Furiosa por los rumores, Rocío Oliva cruzó a Horacio Cabak en Polémica en el bar


El escándalo en torno a la crisis matrimonial de Horacio Cabak sumó un nuevo capítulo en el aire del programa donde trabaja. En Polémica en el bar ya se habían ocupado al aire del tema el martes, cuando el conductor aclaró que no pensaba hablar de su vida privada. Sin embargo, el tema escaló en intensidad el miércoles, cuando algunos periodistas señalaron a Rocío Oliva como “la tercera en discordia”.

En pleno aire de América, y mientras Cabak reafirmaba mirando a cámara: “No tengo nada que ver con Rocío”, la ex de Diego Armando Maradona salió al aire furiosa. “Para mí esto es muy feo, muy malo. No tengo nada que ver con esta cuestión. Ustedes son todos mis compañeros, trabajamos mucho tiempo juntos, me conocen y siempre he sido respetuosa. Pero este caso me supera, no entiendo por qué estoy metida en este problema”.

Aunque al inicio Oliva parecía coincidir con el relato de Cabak, enseguida quedó claro que el problema era con él: “Necesito que Horacio lo aclare, pero no me conforma. Me parece que está tirando para todos lados: ayer Belén, hoy Rocío. Horacio tiene que poner lo que tiene que poner y decirle a la mujer con quién la engañó, así deja de ensuciar a las demás mujeres. Porque sino todos los días va a ser una mujer distinta, y yo no tengo por qué comerme ese garrón”.

Mientras Mariano Iúdica intentaba calmarla, Oliva continuaba enojada: “Tengo a mi pareja desde hace mucho tiempo, ustedes que son mis compañeros lo saben, entonces no puedo pelearme con mi novio y estar mal por algo que no existe, o que alguien me señale con el dedo diciendo ‘se metió con un tipo casado’. Es una locura, una aberración. Ponete en mi lugar Mariano, es muy feo de lo que se me está acusando”.

Aunque Iúdica le explicaba que no había sido el modelo quien había filtrado su nombre, a Rocío poco le importó: “Los da la mujer. Y si ella los da es porque algo hay, porque algo pasa. Que él charle con la esposa, que le diga un nombre y se termina el tema acá. Es la realidad, no se puede andar ensuciando gente. Él le pide disculpas a su mujer y a sus hijos, y no es así. A mí también me está haciendo daño”.

Oliva finalizó la comunicación dando a entender que continuaría el tema por vía legal: “Esto no va a quedar así. Es feo ensuciar mujeres gratuitamente. Yo siempre fui profesional, no me merezco esto. Me hace mal que me pongan en duda. Yo no sé la mujer de dónde lo sacó pero ¿por qué me tengo que comer un garrón así?

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *