J Balvin se confiesa: Super Bowl, poder latino, depresión, tabúes, machismo y reggaeton



Wynwood es el barrio más colorido de Miami. Como una gran galería al aire libre, cada fachada contiene un mural. Las obras son impresionantes. El arte callejero convirtió a esta zona, originalmente latina, en un polo cultural. Hay salas de exposición, museos y estudios de grabación. Wynwood es el lugar que J Balvin eligió para presentar su nuevo álbum, Colores, que este viernes 20 de marzo se lanza a nivel mundial, y hablar de lo que él llama el Latino-gang (en estricto español la traducción sería “pandilla latina”).

El reggaetonero colombiano es hoy uno de los artistas latinos más populares del mundo. Solo por citar un dato, encabeza el ranking de los latinos más escuchados en Spotify de 2019 y llegó a estar N° 2 a nivel mundial. Colores es su sexto disco y el primero que graba exclusivamente solo. Sin la participación de otras figuras. El disco está producido por Sky & Tainy y se compone de diez canciones. Cada una lleva el nombre de un color. Algunas, como Blanco o Morado ya fueron presentadas como singles. Entre las dos suman 240 millones de visitas en Youtube.

J Balvin recibe a Clarín y se presenta como Jose (con acento en la o). Está vestido de rojo, con el pelo platinado y lleva las mismas gafas rectangulares que usó cuando bailó con Jennifer López en el entretiempo del Super Bowl. “Fue uno de los momentos más felices de mi vida, estoy súper agradecido. Un momento para la historia de la música, para mi historia personal y para los latinos”, dice el colombiano sobre ese momento.

J Balvin en estilo “latino-gang”, , como él mismo se define. (Foto: Gentileza Prensa/Gretel Pla)

–Hablaste del “latino-gang”, un término que venís usando hace tiempo, ¿qué significa?

–El “latino-gang” somos nosotros, todos los latinos con nuestro estilo, con nuestras ganas de salir adelante, con lo que somos. Con una cultura muy bonita, muy especial. Creo que nos tenemos que sentir orgullosos de lo que somos.

–¿Algo de eso está expresado en Colores y por eso el nombre del álbum?

–Sí, claro… absolutamente. Lo que queremos mostrar en el álbum son los diferentes colores, los diferentes gustos, las diferentes vibras que hay, sonidos.

–En la época del streaming seguís apostando al disco…

–Sí, cien por ciento. Creo que el álbum es una gran oportunidad para demostrar de qué estás hecho, cómo quieres que te vean y qué quieres tú que el público sienta de parte tuyo. También cómo puede llevarse a cierto nivel la parte visual, por ejemplo, la colaboración de Takashi Murakami, el artista que nos hizo la temática con las flores, y poder elevar la cultura desde la parte visual, musical y artística. Presentarle a los niños, a la juventud y a la gente que nos sigue un acceso al arte. Si tienes el álbum físico puedes tener ese acercamiento a tener una copia original de ese artista como es Murakami.

–Y siempre fiel a la música en español…

–Me encanta. Hemos demostrado que el español es el segundo idioma más comercial del mundo. Nuestra música es la segunda más consumida. Estamos en los primeros lugares a nivel mundial con el español y hemos llegado a los lugares y a los eventos que antes eran imposibles en español. Hemos tocado y hecho colaboraciones, momentos e historia en español. Creo que esto es sólo el comienzo.

–¿Qué pensás sobre el reggaeton, el rol de la mujer y la deconstrucción del machismo?

–Yo creo que eso ya es un concepto muy viejo. Si no, ya hubiéramos desaparecido del mercado. Más, en un momento donde las mujeres están fuertes y con tanto poder y con tanto movimiento que hay. Ya nuestro género estaría totalmente muerto con esas letras misóginas o de discriminación. Yo creo que ya estaríamos desbarrancados. Creo que ese es un punto de vista un poco anticuado del género y viejo que se tenía, y ya no. Pienso que ha evolucionado mucho en cuanto a lo que he llevado también: solamente amor y respeto para la mujer.

–En Colores no hay colaboraciones de otras figuras de la música, ¿es una manera de reivindicarte como artista?

–Es una manera de creer en mí mismo. De hacer creer y en no mal acostumbrar al público de que siempre tienes que verte con alguien. De creer en lo que tu haces, en tu color, en tu sonido. Enamorarlos. Vamos por esa tarea, esa misión. Si salimos campeones de este álbum, que tengo mucha fe que pase, es un gran paso a volver a creer en ti, en tu propia música, solo. Sin que sean malas las colaboraciones, porque esa es también la gracia que tiene nuestro género: que nos ayudamos. Pero volver a crear esa fuerza de “aquí estoy yo y esto es lo que hago”.

–¿Este álbum te representa al ciento por ciento?

–Sí, porque amo el arte, la música, el diseño, la parte visual, la parte creativa de los videos junto a Collin Tilley. Es un álbum que tiene lo que yo quisiera mostrar que es el “latino-gang”. Tiene un lifestyle.

–Sos uno de los artistas más exitosos del momento pero igualmente no tenés problemas en hablar de los estados de ánimo, la depresión. ¿Cómo se vincula el éxito y ese tipo de patologías?

–Creo que lo más importante es humanizar a los artistas. Detrás de J Balvin está Jose, y Jose es primero que J Balvin. Obviamente, como ser humano hay quienes hemos sufrido momentos oscuros, las enfermedades mentales, por decir y quitar ese tabú. Quitar el tabú frente a la psiquiatría y entender que hay desbalances químicos, también, que se salen de nuestras manos. Pero hay que quitar ese tabú; yo también tenía ese concepto de que “no voy a ir al psiquiatra porque no estoy loco”. Y terminas entendiendo que el cerebro es un órgano como lo es el corazón, y cuando necesitas ayuda, necesitas ayuda. Entonces, hay que mostrar eso, darle cara y darle luz y esperanza a quienes necesitan y no saben que están pasando por una ansiedad, una depresión o un problema bipolar. Hay tantas situaciones…

–¿Por qué crees que sigue siendo un tabú?

–Creo que es algo cultural. Son tantos años que se ha hablado y visto a la psiquiatría como si fuera de locos, que es un proceso también desmitificar eso. Y en lo que yo pueda dar luz al mundo, contarle, darle una esperanza y decirle que hay ayuda profesional y que sirve… Los problemas de salud mental son una realidad y crecen.

–Si volvés a hacer colaboraciones con otros artistas, ¿te gustaría hacer algún tema con un artista argentino?

–En Oasis tuvimos un tema junto a la leyenda de Enanitos Verdes, Marciano Cantero. Fue brutal. Me encanta hacer esas colaboraciones. Creo que fue una de las que siempre quise hacer. Pero también hay artistas urbanos de trap muy buenos en Argentina, como Cazzu, que también es una amiga, y con ella también quiero colaborar y seguir haciendo crecer el movimiento.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *