Jey Mammon: el actor con menos filtro de la tele



Jey Mammon podría ser el actor más incorrecto de la televisión. Y por partida doble: por él mismo y por su personaje de Estelita, que es un infaltable en cualquier espacio donde lo convoquen. Jey es ahora una de las caras de Modo Noche (lunes a viernes a las 23.30 por América), el ciclo que conducen Agustín Neglia y Sofía “Jujuy” Jiménez, haciendo lo que mejor sabe: provocar desde el humor.

De a ratos, en la mesa al estilo panelista comenta las notas e informes de actualidad que presenta el programa. Y como Estelita entrevista a los invitados. En cualquiera de los dos roles, pareciera que Jey es capaz de decir cualquier cosa.

“Desde mi visión, yo siento que puedo decir lo que quiero. Cuando pasan los informes es lo mismo que cuando miro televisión en casa, no pienso mucho, digo lo que me sale”, dice.

Jey Mammon desdoblado en su alter ego, Estelita.

Esa actitud desenfadada se potencia con Estelita.”Con la peluca y los anteojos, me desdoblo realmente. Ella tiene inquietudes que yo no tengo. De alguna manera es mi alter ego, es como tener una mamushka dentro de otra, pero la esencia es la misma”. Y da un ejemplo: “Yo a Pepe Cibrián no lo conozco, pero Estelita, sí”.

Quienes convocan a Jey Mammon para cualquier proyecto saben que con lo que se pueden encontrar. “Confían, pero sé que a veces les da un poco de miedo o vértigo. Y no me gusta que me subestimen, porque yo sé cuál es mi límite”, asegura.

Es por eso que, entre chiste y chiste, aparece algún bocadillo serio y contundente sobre algún tema.”Puedo apelar a la ironía y llegar hasta el borde, pero sin malicia. Siempre con respeto y admiración”.

Tal vez esa sea la razón por la cual los invitados de Estelita no se ofenden con las barbaridades que les pregunta. “Yo arranqué en el under y sé lo que es romperse el lomo. Y también tengo en claro hasta dónde se puede llegar según el horario y el lugar. No es lo mismo en teatro que en radio o tele”.

La autenticidad es otra de las claves para que su humor ácido y al filo de la navaja no se desbande del todo. “Jey también es un poco un personaje. Pero empiezo por reírme de mí mismo. Entonces podés reírte de los demás, si encontrás una empatía por lo bizarro”.

Jey asegura que la clave es tomarse el rol como un juego sin dejar de lado el profesionalismo. “Para que haya desorden tiene que haber un orden previo. Todos se imaginan que soy un bardo, pero no es así. Me quedó algo del catequista que fui. Soy muy metódico, escribo mis guiones, me organizo”.

Esa delgada línea que Jey se cuida de no cruzar (aunque no se note) no se puede falsear. Es auténtica o nada. Por eso la efectividad. “De alguna manera es como si leyera el inconsciente colectivo que dice en voz alta lo que muchos piensan”.

“No sé si es porque es verano o qué, pero en Modo Noche me dan espacio y me siento muy cómodo y libre. Me gusta acompañar, porque cuando otros conducen, te liberás un poco”, dice. “Soy feliz cuando en los trabajos hay buena onda como en este equipo. Y además me encanta trabajar en la tele, siempre estoy muy relajado”.

Mirá también

A la par de Modo Noche, Jey participó del reality Divina Comida (por Telefe) junto a otros famosos. Y sigue con su programa de radio en la Rock & Pop. “Tengo algunas propuestas de teatro para hacer este año, pero no sé si tengo ganas. Ya veré”.

Mirá también

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *