Flavio Mendoza adaptó el Broadway para salir a escena en la pandemia: “Va a ser más seguro que ir al supermercado”



Cuando se habilite el regreso a las salas teatrales, el Broadway, en Corrientes al 1100, será el primero que estará listo para volver a hacer funciones. Flavio Mendoza picó en punta y, en su faceta de empresario, decidió poner manos a la obra y acondicionar todo el lugar para que vuelva a funcionar sin riesgos de contagio para el público y los artistas.

“Venir al teatro va a ser más seguro que ir al supermercado”, asegura el coreógrafo y bailarín. Inquieto y preocupado por el parate que impuso al sector del entretenimiento la pandemia y las restricciones por el aislamiento social obligatorio, Mendoza se puso a trabajar para revertir eso.

Con el asesoramiento de la médica infectóloga Graciela Reboredo, del Instituto Malbrán, y siguiendo el modelo de algunos teatros europeos, en cuanto a protocolo para evitar contagios por Covid-19, modificó por completo la sala que alquila para montar sus espectáculos en plena calle Corrientes.

El ingreso a la sala será con la temperatura monitoreada y el cuerpo, desinfectado. /Foto Gentileza Prensa

Durante un mes, Mendoza y su equipo de producción trabajaron para transformar la sala: eliminaron todas las alfombras y pintaron los pisos; levantaron todas las butacas para redistribuirlas en otro formato, con la distancia necesaria entre una y otra, y que se pueda ver el escenario desde cualquier ángulo.

El protocolo comenzará a implementarse antes de la función y continuará una vez terminada, para reducir al mínimo los riesgos. La idea es que nadie toque nada en ningún momento pero sí pueda disfrutar de la obra.

Los espectadores tendrán un horario de ingreso que será escalonado, según la ubicación en la sala para así, evitar aglomeraciones en la entrada. Lo mismo ocurrirá a la salida.

Ya en el hall central del teatro, está instalada una cabina sanitizante y cada persona que ingrese deberá pasar por ahí para desinfectarse de la cabeza a los pies. El paso siguiente, será tomarle la temperatura a cada persone que ingrese. Y enseguida, deberá ponerse alcohol en gel en las manos, de un dispenser a disposición.

El personal del teatro recibirá al público debidamente preparado para cuidarse y cuidar a los demás; la mejor combinación. /Foto Gentileza Prensa

Todo el personal que trabaja en el teatro estará provisto de máscaras plásticas, barbijos y guantes y serán los encargados de ubicar a cada espectador en su butaca. No habrá entradas ni programas de papel, para evitar contactos innecesarios. Las entradas se verificarán desde el teléfono celular con un código QR.

Una vez en la sala, el público estará distribuido con dos metros de distancia entre cada par de butacas. Para eso, el teatro se reacondicionó completamente y redujo su capacidad al 30 por ciento, eliminando filas de asientos. De las 1500 localidades que había, ahora quedaron 350.

Durante la función, los espectadores tendrán que tener el barbijo puesto y en la sala también habrá varios extractores de aire especiales además de personal que se dedique a desinfectar el espacio, antes de cada función. Y volverá a hacerlo una vez terminado el espectáculo. En los baños también habrá medidas de seguridad acordes con el protocolo.

“Esto es una inversión muy importante que no cubre los gastos. Muchos amigos nos prestaron plata y es un intento para poder recuperar la confianza”, dice Mendoza. El actor alquila la sala y a los gastos de mantenimiento hay que sumarle el sueldo del personal que trabaja en el teatro: técnicos, boleteros, acomodadoras, entre otros.

Flavio Mendoza y Nicolás Scarpino, de espaldas a una sala que cambia de aspecto para volver a recibir a los actores y al público. /Foto Gentileza Prensa

Además, Mendoza tiene guardadas en un depósito, que también alquila, muchas de las escenografías de sus espectáculos. Como a muchos otros productores y artistas del medio, la imposibilidad de trabajar le cortó todo ingreso y el panorama económico es muy complicado.

“Vengo remándola y me endeudé para poder hacer esto, porque en el sector no tuvimos ayuda de nada”, dice Mendoza. “Pero prefiero hacer esto antes que quedarme sentado en casa”. Cuando se levanten las restricciones para el sector, que será de los últimos en volver a estar habilitado, Mendoza regresará al escenario con la comedia Un estreno o un velorio.

La obra ya se estrenó en 2019 en la temporada de verano de Carlos Paz, en el teatro Luxor. Para la nueva versión, modificada para respetar el protocolo que necesitan los artistas arriba del escenario, Mendoza compartirá elenco con Carmen Barbieri, Georgina Barbarossa y Nicolás Scarpino, entre otros, con un libro escrito por Marcos Carnevale y dirección del propio Mendoza y Scarpino.

Una platea espaciada, con un VIP con mesitas, que le da un toque diferente al Broadway, que hasta hace unos días era una platea como la de cualquier otra sala.. /Foto Gentileza Prensa

“Espero que el protocolo que presentamos con mi producción sea tenido en cuenta. Creo que es más seguro estar una hora y cuarto en una sala con distancia social viendo una obra que en un bar o en otro lado, amontonados”, dice. “Necesitamos reactivar el sector porque si esperamos la vacuna para volver al teatro, yo al menos, me fundo”.

Como una manera de ayudar a sostener la inversión realizada en la sala, las entradas para la obra ya están a la venta, a través del sitio Full Show. Y las primeras dos mil tendrán un descuento del 50 por ciento. 

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2