Joaquin Phoenix, el candidato al Oscar que milita ser un antidivo



A los 45 años, el actor fue nominado por cuarta vez al Oscar, esta vez por su desgarradora interpretación del payaso Arthur Peck en Guasón. Y tiene grandes chances de ganarle a Leonardo DiCaprio, un actor famoso también celoso de su intimidad, pero mucho más fácil de leer que él. Joaquin Phoenix no se ajusta a las reglas de Hollywood. No es tanto su talento, sino su manifiesto anti divismo lo que lo hace diferente y controversial. Sus conocidos dicen que es una hermosa persona, pero que como estrella de cine es terrible: no tiene asistente, no usa las redes sociales y no posee un Lamborghini. “Lo tengo en el taller”, ironizó el actor casi con ternura respondiéndole al periodista Anderson Cooper cuando le hizo ese comentario en TV. Lo recibió en su casa en las colinas de Hollywood Hills, de la que no se ve mucho en la nota de 60 Minutos, pero que Cooper asegura “no es una mansión”.

Entonces, ¿qué hace a Joaquin Phoenix tan interesante? Es demasiado simple o demasiado complejo, de acuerdo a cómo se lo vea. Entre la prensa de espectáculos es considerado una figurita difícil, no se abre demasiado y no le gusta dar notas. No lo hace de “divo”, sino de tímido. Eso parece en las pocas entrevistas en las que ha permitido que se conozca algo más de él. En la de Cooper, muy reveladora, explicó también por qué no le gusta ensayar escenas en el set con los otros actores. Le parece que va a sonar falso, que es mejor dar todo en el momento en que las cámaras se encienden sobre él. Su método le da resultados, como emperador, como Jesús, como Johnny Cash o como el Guasón, siempre hay algo extraordinario en su actuación.

En los paneles televisivos de la tarde se mofan de ciertas decisiones que toma, como por ejemplo la de usar un solo tuxedo (uno que le diseñó la hija de Paul, Stella McCartney) en todas las premiaciones en las que está nominado. Lo hace para no gastar recursos, el estado del planeta le duele, es un ferviente ambientalista, en su discursos ganadores, como en el del Globo de Oro, aprovecha para tratar de concientizar sobre lo fuegos que están arrasando Australia, o los terremotos en su devastado Puerto Rico natal. Vegano, agradeció en Los Globo que este año no se hayan usado animales para la cena de los nominados. Un viernes de este enero lo llevaron preso en las escalinatas del congreso en Washington DC por asistir a la protesta en contra del calentamiento global organizada por Jane Fonda.

Convertido en el Guasón. Joaquin Phoenix suele hacer papeles extraordinarios. Foto: Niko Tavernise/Warner Bros. Pictures vía AP

Guasón se transformó en la película más recaudadora en el mundo, dentro de las que no son aptas para menores de 17. Su villano es un personaje oscuro, como muchos a lo largo de su carrera. Arthur Peck es un enfermo mental que se transforma cuando no toma su medicación o cuando recibe bullying en una ciudad grande y hostil. Muchos han acusado a la película de humanizar a un asesino. “La forma en que la toman los espectadores habla más de ellos que de nosotros que la hicimos”, argumenta con razón Joaquin.

Mirá también

Es sensible, como todos en su familia, cuatro hermanos criados por padres pastores religiosos inclinados a las artes y al nomadismo que los llevaron de chicos a Venezuela, México y Puerto Rico, donde nació Joaquin. Su nombre hippie era “hoja”, a sus hermanas se las conoce como “verano” y “lluvia”. El más famoso (hasta ahora) del cuarteto fue River Phoenix, el actor que murió a los 23 de una sobredosis de heroína y cocaína a la salida de un club de Los Ángeles. Joaquin, que estuvo a su lado con 19 años aquella noche del ’93 dice que ellos no sabían que el hermano mayor era tan famoso, aunque ya había sido nominado a un Oscar, y que los helicópteros y el asedio de los paparazzi no le permitieron hacer su duelo como correspondía.

Joaquin, con su hermana Rain Phoenix (o “Lluvia”): Foto: Jordan Strauss/Invision/AP

En pareja con la actriz Rooney Mara, llevando una vida de muy bajo perfil, es sólo cuando se destaca que vuelca los reflectores hacia él. Su problema es que no le resulta muy difícil destacarse. Es un círculo vicioso con el que va a tener que aprender a convivir.

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *