I May Destroy You, la serie que se ocupa más de la víctima que del caso



Lo mejor de esta serie es que no persigue el impacto, ni baja al subsuelo de las emociones, si se enmarca en la solemnidad. No es un ensayo con alma de denuncia, tampoco. I May Destroy You cuenta un abuso sexual. Y quien lo cuenta, en nombre de la ficción, es quien lo vivió en carne propia. Pero Arabella, tal el nombre del personaje, no pretende ser Michaela Coel, su creadora, la actriz y guionista que lleva las riendas de la historia.

Si bien ella, carismática, creativa, pintoresca y aguda, se animó a llevar a la pantalla su terrible experiencia, decidió hacerlo un modo más contextualizado, poniendo el foco en cómo se reconstruye eso que pasó y cómo se sigue después de eso. Y le puso humor a algunos de sus días.

Estructurada en 12 episodios -se emiten por HBO y también están disponibles en HBO Go y en Flow-, la serie no se acomoda fácil en el molde del drama. O no se acomoda sólo en ese molde. Así decidió Coel, con valentía y con oficio, que buena parte de su vida llegara a la ficción, sin ser una biopic.

“I May Destroy You”, serie creada y dirigida por Michaela Coel que se puede ver en cable y en streaming.

La historia comienza cuando Arabella, una chica que sabe comunicar en redes y escribir situaciones propias y ajenas, tiene que encarar el borrador de su nuevo libro y frente a las musas esquivas se va a vivir la noche. Y vive una pesadilla. Pesadilla que, frente al espectador, reconstruye con las hilachas del recuerdo, una herida en la cara y un alma hecha pedazos. Y, lejos de negar, va al frente.

Ahí radica otro de los aciertos de esta ficción británica que en Europa se estrenó por HBO y por la cadena BBC One: el viaje que propone en el tiempo en busca de la verdad. Y lo hace del modo en el que puede, viviendo el día a día, sin perder de vista jamás las consecuencias de ese abuso sexual, pero matizando con lo cotidiano.

Se puede decir que I May Destroy You cuenta la vida, toda, de Arabella, con lo bueno, con lo malo, con lo que recuerda y con lo que olvida. ¿Lo olvida o no lo recuerda?

La serie creada por Michaela Coel también pincela cómo vive, en general, una generación en la Londres de estos tiempos.

La serie también les dedica tiempo a sus dos amigos íntimos, Terry y Kwane, cuyas vidas sirven para pincelar cómo vive, como sufre, cómo goza y cómo se reinventa esta generación. En ese caleidoscopio de fotogramas, la ficción se pierde de a ratos, y de a ratos también le cuesta volver.

En ese sentido, la aguja de la calidad, de la tensión narrativa y del interés entra en vaivenes. Tiene capítulos impecables, generalmente los que se ocupan del abuso y zarandeo de emociones de Arabella (en un enorme trabajo de Coel), y otros, los más livianos, que dan ganas de acelerarlos con el control remoto.

El resultado termina siendo bueno, pero no siempre la inclusión de lo cotidiano como ingrediente fresco termina completando un plato sabroso.

Ficha

Calificación: Buena

Protagonista y creadora: Michaela Coel Emisión: HBO, HBO Go y Flow. Son 12 episodios que rondan la media hora. Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *