Hombre buscando mujer: “Yo te muestro, vos me mostrás”



Entre los diez tips fundamentales en la historia de la lucha por la igualdad de género deberían figurar las citas a ciegas. Lo decimos después de navegar un mes en distintas aplicaciones. Un hito en la materia es que el hombre no sólo puede pedir imágenes, sino que en cuestión de días pasa a ser cosificado con idéntica aptitud. “Sin foto, no respondo”. En sus perfiles, las mujeres repiten esta leyenda hasta el cansancio.

La industria de la cita a ciegas o páginas de encuentros demuestra que los viejos roles no colapsan, sino que, en todo caso, cambian de manos. Hay una señora cuyo nick es PauVirgo que pide seriedad aclarando “cero touch and go”. Además pretende un “compañero de ruta que sea conversador, inteligente, atractivo”. Y que mida “más de un metro setenta”.

Nunca hemos salido de levante con tantas mujeres tan predispuestas. Le ponemos corazoncito a casi todas. Tiramos un súper mediomundo al mar de ofertas. En este momento, 46 mensajes esperan en el correo de Contactos Sexuales, mientras que en la página de ZonaCitas hay 4.564 mujeres online.

Mirá también

Con una tal Pili estamos más avanzados que con Dolce, que pese a ser “sociable”, según su perfil, responde poco y monosilábicamente. Nota al pie: para estas líneas usamos el “nosotros” inclusivo en busca de empatía y complicidad. Todos sabemos de qué hablamos cuando hablamos de Tinder.

Off line, Dolce sería la rubia de la barra que te asqueroseaba sin parar cuando vos tratabas de impresionarla con las All Star color mostaza. Si Dolce es la relación “tóxica” que maneja Stamateas, Pili, en cambio, fluye como la modernidad líquida de la que hablaba el sociólogo Zygmunt Bauman.

-Sacate una foto ahora que es de noche. Mandás sol y te bloqueo inmediatamente!!!

Estas son las directivas que nos puso Pili antes de entablar la relación y pasar al WhatsApp para hablar sucio y ponernos hot.

-Yo te muestro, vos me mostrás. ¿OKA?

Valeria Enriquez es asesora virtual en el rubro de citas. “Las mujeres buscamos nuestro candidato desde lo puramente físico en una primera instancia”, dice desde @modocasting

Valeria Enriquez es asesora virtual en el rubro de citas. En su CV consta que fue actriz de reparto de Tango feroz. Desde Instagram creó un alter ego llamado Vera.

Mentira que el humor no tiene límites. Limita -y muy seriamente- con la realidad. Valeria se toma el asunto con humor, que es una manera más de hablar de todas las cosas.

“Las mujeres buscamos nuestro candidato desde lo puramente físico en una primera instancia”, dice arrojando la primera piedra.

Su personaje en @modocasting busca afanosamente un hombre monógamo, con hijos criados, que la quiera bien y la pretenda a la antigua.

“¿No somos nosotras las que hablamos de manera despectiva llamándolos chongos? ¿No somos nosotras las que dudamos de su virilidad cuando los vemos medio coquetos? ¿No estamos buscando también un hombre que nos haga un refresh sexual? ¿No descalificamos al tipo que no cumple con nuestras expectativas diciéndole pito corto?” 

Mirá también

Las páginas de citas a ciegas militan la igualdad con estatuto propio. La impunidad del nickname, el anonimato parcial y la virtualidad hacen que todos seamos iguales ante la ley (de la imagen), y debamos tener un book actualizado. Curioso que Rita Segato aún no le haya dedicado ni una línea al asunto. La equidad nunca se vio tan poderosamente plasmada. “Sólo respondo perfiles con foto”. Lo impone Dolce dejando en claro el parecer de más del 50 % de las mujeres de Zonacitas.

Sin foto ni empiezan a hablar. Podrás ser un copado bárbaro. Podrás ser un premio Nobel de la Paz. Pero sin foto, ni un “hola”.

Otra estrategia de emancipación frecuente: si la foto no gusta, a la primera de cambio habrá una excusa –un enojo improbable- y a bloquear se ha dicho.

La mujer de las 326 citas a ciegas en siete años, LadyB76, nos habla de su dilatada experiencia: “El hombre no es de bloquear. Eso lo hacemos nosotras. Los varones aprovechan todo lo que pueden. Exprimen cada oportunidad. Son capaces de chatear con una mina que vive en San Rafael, Mendoza, y hasta fantasear con viajar”.

Gracias a Contactos Casuales, ContactosSex, Badoo, Tinder, Happn, etc., se han realizado avances más que significativos en la lucha de oportunidades.

Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina, jodidamente educados con la lencería de Araceli González en afiches callejeros, ahora estamos expuestos, teniendo que hacer nuestros propios álbumes de fotos y mirándonos al espejo más de la cuenta, o preguntándonos qué modelo de camisa nos queda mejor.

Los sitios y aplicaciones de encuentros permiten que la mujer cosifique con idéntica aptitud que el hombre. “Sólo respondo perfiles con foto”. Lo deja en claro alrededor del 50 % de las mujeres.

Concursar en estas aplicaciones nos lleva a descubrirnos por fuera y a estar pendientes de la posibilidad -cada vez más presente- de decepcionar. Alejados de cualquier síntoma de metrosexualidad, igual aprendemos que la imagen, para ellas, también es casi todo.

El teléfono de línea ahora es tan íntimo como nuestra genitalidad.

Con Pili pasamos del chat, al WhatsApp y de ahí al fijo. No salteamos etapas y ya tenemos más horas de navegación que el Almirante Irízar.

Punto y aparte: jamás nos vimos la cara en vivo y en directo.

Nos escuchamos, nos leemos, sabemos de nuestros hijos, debatimos sobre la educación pública, nos pasamos canciones por celular. Tenemos hasta escenas de celos: “Por qué tardas en constestarrrr!!!”

De todo, menos vernos.

Mirá también

Un día estaba por ocurrir, pero Pili tuvo un percance con unos arándanos que vomitó por la nariz. La pizza, finalmente, quedó para otro día y así nos fuimos apoltronando en nuestra zona de confort virtual.

¡Qué lindo estar sin estar!

Esta clase de sitios promueve una sensación exactamente igual a la de ese programa que supo conducir Carla Conte, donde había que participar por teléfono y podías ganarte una fortuna resolviendo dilemas para chicos. El problema era que uno debía llamar a un número raro y esperar como un Penélope mientras la factura de Telecom engordaba en euros.

En el menos histérico ContactosSex.com, a los cinco mensajes, pagás o volvés a chatear dentro de una hora. En ZonaCitas, si no abonás el plan mensual, imposible responder a las invitaciones que te hacen.

Lara es otra “docente” del rubro citas. Tiene tres perfiles y nicks diferentes en una misma página. Lara es su nombre verdadero. Un perfil para “hombres”, otro para “lesbianas” y un tercero para “bondage”, práctica sexual que consiste en inmovilizar a una persona usando cuerdas y cosas por el estilo.

“El plan Susanita milf es el que menos me interesa, pero el que mejor funciona”, dice. “La categoría Hombre buscando Mujer es una mayoría absoluta”.

Pili, nuestra larga relación virtual, posa al lado del lobo marino de la rambla marplatense. “Las fotos son nuevas”, aclara hoy rubia y caucásica. Ella responde ante el menor estímulo. Acepta que vive pendiente de la aplicaciones y que les debe bastante: “Tuve una relación de dos años y medio con alguien que conocí en la Badoo”.

Lara: “Mi perfil Susanita milf mide mucho mejor que cualquiera de los otros que tengo”.

Ella tiene una casa en Córdoba y estamos planeando vacaciones juntos. Con Pili nos vamos a conocer en Aeroparque y eso nos resulta fascinante. Mientras tanto, nos escribimos, nos mandamos canciones, memes, fotos y mensajes subidos de tono.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *