George Clooney cumple 60 años: “Asustan, pero no están tan mal, ¿no?”


George Clooney cumple 60 años con humor. “Es mejor que estar muerto”, contestó en una entrevista. Con su sonrisa habitual, la misma con la que posó en la tapa de la revista People cuando fue elegido el hombre más atractivo del año, agregó: “Asustan, pero no están tan mal, ¿no? Digamos que no quería seguir dando la cara a los 60. Bueno, eso decía antes, pero ahora diré a los 65”. Es un discurso parecido al que dio este galán, actor, director, productor, guionista, empresario, activista y filántropo cuando cumplió los 50. Entonces parecía tenerlo todo, el físico, la carrera, la fama, el dinero, incluso un cerdo, Max, esa mascota que tras 18 años juntos describió como la relación más larga de su vida.

Sin embargo, solo en esta última década, Clooney se ha sentido completo. “Ahora tengo gemelos. Castigo de Dios por lo mucho que bromeé con la idea de tener hijos”, dijo a la vez que se mostró embobado por teleconferencia hablando de su familia, sus hijos Ella y Alexander, que este año cumplen cuatro años, y su esposa Amal Alamuddin, con quien contrajo matrimonio en 2014. Fue ella quien transformó al mejor ejemplo de la soltería en Hollywood. Como suele resumir es un hombre “feliz y bendecido” por los siete años de matrimonio en los que nunca han pasado más de tres o cuatro días separados pese a las complicadas agendas de trabajo de ambos. “No me quiero ni imaginar a mi hija admirando a su madre, comparándose con esta mujer increíblemente brillante como ejemplo”, lanzó Clooney mientras añadió que Alex se parece mucho más a él. “Tiene la ventaja de que como soy mucho mayor, para cuando lo quieran comparar conmigo yo estaré en los 70 y no habrá peleas”.

Tras meses recluido con su familia en su casa de Los Ángeles, donde montó su último largometraje, Cielo de medianoche, mientras cambiaba pañales, cortaba el pelo o cocinaba para los gemelos, Clooney está listo para celebrar este jueves su cumpleaños con amigos, pero también con prudencia. Su hijo es asmático y sus padres, que viven en Kentucky, son mayores e incluso con vacuna quiere extremar las precauciones. Además, el dos veces ganador del Oscar, como actor y como productor, tiene colesterol alto, artritis y vivió un accidente de moto. “¿Acaso no es maravilloso hacerse mayor?”, concluyó. También sufrió un accidente durante el rodaje de Syriana (2005) que le causó una lesión en la espina dorsal que le hizo considerar el suicidio por breves instantes. Se habría perdido todo lo que vino después. “Eso sí que es acabar con la conversación. Por eso no tengo más interés en hablar de ello y prefiero seguir disfrutando de la vida y de los buenos momentos”, lanzó al respecto.

A los 60 años, no tiene mucha intención de seguir dando la cara. No quiere ser el tercer abuelo empezando por la izquierda. “Mi tía era una cantante muy famosa, Rosemary Clooney. Con el tiempo no dejó de ser una gran cantante. Cambiaron los gustos”. No quiere que le pase lo mismo. Ahora hay otras cosas que lo sacan de la cama a las siete de la mañana como sus hijos o su fundación, la que creó en 2016 junto a su esposa y a la que dedica el 30% de su tiempo. Es consciente de que a los 65 son muchos los que están pensando en la jubilación, pero no será él. “Me siento una persona muy afortunada, pero la suerte es algo interesante que se puede compartir y te hace una persona mejor”, resumió. Lo va a celebrar probablemente con esos amigos que le ayudaron a ser quién es y a los que hace ocho años les regaló un millón de dólares. Difícil superar algo así este cumpleaños.

EL PAISConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *