Festival de Cine de Mar del Plata: sigue la polémica en torno al cambio de nombre de los Premios Ástor



A sólo tres semanas del inicio de una nueva edición del Festival de Cine de Mar del Plata, que se llevará a cabo entre pos próximos 21 y 29 de noviembre, la noticia de que los premios que desde 2004 llevan el nombre Ástor pasarán a llamarse Lobo provocó una especie de temblor en el ámbito del cine y despertó una polémica que está lejos de haber llegado a su fin.

La primera reacción partió de la propia familia de Ástor Piazzolla, a quien la distinción homenajeaba en virtud de su origen marplatense y su trascendencia universal, al mismo tiempo que por su aporte a la producción musical vinculada con el cine, a través de su participación en la creación de al menos 44 bandas sonoras de películas.

“Desde el año 2005 hasta el día de hoy el INCAA ‘entregaba’ el premio ‘Ástor’ como el mayor galardón a los ganadores en el Festival Internacional de Cine de MdP. Decimos ‘entregaba’ porque las autoridades del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales: Luis Puenzo (Presidente), Nicolas Batlle (Vicepresidente) y Raúl Rodriguez Peila (Gerencia General), han decidido reemplazar ‘Astor’ por ‘El lobo’ en referencia al mamífero que habita los mares del Sur”, señalaba el posteo, publicado en las redes sociales de la Fundación Ástor Piazzolla y también en la cuenta de su hijo, Daniel.

Los Premios Astor reemplazaron en 2004 a los Premios Ombú, que se venían entregando desde 1996.

No obstante, la familia del bandoneonista explicó que no se trata de una pretensión de que perpetúen el nombre Astor para referirse a dicho galardón. “Pero nos parece poco afortunado (y poco meditado) dicho cambio”, advirtió.

En el mismo sentido se expresó el director y productor Lino Patalano, quien escribió otro mensaje que se multiplicó en las redes, en el que queda de manifiesto el “asombro y mucho dolor” que significa la medida adoptada por las autoridades del Instituto presidido por el realizador Luis Puenzo.

“Como hombre de la cultura que soy y reconociendo que mi colaboración a la misma nunca ha tenido que ver con la rama cinematográfica ya que he dedicado estos últimos 50 años casi exclusivamente al teatro, no alcanzo a entender por qué se toma semejante determinación en forma tan liviana e inconsulta, como si se tratase de algo tan intrascendente como cuando se le cambió el nombre de Ombú, y digo esto sin saber cómo reaccionaron los ombúes ya que si bien mueren de pie, los árboles todavía no hablan”, disparó Patalano.

E hizo hincapié en el prestigio internacional de Piazzolla, con la certeza de que la decisión generará también consternación en espacios de la cultura más allá de las fronteras de la Argentina. “En mi caso es cierto que podrían alcanzarme ‘las generales de la ley’ por haber sido primero su admirador y responsable directo de su primera presentación sobre un escenario teatral propiamente dicho y más tarde su entrañable amigo, pero esto no es suficiente para nublar mi sentido ante tamaña y desproporcionada injusticia. Creo que todavía están a tiempo de rever esta cuestión”, concluyó.

El presidente del INCAA, Luis Puenzo, por ahora prefirió mantenerse en silencio.

En tanto, desde el lado oficial, fueron infructuosos los intentos porque las autoridades del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata hablaran y dieran a conocer sus puntos de vista.

Sí se sabe que el día lunes el Festival dará a conocer un comunicado, que será con respecto al lanzamiento del Festival, que arrancará el sábado 21 de noviembre y terminará el domingo 29. Allí, en principio, se hablará de la modalidad virtual que tendrá el único Festival Clase A de Latinoamérica, y no se podrá soslayar el anuncio del cambio de nombre del galardón, si se confirma el mismo.

Recordemos que el Festival fue inaugurado el 8 de marzo de 1954 por el entonces presidente Juan Domingo Perón, y tras una interrupción desde 1970, volvió en el año 1996. Originalmente los premios eran denominados Ombú, hasta el año 2004 en el que cambiaron de nombre, pasando a llamarse Ástor, en honor al compositor.

Entre las bandas sonoras cuya autoría corresponde al músico marplatense, se destacan las de El exilio de Gardel: Tangos, Lumiere, La fiaca, El infierno tan temido, Sur y Cuarteles de invierno.

Mirá también Mirá también

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *