Gaby, de A jugar con Hugo: una muerte que no fue y un nuevo fanatismo gamer


Aunque sea difícil de creerlo, en Japón existe una particular práctica llamada Seizenso en dónde las personas asisten a su propio funeral, es decir, ven como cada uno de sus seres queridos se despiden de él mientras aún está vivo. Algo así parece haber vivido Gabriela Roife, conocida más popularmente como Gaby de “A jugar con Hugo”, ya que 15 años después de su última aparición televisiva, muchos llegaron a asegurar que estaba muerta.

“Yo en un momento me jactaba de que estaba totalmente desaparecida, nadie sabía nada de mí. Había grupos de Facebook que me buscaban y era muy gracioso porque había todo tipo de teorías; mi hermano había encontrado una de esas páginas y me empezó a mandar un montón de capturas”, cuenta Gaby a LA NACIÓN antes de agregar: “Entre todos esos comentarios decía: ‘Se murió, está muerta’. Por suerte apareció un vecino que en los comentarios decía: ‘No, yo me cruzo siempre con ella y la vi bien’”. ¿Hubo otras teorías sobre su paradero? Según la conductora llegaron a decir que fue modelo de Pancho Dotto y que se había ido del país.

Para la generación que creció en los 90, e inclusive a principio de los 2000, “A jugar con Hugo” era uno de los programas imperdibles en las tardes de Magic Kids, el desaparecido canal de cable. La popularidad de Gaby, su conductora, era gigante. Por eso, muchos se sorprendieron cuando una vez terminado el programa, en 2005, no se la volvió a ver en ninguna pantalla.

“No hice nada para volver, me acuerdo de que mi mamá me decía: ‘¿Por qué no te buscás un representante?’”, recuerda Gaby de esos años cuando las aventuras de Hugo habían terminado. “Yo tenía a mi hija más grande nada más, y quería tener más hijos, así que decidí dedicarme a la maternidad. Pensaba en la posibilidad de arrancar otra vez si surgía algo. La verdad que no apareció nada, y me fui enfocando en la familia cada vez más. Así que fue una decisión mía, pero rara… porque si hubiera aparecido algo seguro lo hubiera contemplado”, explicó.

“La verdad es que hay que hacer mucho lobby, exponerse en todas partes, y esa era la parte que a mí más me costaba, así que no generé nada. Debería haberlo hecho”, se lamenta Gaby, que a pesar de que no se arrepiente de su decisión de apostar por una maternidad full time, admite que en los últimos años descubrió que la historia podría haber sido diferente: “Me doy cuenta de que hubiera sido compatible y que me hubiera sentido igual de satisfecha, o incluso más”.

Pasaron los años y el recuerdo seguía intacto. “Tocá 5 para entrar en sistema”, “Mucha suerte y a jugar con Hugo” y “Elegí, estoy segura de que perderás”, son frases que quedaron grabadas en el inconsciente de toda una generación. Fue por eso que, años después de terminado el programa, el teléfono de Gaby sonó.

“Apareció alguien que quiso resucitar Magic Kids. Empezaron a hacer transmisiones con VHS, y me invitaron al primer evento gamer, al que fui sin dudarlo. Yo desconfiaba, pero cuando le dije que iba a ir me llamó con una euforia bárbara, hasta me dijo que había hecho posters con mi cara y la de Hugo; cuando lo escuché no podía evitar pensar: ‘¿Quién va a querer un poster con mi cara?’. No me puedo olvidar de eso”, relata con humor.

Aún con dudas sobre el llamado, decidió llevar a su familia al evento, en donde se encontró con un auditorio repleto de personas esperándola solamente a ella. “Me hicieron como una nota, la gente me abrazaba… mis hijos miraban todo sorprendidos porque había gente que se emocionaba y hasta lloraba. Cuando terminó pusieron una mesa con los dichosos posters, y se hizo una fila larguísima, había gente que quería que les firmara remeras, gorras, ¡ukeleles!, revistas del Magic, de todo”, recuerda aún sorprendida.

“Casi ni se hablaba de Hugo en mi casa, mis hijos mucho no sabían. Después de eso, empezaron a buscar todo y terminaron sorprendidos”, admite Gaby que participó en varios eventos de ese estilo y hasta en uno de ellos lograron poner el juego, y se animó a guiar a los participantes. “Cuando empecé a ir a eventos me di cuenta de que se armaba como un clima místico, dónde revivíamos lo que sentíamos en ese momento, y cuando estaba ahí agarraba el micrófono e increíblemente me brotaba la conductora del alma”, asegura.

“Todavía me pasa, que tengo vecinos que me gritan por la calle ‘¡Apretá el 5!’, o me cantan la canción”, relata Gaby. Sin embargo, la gran pregunta que se hacen todos es si realmente los niños manejaban a Hugo desde sus teléfonos: “Yo soy un cascote con la tecnología, por eso todavía me cuesta explicar cómo era el tema que vos apretabas desde tu casa y Hugo te hacía caso, pero habían traído una máquina de Dinamarca. Nos mandaban los técnicos de allá todo el tiempo para darnos los juegos nuevos y controlar los aparatos”.

A pesar de que muchos de sus seguidores le piden que vuelva en las redes sociales, la ex estrella de Magic Kids aún no tiene claro cómo hacerlo. “Me dijeron que me arme un Onlyfan, ¡Yo ni sé qué era eso! Ayer y hoy me empezaron a mandar mensajes diciendo que me vieron en Badoo (la red social para formar parejas). Me dicen que hablaron conmigo. ¡Conmigo no habló nadie! Usan mis fotos para levantar, son impresentables. Andá a saber las cosas que dicen en mi nombre”, concluye divertida.



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *