Jon Hamm y Sam Rockwell, los elegidos de Clint Eastwood



Jon Hamm, que fue Don Draper en Mad Men, y Sam Rockwell, ganador de un Oscar por 3 anuncios por un crimen, llegan a la entrevista conjunta con Clarín en la suntuosa habitación del Hotel Four Seasons, en Beverly Hills. Se detienen a observar el afiche de El caso de Richard Jewell, la película que coprotagonizan como el agente del FBI que investiga si el personaje del título, un guardia de seguridad, fue el autor del atentado en el Centennial Olympic Park en los Juegos Olímpicos de Atlanta ‘96, y a su abogado.

“Estoy en el medio”, dice Rockwell, en cuanto a dónde aparece su nombre. “Me gusta” “Están chico, chica, chico, chica, chico”, advierte Hamm.

“Debería estar Clint más grande, ¿no?”, dice Rockwell. Clint es Clint Eastwood, el director de la película que esta semana se estrenó en Buenos Aires, con Paul Walter Hauser como Richard Jewell, Kathy Bates como su madre Bobi y Olivia Wilde como la periodista Kathy Scruggs.

Hay y hubo controversia por la periodista, del Atlanta Journal-Constitution, que parece ofrecer sexo al agente del FBI para obtener información, y que reveló que Jewell estaba bajo investigación. Pero no hay evidencia de que ella haya intercambiado sexo, y esa escena ha sido criticada. Los nombres de los agentes del FBI han sido cambiados, y como Scruggs falleció…

“Gran libro” me dice Ham, señalándome The Suspect: An Olympic Bombing, the FBI, the Media, and Richard Jewell, the Man Caught in the Middle, que tengo sobre la mesa.

Mirá también

-¿Cuánto sabías del caso original, antes de leer el guión de la película?

Hamm: Yo sabía del caso, lo seguí, seguía las Olimpíadas. Me acuerdo a mí mismo preguntándome, guau, ¿estas cosas están sucediendo ahora? Tal vez éste sea el verdadero terrorista, el que colocó la bomba. Y me acuerdo cómo Richard Jewell pasaba de héroe a ser un sospechoso.

-¿Creés que es más relevante contar esta historia en el tiempo presente que en su momento, que fue antes del 11 de septiembre?

Rockwell: Absolutamente.

Jon Hamm es en la ficción uno de los dos agentes del FBI que interroga a Richard Jewell (Paul Walter Hauser). WARNER BROS.

-El nombre de tu personaje es ficticio. ¿Conociste a algún oficial del FBI que haya participado en la investigación?

Hamm: (Menea la cabeza y continúa con la pregunta anterior)… Es que se presumía que Jewell era responsable, el culpable. Había una serie de procedimientos que había que hacer. Muchos de los héroes de nuestro país son como Richard Jewell, pero en el caso de Richard se equivocaron al sospechar de él. Debían esperar, hacer una exhaustiva investigación, pero nada los detuvo, y los mantuvo en ese camino. Es el cuento de una cuasi conspiración. Se convierte algo irónico, en el sentido de que podés decir cualquier cosa sobre algo, y resulta ser fake (falso). Esta historia es sobre una persona que fue equivocadamente puesta en una lista, y en cierto momento un trabajo de inteligencia lo exoneró. Si leés el libro es impresionante, deja en claro el trabajo que se ve que hacemos en la película, y que por una cuestión de tiempos, y de dramatización… Hay una razón por la que las películas no tienen una duración de seis horas.

Clint Eastwood confió en Paul Walter Hauser, que había sido un racista en “Infiltrado del KKKlan”, de Spike Lee. WARNER BROS.

-¿Conociste a Watson Bryant?

Rockwell: Sí, tuve encuentros con él, y Jon también entrevistó a agentes federales, uno en particular que vemos en el filme. El tipo era muy capaz, Watson y Richard eran muy amistosos uno con otro. Quiero decir que es realmente grande lo que Jon hace en el filme, porque se ve que es susceptible al personaje de Paul (Walter Hauser, el actor que encarna a Jewell). Watson es muy inteligente, no toma nada como seguro, no acepta ninguna mierda. Decidimos darle pelo (sonríe, porque el abogado es calvo). Es como un personaje de Tennessee Williams, es muy salvaje, inteligente.

-¿Y andaba en bermudas?

Rockwell: No creo que eso particularmente le haya gustado demasiado, pero hay algunas fotografías que lo muestran así…

-¿El fue al set de rodaje?

Rockwell: Sí, vino, pero en verdad tratamos de mantener a todos lejos.

Mirá también

Hamm: Es que, ¿sabés?, no es un documental sobre la vida de estos personajes, cómo es esta gente (en eso, se escucha la bocina de un auto, como llamando, y Hamm mira hacia la ventana y dice “Gracias”). Tenés que poner algo claro de cómo son, incluida Bobi (la madre del protagonista, que interpreta Kathy Bates), tenés que hacer que las cosas funcionen, y de lo que te sientas orgulloso. Hay un gran cuidado sobre los personajes que aparecen en el libro, y creo que eso es el mejor cumplido que podés tener cuando hacés una película sobre gente que aún sigue a tu alrededor.

-En tu opinión, ¿es más desafiante ponerse en la vida de una persona real, o construir un personaje de ficción?

Hamm: Ambos presentan desafíos particulares.

Rockwell: Yeah.

Olivia Wilde interpreta a Kathy Scruggs, la periodista que habría ofrecido sexo a cambio de información al agente del FBI que siguió la investigación. WB

Hamm: Hacer a un personaje real, y cruzarte con gente que conoce a ese tipo, te entrega retos específicos. Hay miles de personas que conocieron a Bob Fosse (y mira a Sam Rockwell, que lo interpreta en la serie Fosse/Verdon por la que es candidato al Globo de Oro este año), y a lo mejor te dicen “vos no sabés una mierda de Bob Fosse”, y les decís, “¡Qué carajo!, estoy haciendo lo mejor que puedo”.

Rockwell ríe, y mira para abajo, sonriente.

Hamm: “Hago lo que puedo”, y podría decir lo mismo de mi personaje. Tenés habilidades como actor que debés emplear, y hacés lo que tenés que hacer para encontrar el significado central de la persona. No hablo de hacer una impresión de Bob Fosse, o de Richard Jewell: lo que tratamos de encontrar es el centro del corazón de esa persona y mostrárselo al público. Y con suerte de esa manera ayudamos a contar y a entender la historia.

Sam Rockwell, ganador de un Oscar por “3 anuncios por un crimen”, es el abogado del protagonista. “Tratamos de que ninguno de los personajes verdaderos estuviera en el set”, le dijo a Clarín. WB

Rockwell: No podés sólo hacer una impresión del personaje, no es eso lo que va a tocar, a mover a la gente. Jon y Paul, y Kathy, todos tuvieron que pasar a través de ese trabajo, y en tu actuación vas a llegar a algo. Yo he hecho a Bush en una interpretación muy loca (en El vicepresidente: Más allá del poder), y me lo han dicho, preguntado y cuestionado. “Lo hiciste parecer loco”, y bueno, tenés que dejarte llevar. E hice lo mejor que pude.

-¿Qué otros personajes que hayas interpretado en el cine te han llegado o movilizado?

Hamm: De los que interpreté, Don Draper, el de Mad Men está en la cima de la lista. Y el de… Bueno, he hecho muchas películas que nadie ha visto…

Rockwell: Yo tengo un par de esos.

El verdadero Richard Jewell, cuando el FBI lo acusó de colocar artefactos explosivos en el Centennial Park, durante los Juegos Olímpicos de Atlanta ’96. REUTER

-¿El personaje que más te gusta?

Rockwell: Veamos… Me gusta Moon: En la luna, me gustan esos tipos, o el de Sie7e psicópatas.

-Me pregunto si buscan guiones específicamente, o solo leen los que les llegan. ¿Creen que es suerte, o buscan algún tipo de guión para trabajar?

Rockwell: Yo busco las oportunidades de hacer buen material a partir de lo que leo.

Hamm: ¿Si creo que es una coincidencia? Creo que esta película refleja los tiempos que vivimos. Obviamente, alguien me preguntó si podés contar lo que pasa en los Estados Unidos a través de esta película. Y si mirás hacia atrás, en los ’60 y los ’70, y a finales de los ‘70, había buen material, pero en los ‘80 y ‘90 fue diferente y peor.

Eastwood, según contó Jon Hamm a Clarín, “es el más agradable y gentil director que haya conocido”. WB

Rockwell: Creo que ésta es la clase de película que parece surgida de una novela de John Grisham, es un melodrama de la vieja época.

Hamm: Exacto.

Rockwell: Es todo el estilo de filmar de la “vieja escuela”. No hemos visto películas como ésta en diez años. Y la suerte de que tenemos una persona como Clint (Eastwood), que sabe hacer este tipo de películas, y contar historias como ésta, de manera honesta, porque Clint sabe los clisés, la pelota con la que hay que jugar, posee la habilidad para que este tipo de cosas se puedan hacer, y bien. No hace falta tener que ir al cine independiente, o a Sundance.

-¿Cómo es Clint como director? ¿Les pide hacer ensayos?

Ambos: Se retiró.

Rockwell: Viene con un arma calzada en la cintura al set.

Hubo una imponente guardia periodística en la puerta de la casa de Richard Jewell y su madre, Bobi, durante la investigación que realizó el FBI.

Hamm: Es realmente intimidador. No, es el más agradable y gentil director que haya conocido. Nosotros hemos trabajado a lo largo de los años, pero los dos realmente nos sentimos intimidados caminando y entrando al set porque es el fucking Clint Eastwood, ¿sabés? Y luego, un día aparece, y es un maestro, y sentís como que te recostás en una cama cómoda. Y todos saben lo que tienen que hacer, nadie hace nada raro y no hay nada ninguna cosa que sea difícil de manejar. Así, es tan fácil de hacer tu trabajo. Es lo mejor, cuando decís “yo sé lo que tengo que decir”, y no hay distracciones, ni drama. “Sólo hacelo”, eso pasa cuando estás con gente que sabe jugar su juego.

-Clint es famoso por ser un tipo que no le gusta perder el tiempo, y no lo pierde.

Rockwell: Pero tampoco está corriendo, ¿eh?

Hamm: Clint trabaja con gente en la que confía. Lo grandioso, como dice Sam, es que no se apura por nada, es eficiente. Hay en él una eficiencia que entiendo viene de la confianza, tener casi 50 años de carrera como director, y la habilidad de decir “hago lo que quiero”. “No necesito que hagamos esta escena cinco veces más, el sonido está bueno, yo conozco al sonidista, sé que el tipo que hizo el foco lo hizo bien”. Es cool, se siente bien ser actor cuando te dicen “Dale, andá”. Y “Grandioso, lo tenemos”.

-¿Y verdaderamente no sintieron ninguna presión?

Rockwell: El hace las tomas que necesita, a veces hace más de una.

Para Sam Rockwell, candidato a un Globo de Oro este año por la serie “Fosse/Verdon”, Eastwood “mira a los actores y los elige porque le gusta cómo actúan, y sabe qué piensan. Y nos cree, y confía”. WB

Hamm: Pero no es lo usual, porque por la confianza, él cree en el elenco que ha elegido, y contrata a este tipo (por Rockwell), pero naaaah, no es por los premios que él va a ganar, el Globo de Oro…

Rockwell: (Como avergonzado) El mira a los actores y los elige porque le gusta cómo actúan, y sabe qué piensan. Y nos cree, y confía.

Hamm: Eso es un regalo, y un don, porque también él es un actor, lo fue primero. La razón por la que maneja el set como lo hace es porque sabe qué cosas pueden ser distractores. No repite una toma porque no puse o apoyé la taza en el lugar indicado. “Ponelo donde quieras”, no importa, no es lo mismo, pero hace la diferencia. Es tan remarcable en su generosidad.

Rockwell: Cuando hacés tu trabajo, y terminás temprano, todo el mundo trabaja mejor y más feliz, no es que estás haciendo un rodaje de 77 días y es insoportable.

Esta es la quinta película consecutiva que Eastwood toma personajes de la vida real. Y todos han sido, a su manera, héroes. WB

Un asistente entra a la sala y dice la temida frase: “Ultima pregunta”.

Hamm: Entonces, muchachos… (como si él hiciera la última pregunta)

-¿Cuánto creés que cambió la gente frente a estos hechos de atentados, de Atlanta ’96 a hoy?

(Atención: Spoilers en esta respuesta) Hamm: El tipo que realmente hizo esto es un monstruo verdadero. Puso muchas más bombas, en Atlanta, en Georgia, en Alabama, está en el libro, y él esencialmente es antisocial, anarquista, odia al gobierno. No entiendo realmente la insensibilidad de alguien que quiere esto. Ese es el punto, ¿por qué hacés eso? Y es una buena tarea mostrar a alguien que pone una bomba específicamente diseñada para herir a la gente en medio de una celebración como la de Atlanta, y herir y matar… Y tenés a este tipo, Richard, cuyo trabajo es mirar, buscar, encontrar algo sospechoso y salvar la vida de cientos de personas. No sé dónde estamos ni adónde iremos como sociedad, sobre la destrucción de vidas humanas, o por las razones más ridículas por las que pasan cosas que no entendemos. Espero que haya arrepentimientos. Creo que si todos fuéramos un poco más como este tipo, estaríamos todos un poco, un tanto mejor.

Y Hamm remata, mientras estrecha la mano: “Leé el libro, es realmente asombroso y muy bueno”.

LOS ANGELES. Enviado especial

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *