Jennifer Lawrence y un negocio inmobiliario que le salió mal



La actriz Jennifer Lawrence consiguió un comprador para su lujoso departamento en el codiciado barrio de Upper East Side de Manhattan, Nueva York. Aunque la operación significó unos cuantos millones de dólares para la protagonista de Los juegos del hambre, no fue exactamente un éxito.

En agosto de 2016, Jennifer Lawrence compró la propiedad por más de 15 millones de dólares. En julio de 2019 la puso en venta por 14 millones y al no encontrar comprador, en diciembre el departamento ya estaba a 12 millones. El precio fue en continuo descenso hasta la semana pasada, que finalmente encontró un nuevo dueño.

El inmueble cuenta con 1.200 metros cuadrados y la gran joyita es una terraza de dos pisos, que la inmobiliaria describía como un parque privado en el cielo.

Jennifer Lawrence vendió un departamento y perdió más de tres millones y medio de dólares. Foto: Joel C Ryan/Invision/AP

A la propiedad se accede por un ascensor con una antesala privada. Tiene techos altos, ofrece una vista de 360 grados sobre Nueva York a través de enormes ventanales, cuenta con una suite principal y enorme vestidor, salón con chimenea de piedra caliza y cocina con una gran mesa en el medio.

Si bien la identidad del comprador no trascendió y tampoco la cifra exacta, sí se sabe que hizo un excelente negocio y la actriz perdió casi tres millones y medio de dólares. Ahora el nuevo propietario podrá disfrutar de un edificio que dispone de seguridad las 24 horas, instalaciones para hacer ejercicio, incluido un equipo especializado para entrenamiento de triatlón, sala de juegos y un teatro.

Jennifer Lawrence y un nuegocio fallido. Foto: AFP/ Daniel Leal-Olivas

Lawrence todavía mantiene su departamento en uno de los edificios favoritos de las celebridades en el barrio Tribeca. La actriz lo compró en 2017 y vivió poco tiempo en ese lugar. Prefiere alquilarlo por 27.500 dólares al mes.

Los negocios inmobiliarios son una actividad corriente para Lawrence. En enero compró a una mansión ubicada en Los Ángeles por ocho millones de dólares. Antes perteneció a la actriz Jessica Simpson.

Mirá también

La ganadora de un Oscar y un Globo de Oro por El lado bueno de las cosas, anunció que trabajará con Adam McKay en la comedia Don’t Look Up para Netflix.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *