Foco Gerardo Gandini: homenaje con vuelta de tuerca



En celebración de su 30 aniversario, el Centro de Experimentación del Teatro Colón abrirá la temporada con un ciclo dedicado a su creador, Gerardo Gandini (1936-2013). Pero este homenaje, que lleva por nombre Foco Gerardo Gandini, busca correrse del modo habitual de evocar a un compositor, que es ejecutando sus obras; podría decirse que la música de Gandini estará presente en este caso, pero de manera más oblicua, menos literal.

Lo primero que hizo Miguel Galperín, director del CETC, fue convocar a Valentín Garvie, compositor y excepcional trompetista argentino que el año pasado sorprendió en el Centro experimental con una reinterpretación del Concierto para trompeta y orquesta de Bernd Alois Zimmermann, transformado en otra obra: un concierto para trompeta y siete instrumentos, con varias partes agregadas. A Galperín se le ocurrió que algo por el estilo podía servir para el Foco Gerardo Gandini. Y Garvie, por su lado, lo primero que hizo fue convocar como socio artístico a Santiago Villalba, compositor y pianista con quien ya había trabajado en otras oportunidades.

Garvie, que vivió quince años en Alemania como trompetista del Ensemble Modern, no tuvo mucho trato con Gandini. “Escuché un ciclo completo de sus conciertos con la Sinfonietta Omega -cuenta-. Lo admiré mucho y lo tuve un poquito como maestro en la UCA; llegó a corregirme uno o dos trabajos prácticos, nada más”. En cambio Villalba fue alumno de Gandini en el taller de las Becas Melos 2009. “Estar con un artista así durante un año -cuenta Villalba- fue un privilegio. Gandini nos traía sus obras. Nosotros también podíamos llevarle lo que quisiéramos. Era muy abierto, muy libre, y cualquier cosa que le llevaras la leía al piano a primera vista”.

El proyecto de Garvie y Villalba toma dos puntos de partida diferentes. Uno es Eusebius, la obra maestra que Gandini compuso sobre la base de una melodía para piano de Robert Schumann, primero en versión pianística y luego orquestal. Allí Gandini aplica cuatro filtros distintos de la melodía de Schumann, y crea cuatro nocturnos; toma algunas notas, deja de lado otras, que serán utilizadas en los nocturnos siguientes. La última pieza es un quinto nocturno que resulta de la superposición de los otros cuatro. Los filtros que emplea Gandini son interválicos, melódicos. La idea de Garvie y Villalba es tomar la misma melodía de Schumann y la idea o el procedimiento de Gandini, pero aplicando otro tipo de filtros. “Vamos a ‘Eusebizar’ desde otro lugar -dice Garvie, sin temor al neologismo-; no sólo desde los intervalos sino desde otros parámetros o aspectos del sonido. También vamos a ‘Eusebizar’ de manera más espontánea, improvisada”.

Deconstruyendo a Gandini. Valentín Garvie y Santiago Villalba harán oír sus versiones el viernes 6 y sábado 7 en el CETC.

El otro punto de partida son los diarios pianísticos que Gandini escribió a lo largo de su vida. Son piezas breves, preludios, fragmentos. “Los vamos a trabajar con un combo de cinco músicos -explica Garvie-, más del lado de jazz contemporáneo que de la música académica”. Los músicos son, además de Garvie en trompeta y Villalba en piano, Camila Nebbia en saxo, Nacho Szulga en contrabajo y Juan Filipelli en guitarra. “La idea -apunta Villalba- es aprovechar la energía de estos músicos de jazz. Si se tratase de leer las partituras, hay ensambles que podrían hacerlo mejor. Pero nos interesa trabajar a partir de algo que sea propio de estos músicos, con la menor cantidad de papel y de lectura posible”.

El programa “Gandini Band” reunirá un total de diez u once diarios, más las cuatro nuevas versiones de la pieza de Schumann, y tendrá dos fechas en la sala del CETC, viernes 6 y sábado 7 de marzo a las 20 (entrada general $450).

No es lo único del Foco Gerardo Gandini, que se extenderá desde el 3 hasta el 15 de marzo. Abrirá con la proyección de la película de Juan Villegas Los trabajos y los días, los martes 3 y 10, miércoles 4 y jueves 5 a las 21, y miércoles 11 y jueves 12 de marzo a las 21.30. La proyección es gratuita, con previo retiro de localidades. Ocho canciones para un rey loco, el monodrama de Peter Maxwell Davies que Gandini dirigió en el CETC en 1992 y 1994, volverá a subir en una nueva producción escénica de Carolina Piola, con los barítonos Víctor Torres y Alejandro Spies, y el Ensamble Geam bajo la dirección de Annunziata Tomaro, en un total de tres fechas: jueves 12 y sábado 14 a las 20, y domingo 15 a las 17 (entrada general $450).

El viernes 13 a las 18, también con entrada gratuita previo retiro de localidades, Ezequiel Grimson coordinará la mesa redonda En torno a Gerardo Gandini: recuerdo, discusiones, prospectiva, con la participación de la pianista Haydée Schvartz, que interpretará la pieza de Gandini Viernes Santo y Lluvioso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *