“Hoy todos los pibes que rapean en los barrios están haciendo cultura”

La Argentina tiene grandes talentos por los que se nos reconoce en el mundo. En el fútbol, el indiscutible Messi, en el Vaticano está el Papa Francisco. Y, a riesgo de parecer exagerada su inclusión entre estos nombres, en la música de la nueva camada de artistas jóvenes con fuerte pisada internacional se puede comenzar a incluir a Duki. ¿No será mucho?

Lo cierto es que este viernes 18 de marzo ‘el Duko’ lo hizo de nuevo. Ante la mirada de más de 100 mil personas, presentó en el festival Lollapalooza 2022 Temporada de Reggaetón, el disco con el que explotó todos los charts y volvió a demostrar por qué es el número uno del género.

Con un setlist memorable y con Emilia Mernes de invitada, el artista brindó un espectáculo sin igual mostrando su último álbum que sigue siendo furor a nivel mundial y fue disco de oro en Argentina y España el día de su lanzamiento con más de 70 millones de streams por los hits Ley de Atracción y Unfollow.

Duki  dio un show ante 100.000 personas en el Lollapalooza Argentina. Foto: Emmanuel Fernández

Duki dio un show ante 100.000 personas en el Lollapalooza Argentina. Foto: Emmanuel Fernández

Lollapalooza encendido con Duko

Con las primeras estrofas de Hello Cotto, el público estalló y comenzó a agitarla como si fuera la última vez, pero no. Hay Duko para rato y este es su momento, su auge y su punto de inflexión. Emocionado, en el medio del show, agradeció: “Ustedes fueron los primeros en creer en nosotros, en las nuevas generaciones, muchas gracias por el amor”.

Sonaron todos sus éxitos que que lo convirtieron en un fenómeno internacional y con los que sigue posicionando al movimiento urbano argentino a nivel global, tales como Tumbando el Club, She Don’t Give a Foo, Hitboy y Malbec.

También hubo lugar para canciones que ya son himnos en sí mismos Top 5, Yin Yan, Además de mí, Como si no importara y Esto recién empieza. Estos últimos dos acompañados de Emilia en escena. Qué dupla.

Duki, en el atardecer mágico de Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

Duki, en el atardecer mágico de Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

El Hipódromo de San Isidro se agitó de lo lindo con su presencia. Sus seguidores son de ámbitos y edades variadas, pero con un denominador común. Todos quieren convertirse en documentalistas de lo que sucede, sacan sus teléfonos, los alzan al aire y se llevan el recuerdo de lo que fue una tarde mágica donde el sol ya caía en el horizonte y la noche empezaba a traer la oscuridad del trap.

Haciendo cultura

Post show, Duko recibió a Clarín en sus camarines para dialogar del concierto y de cómo ve la escena del ascendente movimiento urbano.

– ¿Cómo ves la escena local, con cada vez más jóvenes que se animan a hacer freestyle y a meterse en el género urbano?

-A mí me encanta, la verdad. Creo que con el rap y el trap siempre hubo un gran estigma, que era como que ‘no, estos son hijos de los yanquis’ y para mí nada que ver. Todos aprendimos lo que aprendimos de alguien más, por qué le vamos a poner bandera.

Multitud y pantallas, en el show de Duki en Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

Multitud y pantallas, en el show de Duki en Lollapalooza Argentina. Foto Emmanuel Fernández

Y sentir que en la Argentina, en todas las esquinas o en todos los barrios, están saliendo pibes que rapean es cultura. Ya no es sólo música, no es sólo un género, es cultura. Es gente viviéndolo, gente entendiéndolo, haciendo, mejorando y viviendo por eso y para eso.

Entonces creo que lo más zarpado es eso, saber que estamos haciendo cultura, que los pibes hoy en día nacen y a los 5, 6, 7, 8 quieren o cantar o rapear. Antes, en la Argentina hubo mucho tiempo que era de ‘sos futbolista’ que era como que era el sueño del pibe. Creo que está buenísimo, hay más oportunidad y hay que aprovecharlo.

Mauro Ezequiel Lombardo, más conocido como Duki, es el argentino número uno en el movimiento urbano. Tema que saca, tema que es hit. “Colta”, diría él. Sus tracks son challenge en las redes sociales, temón en los boliches y traspasan todas las fronteras, el Duko impone sus propias señas y lenguaje. Él sabe conectarse con “su gente bonita” como nadie lo hace.

El famoso “skere”, el actual “pegado” y tantas otras expresiones del lunfardo que hoy los millennials y centennials usan nacen ahí. De los modismos que hoy los pibes imitan de sus ídolos que nacieron -particularmente- en los barrios rapeando en las esquinas o tirando barras en las batallas de rap.

Rapero y compositor argentino, salió de las competencias organizadas en el Parque Rivadavia, en Caballito, donde se destacó por su rapidez mental al poder concatenar frases que tengan sentido, ritmo y elocuencia. Freestylear no es para todos. Es un ejercicio que nació en las plazas y hoy ayuda a muchos artistas, como el Duki, a componer temas de trap en tiempo récord.

Trap al palo. Duki, en el Lolla, Foto Emmanuel Fernández

Trap al palo. Duki, en el Lolla, Foto Emmanuel Fernández

Hoy la música de esta camada de artista sale tan rápido como los fast food. Se viraliza, se consume, se baila en TikTok, se reacciona con videos de streamers en Youtube, se come, se devora y cuando te das cuenta, ya salió el próximo hit. La vorágine de las redes sociales y el hambre de los chicos por consumir nuevos temas va tan rápido como la carrera de ascenso de Duki que pasó -simbólicamente- de andar en un Fitito a manejar una Ferrari.

De los primeros hitboys

Perteneció a la primera ola de “traperos estrellas” que se engendraron en El Quinto Escalón y que hoy tienen la dicha de poder vivir de lo que siempre quisieron: la música. Otros ejemplos de éxito son Trueno, Khea o el gran Paulo Londra.

Hoy él maneja sus tiempos y no se casa con ninguna discográfica de las grandes, los tiempos cambiaron y hoy ellos van a él, con sus reglas y sus pedidos. El Duko sabe bien lo que vale y no se regala a nadie.

El 2016 logró su primer oro en las batallas de El Quinto Escalón y ahí comenzó su popularidad a crecer más allá del nicho en el que se movía. Su flow era indiscutible. Duko tenía un ángel y demonio que hacían que todo fluyera de la mejor manera. No es casual que tenga tatuaje de ambas figuras en su cara. “Modo Diablo” es su marca registrada.

Su victoria fue una catapulta a una oportunidad que no podía dejar pasar. De la mano del primer sello discográfico que supo potenciar a los primeros traperos -Mueva Récords de Omar Varela- sacó su primer sencillo en el 2017. Ese año nacería una leyenda en la rubro urbano que continúa hasta hoy.

Duki juega con sus propias reglas en la industria musical. Foto Emmanuel Fernández

Duki juega con sus propias reglas en la industria musical. Foto Emmanuel Fernández

El himno del trap

She Don’t Give a FO es el himno del trap, es un sentimiento colectivo, es el tema que aún -después de cinco álbumes- se sigue posicionando en el top 5 de los temas más populares de Duki en las plataformas digitales.

– ¿Por qué creés que She Don’t Give a FO es el tema que sigue sonando a pesar de los años y es el tema más elegido?

– Porque claramente de todas mis canciones es la que más sentimiento tiene. Fue una canción que nace un poquito del desamor, de un amor no correspondido, difícil, conflictivo y en ese momento la verdad es que me enamoré bastante. Todo ese dolor lo saqué en esa canción y creo que lo que pasa es eso. El amor es una de esas energías con la cual uno puede empatizar muy rápido y entenderla. ¿Viste?

– ¿Por qué el amor?

– Por ahí si yo te hablo de mi vida, de dónde nací, no toda la gente se va a sentir identificada, pero con el amor sí, porque todos nos enamoramos. Todos amamos. Entonces el amor y esta tristeza, esta melancolía, son sentimientos que generan mucha empatía y que hacen que mucha gente se sienta identificada y creo que por eso She Don’t Give a FO es lo que es.

De lo que habla el Duko es de la identificación. La clave del marketing, la clave de todo producto nuevo que se lanza al mercado. Si al saberlo él supo a dónde ir y cómo llegar. “Ya supiste”. ¿Hay algo más genuino que los sentimientos más terrenales y concretos que el amor para transmitir o llegar a más gente? Lo dudo. El amor, como base de todo.

Duki en las pantallas de Lollapalooza Argentina. Foto Martín Bonetto

Duki en las pantallas de Lollapalooza Argentina. Foto Martín Bonetto

El amor hecho canción

Duki es amor. Inspira amor y es un fiel defensor del mismo. Detrás de tantos tatuajes y su “cara de malo”, hay un chico sencillo, tierno y con ganas de expresar su arte. “Vos lo ves en los videos de trap, con las cadenas, el trap oscuro y parece que está enojado todo el tiempo, y él en verdad es un amor”, cuenta la artista pop Emilia Mernes.

“Es como un osito, todo tierno. Yo lo amo, es espectacular y él me dice “Emilia, la gente tiene que pensar que yo soy oscuro“, cierra Emilia, quien es su novia y con quien tiene dos temas que son furor en todas las plataformas de streaming: Como si no importara y Esto recién empieza.

El chico de Almagro tiene una “parte oscura” que conforma su identidad y sello de Duki como artista, y una parte amorosa que quizás sale más a flote con los temas que compone y pone en escena de la mano de Emilia.

“Él siempre me dice, ¿le digo a tu público? Él siempre me dice que me ama”, cuenta con un orgullo que rebalsa el pecho de Sandra, y a lo que Duki replica “si sos mi mamá, amen a sus madres cabrones irrespetuosos”, tira con gestito de montoncito Duki a la cámara dentro de su ciclo de entrevistas de Youtube Fideos con Duko, en el que tiene un mano a mano con su madre.

– Cuando cantás con Emilia se revoluciona el público, ¿conocemos a otro Duki ahí, otra faceta tuya musicalmente?

– No, musicalmente no. Es raro saber que hoy nos despertamos juntos y estábamos en el cuarto, y ahora de repente estamos parados adelante de 100.000 personas. Imaginate estar con tu pareja parada así que venía de hablar, de estar hablando algo normal y de repente estás parado delante de bocha de gente. Es raro, es raro.

Lo que me pasa es que en ese momento soy yo, ¿viste? Como que no me sale disimularla ni meterme en el papel de  ‘no, sigo en el show’. Y tampoco por ella, ella la rompe, tiene bocha de escenario entonces yo estoy más como como bueno, viendo cómo llevar la situación.

– ¿Cómo se da ese intercambio a la hora de armar una canción juntos?

– Bien, es re lindo, porque si bien los dos venimos de dos lugares diferentes, hay un lugar donde nos encontramos y a mí ella, por ejemplo, me ayudó mucho con todo el tema de las melodías. Ella canta, canta muy bien, tiene una cabeza distinta y yo venía más del rapear, del fraseo y las barras, y de ese lado también como que nos contagiamos, ¿viste?

A ella le sirvió para componer y escribir mejor. A mí me sirvió para componer mejor desde el lado de las melodías y está bueno, es lindo.

Público fiel. En el show de Duki en Lollapalooza Argentina. Foto Martín Bonetto

Público fiel. En el show de Duki en Lollapalooza Argentina. Foto Martín Bonetto

Su carrera meteórica

Del amor nacieron, justamente, grandes canciones que se coronaron con -hasta la fecha- cinco álbumes. Súper Sangre Joven fue su primer álbum de estudio que reúne Hitboy, It’s a vibe y el hitazo Goteo. Fue lanzado y distribuido el 1 de noviembre de 2019 a través de los sellos discográficos independientes SSJ Records y Dala Play Records.

Dentro de las 10 canciones, se ven colaboraciones que están a otro nivel: Alemán de México, el madrileño C. Tangana, Eladio Carrion de USA, Sfera Ebbasta de Italia y los argentinos Ysy A y KHEA.

Giró por España en el 2018, volvió a dar la nota brindando shows en Valencia, Alicante, Murcia, Málaga, Barcelona y Madrid. En América, se consolidó dando que hablar con su puesta en escena en Uruguay, Chile, Perú, Estados Unidos y México; para luego cerrar la segunda edición del festival de Buenos Aires Trap en el Hipódromo de Palermo. Todo un hitboy. Nunca antes mejor dicho.

Goteo es la prueba de que trabajando duro se llega lejos. En 2020 fue nominada a los Premios Grammy Latinos como la mejor canción del año en la categoría de hip hop. Aunque no ganó, terminó con dos discos platinos en España, posicionándose en el top de las canciones más escuchadas del año.

En el 2020 sacó su primer EP 24 compuesto de 8 canciones. Tuvo allí las colaboraciones de Young Cister, Asan, Big Deiv, Kidd Keo y Juicy J.3​ El EP fue lanzado día del cumpleaños número 24 de Duki, de allí el origen de su nombre.

En el 2021 llegó Desde El fin del mundo, su segundo álbum de estudio que incluye 18 canciones y con la participación de Ysy A, Rei, Lucho SSJ, Farina, Lara91k, Asan, Bizarrap, Neo Pistea, Khea, Pekeño 77, Mesita, Ca7riel, entre otros artistas.

Reconocimiento y agradecimiento

Las canciones Malbec, Pintao y Cascada debutaron en el Billboard Argentina Hot 100, con la primera en al puesto 17 y siendo la mejor posicionada de la lista Argentina Hot 100. .

También en el 2021 Duki presentó su disco Desde el fin del mundo con un histórico show filmado y transmitido en vivo desde el Glaciar Perito Moreno. Un logro de producción y de trabajo duro sin dudas.

Su último trabajo, Temporada de Reggaetón, tiene el “temardo” Top 5 que es el tema más popular en Spotify de lo más nuevo que sacó el artista.

Para arrancar el 2022 con todo, Duki y Emilia brindaron un show único interpretando una de sus canciones en la entrega anual de los Premios Lo Nuestro en el FTX Arena de Miami, Florida.

– ¿Qué aptitudes o características creés que tiene que tener un artista para trabajar y armar un tema con vos?

– Que le guste la música, que sea buena persona, que sea respetuoso. Yo si me junto con alguien en estudio y veo que es medio agrandado, que tiene algún aire que no me gusta, no jodo. Me gusta la gente simple que le gusta la música como me gusta a mí, pero la verdad es que tampoco soy muy rebuscado para esas cosas.

Me sorprende bastante y me gusta mucho lo que hace la gente, me gusta mucho todo lo que es la música. Entonces por ahí se sienta alguien, toca dos teclas y yo ya estoy diciendo ‘No, qué bestia’. Que parece una boludez, pero bueno, a mí me transmite mucho la música.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *