Héctor Larrea ya tiene su libro biográfico: la increíble vida del Señor Radio



Héctor Larrea es el locutor popular en actividad con más trayectoria en la radio argentina hoy. El 30 de octubre cumplirá 82, sigue haciendo aire seis veces a la semana (Nacional) y su libro biográfico era una cuenta pendiente. No quiso escribirlo, pero aceptó que el periodista Martín Giménez lo homenajeara. Así nació Héctor Larrea, una vida de radio.

​Fito Páez, Abel Pintos, Sandra Mihanovich, Juan Sasturain, Jairo, Fernando Bravo, Susana Rinaldi, Alejandro Fantino, Víctor Heredia, Bobby Flores, Santiago Del Moro, Luis Pescetti, Soledad Pastorutti y Eduardo Sacheri son algunas de las figuras que aportan testimonios, anécdotas, vivencias desde el cariño. .

Editado por Gourmet Musical, el texto no está separado por capítulos y sí –en un juego radial- por “bloques”. Son 10 bloques, el primero un viaje a los primeros 20 años de Larrea (desde 1938, año de su nacimiento en Bragado hasta 1958).

Seis décadas de radio y una pasión por el aire que no se apaga.

Uno de los “bloques” destacados es el segundo: Hagámoslo Rapidísimo, la narración de la etapa que va desde 1959 hasta 1968, los inicios de “Hetitor” en el aire y su camino hacia ese “hit” que resultó Rapidísimo, el ciclo de Radio Rivadavia que cambió la historia radial.

“Me subía al camión a las 4 de la mañana para visitar las radios. Cuando podía ahorrar algunos pesos venía en el tren Sarmiento que me dejaba en Plaza Miserere. O tomaba ‘La Floridita’, un micro de larga distancia. Ya en la gran ciudad me movía en tranvía o caminando”, evoca el conductor.

Las tres grandes emisoras que visitaba eran El Mundo (Maipú 555); Belgrano (Ayacucho y Posadas), y Splendid (Uruguay 1237). Todas tenían orquestas estables que tocaban en vivo a la tarde.

El libro se sumerge también en esa primera aventura de Larrea ya con carnet habilitante, en LR9 Radio Antártida, en Arenales 1925. “La radio quedaba en un petit hotel de Barrio Norte. En la parte de atrás estaba Antártida y al frente Mitre. El programa duró un año, iba dos veces por semana a las 9.30. Título más berreta imposible: Musicosas. Pero me sirvió para hacerme conocer y me contrataron para otros espacios. Me ofrecía para trabajar en cualquier lado. Inventaba programas. Me contrató una agencia llamada Cepeda y hacía un microprograma que consistía en presentar un tema auspiciado por jabones Fulton”.

El libro biográfico de Héctor Larrea, de Martín Giménez.

“No sé cómo me animaba pero era mi propio vendedor. Entraba a un comercio y trataba de convencer a los dueños para que me apoyaran en mi locura. No tenía plata para dormir ni para comer pero eso no me importaba. Llegaba temprano y me iba a la noche. Lo que realmente me importaba era pisar una radio. En El Mundo vi a Carlos Di Sarli, en Belgrano a Héctor Mauré, y como también me gustaba el jazz vi a los Swing Timers, la prehistoria del jazz argentino”.

Más allá de anclar en la vida profesional, las páginas tienen una misión más grande, poner en contexto lo que significaba la radiofonía para los hogares argentinos en las primeras décadas. El rol de compañía y educación que jugaba el aparato como objeto adorado por las familias. 

Dice Carlos Ulanovsky en su prólogo que “esa caja de madera, que para algunos es únicamente una disparadora de sonidos, para Larrea fue su inicial mundo fantástico, su avenida asfaltada hacia la imaginación desde las calles de tierra de Bragado”.

Giménez, el autor nacido en Buenos Aires en 1980, periodista y Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UNSAM es un viejo compañero y observador de Larrea, hoy como responsable artístico de Radio Nacional. Su búsqueda hace justicia con el Gran Caballero radial que a esta altura es el vitalicio del aire más querido.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *