Guido Kaczka, un verdadero piloto de tormentas



Su programa es el caballito de batalla de El Trece. Bienvenidos a bordo es el que da pelea en el prime time a la competencia y siempre se queda con buenos números. Al frente del ciclo de entretenimientos (del que también es coproductor), Guido Kaczka, es a esta altura casi un superhéroe de los taxistas.

-¿Cuál es la clave del buen rendimiento del programa?

-Lo más importante para mí es el encuentro. Y yo busco que sea lo más auténtico y genuino posible. Por eso me parece que los juegos y los premios están buenos, pero son una excusa para encontrarse, sobre todo en este momento que estamos pasando.

-¿Tu estilo de conducir va por ahí?

-Sí, uno va armando su estilo a medida que pasa el tiempo. Con los años vas aprendiendo y se va depurando. Y donde me siento más cómodo es en esos encuentros, cuando me dejo llevar por la intuición.

-¿Hay un estilo de conductor para cada género de programa?

-No todos los conductores podemos hacer todo. En mi caso, hay un par de cosas que me salen mejor. Y no puedo hacer algo que se hace en otro programa por más que a otro le funcione.

-En cada emisión pasan muchos participantes por el piso, ¿se te afiló el olfato para detectar historias de vida más fuertes?

-Yo creo mucho en la intuición porque creo que ahí es donde salen las mejores cosas. A veces da miedo, eh. Pero cada persona te genera algo, una emoción, y no lo decido racionalmente. Como todo en la vida, las relaciones mandan. Y todo lo bueno que sucede en el programa tiene que ver con los encuentros.

Guido Kazcka (Foto: Germán García Adrasti)

-Le diste espacio y visibilidad a los taxistas, ¿cómo surgió esa idea?

-Los taxistas, a los que ahora también se sumaron enfermeros y enfermeras, son laburantes como tantos otros que la reman a diario. Todo surgió con la idea de mostrar lo que hay, que es lo que nos queda: hacer algo con lo que tenemos. Y me parece que por eso, resulta bastante representativo de todos.

-El programa entrega muchos premios: desde dinero hasta un auto cero kilómetro, pero también golosinas, carritos de supermercado,¿la idea es que nadie se vaya con las manos vacías?

-Hay premios importantes y otros más simbólicos. Y aunque parezca que no, la mayoría de la gente participa, porque tiene ganas de jugar. Obvio que un premio es un gran incentivo, pero la felicidad de participar va más allá de lo material, de jugar por jugar y de charlar un rato. Si ganás, mejor.

Kazcka admite que, en la calle, mucha gente que lo cruza, sobre todo taxistas, le hacen chistes y le dicen cosas que lo conmueven. “Yo no soy el salvador de nada, soy un conductor de tele que, sumado a lo de la radio, me acercó al tipo que es laburante como yo. Es algo que tiene que ver con mi esencia. Nací en Moreno y me crié en Villa Luro. Soy un tipo de barrio que viene de una familia de laburantes”.

-¿Cuánto te importa el éxito y el rating?

-Como productor y socio de la productora Kuarzo me importa y el programa tiene que funcionar, así que estoy atento a esto. Pero si te va bien con el rating, le prestás menos atención, es un dato más. No es más importante que el resto del laburo. Yo quiero hacer un ciclo que esté bueno y con el que me sienta cómodo haciéndolo. 

Guido Kazcka (Foto: Germán García Adrasti)

Lejos quedaron sus inicios como actor cuando apenas era un nene, en Pelito. Hoy, instalado como uno de los conductores más populares de la tele, también alterna ese rol, desde hace seis años, en la radio, con No está todo dicho por La 100.

-Con tantas horas entre la radio y la tele, conduciendo y produciendo, ¿te queda margen para otras cosas?

-A mí me gusta mucho laburar, lo disfruto. No soy de los que dicen, largo todo y pongo una huerta. Es más, mi vida es esto. De chico, nunca me imaginé todo lo que hice después. Mis sueños eran más cortos. Tengo más de lo que imaginé o tal vez no era muy ambicioso. Hoy hago menos planes y disfruto más del presente.

-Tal vez eso sea la madurez, ¿no? 

-Puede ser. Tengo 42 años y para mí la felicidad real está en el hacer, mientras hago lo que sea. Cuando alguien me reconoce por la calle, siento que hay algo familiar que se genera naturalmente. Debe ser la parte buena de mi carácter.

-¿Hacer radio y televisión simultáneamente hace que eso se potencie?

-Puede ser. La tele es más efervescente, más masiva y tenés que salir a buscar lo que sea. En la radio hay otra fidelidad, un ritmo más tranquilo. Pero creo que en ambos casos se da esto del encuentro que te decía al principio, en cada espacio de distinta manera.

-Hace pocos meses, tuviste covid. ¿Cómo viviste ese momento?

-Lo pasé tranquilo en cuanto a los síntomas. Pero igualmente es muy feo, sobre todo el aislamiento es difícil. Eso fue lo peor. Necesitamos tanto del contacto que es justamente lo no podemos tener. Creo que aún no podemos dimensionar del todo lo que ha generado esta pandemia.

-Cuesta tomar distancia mientras todo alrededor cambia y está afectado por esta situación, ¿no?

-Creo que, aún si te va bien, no te podés sentir bien del todo, la preocupación está ahí. Contagiados o no, todos estamos enfermos de esto. Por eso me parece muy importante cuidarnos y ser más solidarios. Y el entretenimiento, en este momento, creo que no es para evadirse, al contrario, es poder conectar y convivir bien, que es lo más importante.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *