¿Habrá shows musicales en la Costa?: las propuestas de un sector en medio de la incertidumbre



En el recuerdo están las fiestas en la playa, la música y esa alegría que se respira en los recitales en la arena Fuente: Archivo

Está por terminar el año y eso da pie al comienzo de una nueva temporada de verano en la Costa argentina. La incertidumbre acerca de cómo será es grande y, en medio de esas dudas, la industria del entretenimiento busca hacerse un lugar. Mar del Plata, Pinamar y Villa Gesell: tres escenarios distintos, pero a la vez muy similares. Allí el turismo busca reinventarse en medio de la pandemia. En el recuerdo están las fiestas en la playa, la música y esa alegría que se respira en los recitales en la arena. En la realidad abundan los signos de pregunta: ¿Habrá shows musicales? LA NACION conversó con representantes de los tres destinos turísticos para conocer cuáles serán las propuestas.

Mar del Plata

El más complicado ante este escenario es Mar del Plata que, acostumbrada a los eventos masivos, venía desarrollando soluciones creativas para un verano atípico, pero debió ir retroceder después de que el Gobierno lanzará la decisión administrativa 2216/2020, publicada en el Boletín Oficial, la cual habilita las fiestas en el territorio bonaerense, pero “con un aforo del 30% en relación a la capacidad máxima habilitada al aire libre y no pudiendo superar el límite de 200 personas en total”.

Este primer impacto golpeó al sector, que había avanzado en propuestas que -por la inversión que requieren- son “inviables” para hacer solo para esa cantidad de personas. De todos modos, la situación se agravó el miércoles 23 cuando el Gobierno dio marcha atrás y decidió que tampoco permitirá las fiestas al aire libre de 200 personas.

Matías Iriarte, responsable de Idear, la cámara de la Industria del Entretenimiento, y del balneario marplatense de Mute manifestó a este medio la gran incertidumbre que tiene el sector ante estas normativas. Tal como contó, desde hacía tres meses venían trabajando con autoridades municipales y estaban en conversaciones con representantes de los gobiernos de Nación y Provincia para plantear una alternativa. “Hoy estamos en una nebulosa, es todo muy incierto”.

Ciro y los Persas en un recital en Mar del Plata, en enero de 2019 Crédito: Mauro V. Rizzi

Al contar con un predio de 18 mil metros cuadrados, en Mute estaban acostumbrados a los eventos masivos de hasta 40 mil personas. De todos modos, este año la propuesta era otra. Aprovechando el gran espacio con el que cuentan, trabajaron en un sistema de 250 burbujas, cada una con un máximo 10 personas, las cuales estarían separadas unas de otras de manera tal que las personas no se crucen. Así, la capacidad utilizada iba a ser menor al 20% y, además, iban a reducir las aglomeraciones con un sistema de horarios de entrada y salida para cada sector.

“Estábamos planteando un escenario parecido al de Congreso, porque la estructura es como la de un anfiteatro”, explicó Iriarte. Además, contó que cada burbuja sería como un VIP, con mesa y sillones -algo así “como un camarote sin techo”- y que las entradas no eran individuales, sino que lo que se reservaba era este espacio privado para 10 personas.

De hecho, ya había entradas a la venta de los shows de aquellos DJ internacionales que habían confirmado su participación, como el chileno Ricardo Villalobos, el alemán Claptone y el dúo ucraniano Artbat (que ya estaba agotado). “Se había señado a los artistas, quienes además tienen una visa de trabajo autorizada por el Gobierno Nacional”, dijo Iriarte, que aclaró que estos espectáculos aún no están cancelados porque, como la normativa se refiere a la nocturnidad, quizás se podrían hacer de día. Lo que sucede es que el costo de traer a estos artistas es tan grande que sería “inviable” hacerlo para solo 200 personas, como había dispuesto el Gobierno. “Con ese límite no se puede pagar ni la estructura”, enfatizó.

Para Iriarte, la imposibilidad de desarrollar este tipo de eventos deja sin empleo a alrededor de 500 personas, cantidad que ellos contratarían para la temporada. Según proyectó, el 2021 también será un año muy complicado para la industria: “La gente vio una ventana en la temporada y, si esa ventana si cierra, prácticamente se quedan dos años sin trabajo. Mar del Plata es la ciudad con mayor desocupación del país. Lamentablemente, siempre estuvo peleando los rankings, pero ahora con la pandemia empeoró”.

En este sentido, contó que la ciudad hoy está inundada de un clima de gran malestar. “Es muy probable que no abra nada en Mar del Plata porque es más barato cerrar que dejarlo abierto. En Navidad, por ejemplo, a modo de protesta no abre ningún local bailable, sala de espectáculos o venue para eventos”, dijo. Además, lanzó: “No tiene lógica: autorizan a los bingos y a los casinos a un 50% de capacidad sin aforo. Ellos trabajan con gente adulta y en lugares cerrados, y nosotros con jóvenes y al aire libre”.

Pinamar, Ostende y Cariló

En Pinamar durante el verano de 2020, Ca7riel y Paco Amoroso, Cazzu y Khea hicieron vibrar a miles de personas en un predio a metros del mar

Lo que resuena como lo opción más viable en las distintas ciudades balnearias es la posibilidad de que los bares, teatros o salones privados inviten a algún músico, siempre cumpliendo los protocolos de reducción de la capacidad del lugar, del máximo de participantes (200) y del distanciamiento social. En el caso de los bares o restaurantes, la capacidad debe ser del 50% y deben tener una habilitación especial de café concert.

Juan Ibarguren, secretario de Turismo de Pinamar, explicó que en su partido apuntan a bandas locales para que toquen al aire libre siguiendo todas las pautas: “Está bueno que haya propuestas para evitar las fiestas clandestinas”.

Así, detalló que habrá distintas alternativas para el público general como, por ejemplo, los boliches Boutique y UFO Point, que son al aire libre y dan a la playa. Y estimó: “Seguro van a tener algunos números musicales”. De todos modos, está propuesta podría cancelarse dado que el Gobierno anunció que la posibilidad de hacer fiestas al aire libre para 200 personas quedó en stand by. Sumado a esto habrá algunos espectáculos reducidos en la vieja Rambla, ubicada en la playa de Ostende. Además, si bien aún no hay confirmado ningún show en la zona del bosque de Pinamar, allí habrá funciones teatrales y algunos desfiles y, como la grilla no está cerrada todavía, aún está abierta la posibilidad de que se sume un evento de este tipo.

Por otro lado, en el Parque Escultórico de Pinamar, en el Golf, se repetirá la propuesta del año pasado: un picnic bajo las estrellas, donde cada uno deberá llevar su comida y reposeras. De fondo: una banda de jazz y un juego de luces en las esculturas para acompañar el momento.

Además de esto, el 2 de enero el Golf Club de Cariló recibirá al Quinteto Astor Piazzolla, que le dedicará un homenaje a 100 años del nacimiento del célebre bandoneonista y compositor (se cumplirá el 11 de marzo). Esta será la primera parada de una gira mundial y, si bien la entrada es libre y gratuita, quienes asistan deberán contar con acreditación previa de modo tal de que se respete el cupo máximo.

Villa Gesell

El caso de Villa Gesell es particular. El año pasado esta ciudad quedó en el ojo de la tormenta cuando, en la temporada de verano, un grupo de rugbiers asesinó a golpes a Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique. Ante esto, el secretario de Turismo de la ciudad, Emiliano Felice, explicó a LA NACION el análisis que hacen frente a este hecho: “Nosotros no queremos que esto se repita en Gesell. Siempre fue un lugar de jóvenes, pero no teníamos este tipo de situaciones. Por eso repensamos las cosas para que no vuelva a suceder”.

Este año no habrá boliches en Villa Gesell y el foco estará puesto en la familia Fuente: Archivo

En ese sentido, Felice destacó que por la pandemia de coronavirus “la oferta de nocturnidad va a ser más escasa y eso ayuda a reordenar el destino y reorientar la demanda, que siempre fue familiar, pero que este año va a estar aún más marcada porque los jóvenes se van a correr un poquito”. De esta manera, los boliches permanecerán cerrados y en la playa “la actividad gastronómica será la única permitida”.

Las autoridades de esta ciudad no están, entonces, organizando actividades más allá de algunas “alternativas saludables y naturales” -como yoga, pilates y zumba-, las cuales están enmarcadas dentro de la quinta edición del programa Playas Saludables. En línea con esto, en el escenario de la Plaza Primera Junta no habrá ningún show (“que lo primero que hace es agrupar gente”).

Sí podrán hacerse pequeños espectáculos en bares o algún show musical en el Teatro Municipal, que será la única sala teatral abierta. Este lugar tiene capacidad para mil personas, con lo cual allí se podrá respetar el protocolo del distanciamiento y el cupo máximo de 200 asistentes.

“Es una temporada distinta, que va a ser difícil porque va a haber que controlar que la gente no se relaje y estar atentos a cuidarlos y, sobre todo, a mantener el protocolo todo el período de vacaciones y no solamente cuando la gente llega, que viene con esa idea y después se va relajando. Hay que mantenerlo estricto durante todas las vacaciones para que el turista pueda tener unas vacaciones seguras junto a su grupo familiar”, reflexionó Felice. Además, celebró que “la temporada supera” lo que imaginaban algunos meses atrás.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *