Hernán Crespo campeón como DT de San Pablo: la arenga especial para vencer a Palmeiras en la final del torneo Paulista y festejar luego de casi 9 años



SAN PABLO.- Crespizados. Así como se lee, y aunque suene extraño, ese “adjetivo” inventado por los propios hinchas de San Pablo para venerar a Hernán Crespo, es el estado que mejor describe hoy al mundo Tricolor, que en la segunda final del Campeonato Paulista y ante Palmeiras, en el estadio Morumbí (habían empatado 0 a 0 en Allianz Parque), volvió a ganar un título tras casi nueve años de sequía (el último éxito había sido en la Copa Sudamericana de 2012), con una victoria de 2 a 0, por los goles de Luan y Luciano.

Más allá de las actuaciones fundamentales de jugadores como Miranda, Luciano y Tiago Volpi en la definición, la mayoría de los cánticos de la multitud de saopaulinos que, ignorando los pedidos de su propio club, rodearon el estadio para vivir de cerca el final de una “maldición”, tenían como destinatario al técnico argentino, que llegó a la capital paulista a mediados de febrero y, en poco más de tres meses (21 partidos), ya se metió en el bolsillo a torcedores y dirigentes, sellando su nombre en la historia, en tiempo récord.

Cerca del estadio, en el barrio de Chácara Santo Antonio, zona sur de la capital paulista, André Simoes camina de un lado a otro mientras habla con LA NACION por videollamada. La llamada se pierde dos veces, o tal vez sea él mismo quien la interrumpe, para disimular su llanto emocionado. “¿Sabés lo que nos dio Crespo, que es aún más importante? Nos devolvió la dignidad, nos hizo confiar en nuestro equipo, nos recordó que somos un gigante. Eso no tiene precio”, explicó el economista de 38 años, que comenzó su fanatismo por herencia paterna, mientras era un niño, con los múltiples éxitos del equipo dirigido por Telé Santana a comienzos de los 90′ (bicampeonato de Libertadores incluido), donde jugaban Raí, Cafú y el arquero Zetti, entre otros.

En los primeros años del Siglo XXI, Sao Paulo siguió cosechando títulos. Levantó su tercera Libertadores en 2005, de la mano de Paulo Autuori (también fue campeón del Mundial de Clubes, venciendo a Liverpool por 1 a 0), y fue tricampeón brasileño entre 2006 y 2008, con Muricy Ramalho en el banco. Sin embargo, el goteo frecuente de trofeos se interrumpió en 2012. Y no volvió a abrirse hasta hoy. La sed comenzaba a enloquecer.

Los jugadores de Sao Paulo celebran después de ganar el partido de vuelta de la final entre Sao Paulo y Palmeiras como parte del Campeonato Paulista 2021 en el Estadio Morumbi el 23 de mayo de 2021 en Sao Paulo, Brasil.Alexandre Schneider / Getty Images – Getty Images South America

El “fierro caliente” que asumió Crespo en febrero de 2021, tras ganar la Sudamericana con Defensa y Justicia, no se reducía meramente a los títulos, sino a devolverle el alma vencedora al Tricolor paulista, algo que históricamente fue parte del ADN del club; cambiarle el pensamiento a millones de hinchas que se habían acostumbrado a perder, eso también formaba parte de la misión. “Siendo sincero, cuando Crespo llegó yo no sabía que era técnico, me había quedado con su imagen de goleador. Hasta ahora no me creo lo que nos está dando. ¿Ganar? Ya ni nos acordábamos cómo era eso, solíamos resignarnos y reírnos de nosotros mismos, como forma de defensa”, explicó Douglas de Sousa, contador y fanático saopaulino, de 25 años.

Lo cierto es que Hernán Crespo conquistó a los dirigentes de San Pablo incluso antes de llegar a Brasil. En los cuatro encuentros virtuales que el técnico argentino mantuvo con el presidente Julio Casares, Carlos Belmonte (director del fútbol profesional), Muricy Ramalho (coordinador) y Rui Costa (director ejecutivo), el exdelantero demostró un perfil estratégico que encandiló al cuarteto; en pocos días y sin demasiadas objeciones, se inclinaron por su contratación en reemplazo de Fernando Diniz, actual entrenador de Santos. “Les dio una clase de conocimiento, no solo sobre el plantel actual, sino también sobre los rivales. Sorprendió a todo el mundo”, dijo una fuente cercana a uno de los participantes en las reuniones.

Hernán Crespo, entrenador de Sao Paulo mira durante el partido de vuelta de la final entre Sao Paulo y Palmeiras como parte del Campeonato Paulista 2021 en el Estadio Morumbi el 23 de mayo de 2021 en Sao Paulo, Brasil.Alexandre Schneider / Getty Images – Getty Images South America

En el centro de entrenamientos que San Pablo tiene en Barra Funda (vecino al predio donde entrena Palmeiras), zona oeste de la capital paulista, Crespo gesticula, usa mucho el silbato, ordena, corre y salta. En el banco de suplentes, sin embargo, suele caminar sereno, gritando apenas en caso de extrema necesidad y evitando ademanes exagerados. Cada vez que tiene que tomar decisiones, suele conversar con su ayudante, Juan Branda, o con el profesor Alejandro Kohan. En las prácticas, suele acercarse también a Gustavo Nepote, el entrenador de arqueros, y presta mucha atención a los datos que le entrega Tobías Kohan, analista de desempeño.

En la comunicación parece estar buena parte de su éxito. El técnico suele dedicar varios minutos a conversar con los jugadores. Además de sus largas charlas con los más experimentados, como Miranda, Eder y, claro, Daniel Alves, a quien pasó del mediocampo al lateral en una decisión que está dando réditos, Crespo se convirtió en una fuente segura de confesiones; el delantero Luciano ya se le acercó para contarle sobre problemas personales y Pablo, su dupla de ataque, uno de los más cuestionados por los hinchas, pareció recuperar la confianza perdida con la llegada del argentino, que suele aconsejarlo con frecuencia.

Liziero de Sao Paulo y Rony de Palmeiras luchan por durante el segundo partido final entre Sao Paulo y Palmeiras como parte del Campeonato Paulista 2021 en el Estadio Morumbi el 23 de mayo de 2021 en Sao Paulo, Brasil.Alexandre Schneider / Getty Images – Getty Images South America

El hecho de intentar expresarse en portugués desde su llegada -un aspecto en el cual mejora día a día, gracias a las clases con un profesor particular- también juega a su favor y suelen compararlo con Jorge Sampaoli, quien casi nunca se arriesgaba fuera de los límites del español, a pesar de haber dirigido en Brasil a Santos y Atlético Mineiro, durante dos años, entre 2019 y 2021. Como retribución a su empeño y dedicación, las paredes que desembocan en el vestuario local del estadio Morumbí están decoradas con una frase del “profesor argentino”: “Donde no llegan las piernas va a llegar el corazón”.

En San Pablo, los bares, que tienen permiso para mantenerse abiertos hasta las 21hs, volvieron a ser dominados por hinchas del Tricolor; una imagen que ya fue muy común, pero que no se veía desde 2012. Fuegos artificiales y gritos marcaron la tarde del domingo, escenas de otros tiempos.

Quienes, a pesar de las ganas de salir, decidieron mantener los cuidados y quedarse en casa, no ahorraron en emociones y cantaron u ondearon banderas desde sus ventanas. “¡Lloré de emoción con el gol! Crespo y su equipo técnico llegaron con la misma sed que tenía San Pablo, eso hizo que en poco tiempo se genere una identidad. Él intenta comunicarse en portugués, quiere llegar a nosotros, los hinchas, y lo hace de la mejor manera”, señaló eufórico desde su departamento en el barrio de Limao Marko Mello, diseñador gráfico de 39 años, que vio la final junto a su hijo, Antonio, de siete años, quien vio a San Pablo campeón por primera vez. Ellos también están crespizados, dominados por un hechizo argentino que tiene el poder de despertar gigantes dormidos.

Luan # 13 de Sao Paulo celebra tras anotar el primer gol de su equipo durante el partido de la final de vuelta entre Sao Paulo y Palmeiras como parte del Campeonato Paulista 2021 en el Estadio Morumbi el 23 de mayo de 2021 en Sao Paulo, Brasil.Alexandre Schneider / Getty Images – Getty Images South America

Durante las primeras horas del domingo, San Pablo confirmó la contratación de Emiliano Rigoni, exjugador de Belgrano e Independiente, que estaba en el Elche, de España. El vínculo del mediocampista con el Tricolor paulista se extenderá por tres años. En San Pablo, Rigoni se reencontrará con Martín Benítez, con quien jugó en Independiente (2016-2017). La semana pasada, San Pablo se había asegurado al juvenil delantero uruguayo Facundo Milán (procedente de Defensor Sporting).

Liziero de Sao Paulo discute con Abel Ferreira, entrenador del Palmeiras durante el segundo partido final entre Sao Paulo y Palmeiras como parte del Campeonato Paulista 2021 en el Estadio Morumbi el 23 de mayo de 2021 en Sao Paulo, Brasil.Alexandre Schneider / Getty Images – Getty Images South America

Por primera vez en su historia, el Campeonato Paulista tuvo como finalistas a dos equipos dirigidos por técnicos extranjeros: Palmeiras, del portugués Abel Ferreira, y Hernán Crespo, el argentino que llevó a San Pablo a la conquista de su 22° Paulistao. Además, el torneo paulista volvió a ser ganado por un técnico extranjero desde 1975, cuando otro argentino, José Poy, llevó a San Pablo a vencer a Portuguesa, por penales.

Los argentinos de Atlético Mineiro, Ignacio Nacho Fernández y Matías Zaracho, se consagraron campeones del Campeonato Mineiro tras un nuevo empate, 0 a 0, ante América Mineiro, en el estadio Mineirao.

Los dirigidos por Cuca se quedaron con el título por su mejor campaña durante la fase clasificatoria. Es el 46° torneo estadual que gana Atlético. Además, Nacho fue incluido en la selección ideal de la competencia junto a sus compañeros Igor Rabello, Guilherme Arana (defensores) y Hulk (delantero).

Conocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *