo te vinculaste con los músicos que producías?

-La verdad es que traté de auspiciar un poco de productor, aunque a veces los músicos no se dejan producir mucho; trataba de conversar el repertorio, sugerir músicos, participar en la edición del disco, porque me gusta mucho el arte de tapas.

Diría que la experiencia fue parcialmente exitosa. Si lo repitiese ahora, sería más firme en la producción artística porque al final siempre tenía el “sí” fácil. Es una actividad difícil la de producir. Yo no conocía los aspectos técnicos de la música y, en esto, daba la derecha a los músicos que sí conocen esos aspectos.

Lo mío es más intuitivo, soy un oyente profano, pero me parece que es adecuado tener en cuenta las dos campanas, la de los músicos, que tiene un fundamento técnico y la del profano, capaz más imbuido desde el punto de vista del oyente. Ahora tengo más experiencia para producir.

Respecto de Prez (nombre con el que Billie Holiday se refería al saxofonista tenor Lester Young y es el apócope de President), reconoce que si bien sabe cómo se mueven los clubes de jazz, sin duda la propia actividad le irá dando experiencia.

-¿Podrías juntar la experiencia de Rivorecords con Prez, en un disco en vivo?

Este sótano tiene muy buenos instrumentos y está tratado acústicamente para que suene bien; hay un equilibrio entre ambiente de club y buen sonido que quizás lo podremos aprovechar para hacer algún disco en vivo; quiero arrancar y ver un poco cómo vamos, pero siempre tendré esa idea de hacer algo en vivo; el jazz en vivo gana mucho.

-¿Cómo nació la idea de un club de jazz?

Esta idea nace cuando comencé a frecuentar Minton’s y me hice amigo de su dueño, Guillermo Hernández, unos 20 años atrás. ¿Y quién no quiere tener el berretín del club de jazz propio? Hace un par de años me dije, por qué no hacerlo, las condiciones ideales no se iban a producir así que me decidí.

Si seguía esperando encontrar un lugar adecuado, como un club en una planta baja, posponía y seguía posponiendo la idea; el sótano tiene su encanto; por momentos, mucho encanto.

-¿Cómo pensaste abrir artísticamente este proyecto?

Soy programador y en febrero comienzo con músicos que conozco mucho, amigos, como Adrián Iaies, Ernesto Jodos, los hermanos Loiácono, Julia Moscardini, Julia Sanjurjo. Sobre todo, para tener un comienzo sin demasiados conflictos, artistas que conozco y con los que me llevo bien. En marzo, va a haber una programación con músicos más jóvenes.

Un buen piano siempre suma

Justo Lo Prete, con el piano Yamaha de media cola. "Suena impecable", dice. Foto Martín Bonetto

Justo Lo Prete, con el piano Yamaha de media cola. “Suena impecable”, dice. Foto Martín Bonetto

“Por ejemplo, me gustan mucho los conciertos de solo piano, por eso tenemos un piano importante, un Yamaha de 3/4 de cola que suena impecable. La semana próxima, el jueves 17, hay un show de solo piano de José Angelillo, un músico excelente. En fin, hay muchas ideas todavía dando vueltas mientras vamos tomando velocidad con el club”, agregó Lo Prete.

-¿Cómo programador cuáles son las pautas que les pedís a los artistas?

-Mi idea es que toquen muchos músicos si están de acuerdo con ciertas pautas que tendrá el club; por ejemplo, dos set cortos, de una hora y un tratamiento más camarístico en términos de sonido. En el comienzo, habrá una programación eminentemente jazzística, sin géneros afines.

Prez tiene algo poco común y es el criterio familiar con el que se gestó.

El club. Prez es un nuevo sitio para escuchar jazz en la ciudad de Buenos Aires. Foto Martín Bonetto

El club. Prez es un nuevo sitio para escuchar jazz en la ciudad de Buenos Aires. Foto Martín Bonetto

La familia de Lo Prete colaboró en la puesta del local dando ideas y haciendo distintos aportes, por ejemplo, un enorme cuadro de Yaguaretés, pintado por Malena, esposa de Justo, que domina una de las paredes del club; en otra, se lucen las fotos de Anthony Braxton, Kenny Werner y Brad Melhdau, entre otros, del fotógrafo Horacio Sbaraglia.

“Es un proyecto en el que participó toda la familia; una de mis hijas que está de vacaciones por la facultad, incluso, hará de camarera”, concluyó este entrepreneur del jazz.

Información

La programación de Prez para la apertura es: Jueves 10, Julia Moscardini Quinteto, a las 20.15 y 22.30 ($1200). Viernes 11, Ernesto Jodos Trío, a las 20.15 y 22.30 ($1200). Sábado 12, Adrián Iaies Trío, a las 20.15 y 22.30 ($1200). 

Prez Jazz and Music Club está en Anchorena 1347, CABA.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *