Feminismo, debilidad, fortalezas: siete preguntas a las siete Separadas, la nueva tira de Polka



Siete mujeres se ven afectadas, en diferente medida, por un fraude inmobiliario que las deja al borde del abismo. El arquitecto y artífice de la millonaria estafa deja entre sus víctimas a dos de las personas de su círculo más íntimo: Clara (Mónica Antonópulos), su esposa y madre de sus dos hijos; y Martina (Celeste Cid), hermana menor de Clara.

Luján (Marcela Kloosterboer), amante del arquitecto, también es engañada y obligada a dejar el estudio jurídico que compartía con su socio. Pero, además, otras mujeres sufren las consecuencias del engaño: Romina (Agustina Cherri), una oficial de Policía que debe dejar su rutinario trabajo como administrativa para custodiar la obra ahora en litigio.

Paula (Julieta Zylberberg), una madre joven que apostó a este proyecto edilicio y perdió todos los ahorros de su hija; y las hermanas Inés (Julieta Nair Calvo) y Carolina (Gimena Accardi), con un diagnóstico cercano al síndrome de Asperger, que ven cómo se trunca su sueño de la vivienda propia. Juntas buscarán salir adelante y reinventarse, dejando atrás viejos mandatos y estigmas.

Siete mujeres involucradas, de una u otra manera, en un fraude inmobiliario, el disparador de Separadas. (Guillermo Rodriguez Adami).

Ésa es la hipótesis que plantea Separadas, la nueva tira de Polka que arranca este lunes 20 de enero, a las 22 por El Trece. Con libros de Marta Betoldi, Esteban del Campo y Josefina Licitra, al elenco femenino se suman, entre otros, Mariano Martínez, Sebastián Estevanez, Ludovico Di Santo y el galán español de Velvet, Maxi Iglesias.

Locas de amor, Para vestir santos, Guapas, Las Estrellas, y la lista sigue. Está claro que no es la primera vez que Polka apuesta a una ficción donde predominan las mujeres. Pero la coyuntura invita a pensar en que será más novedosa y actual en cuanto al punto de vista.

Este lunes arranca la nueva tira de El Trece. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

Clarín habló con las siete protagonistas, que profundizan en su personaje en la ficción, analizan este presente de empoderamiento femenino, y sientan su posición frente al colectivo de Actrices Argentinas.

Mónica Antonópulos es Clara Rivero. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Ella se ve obligada a tomar distancia de la cotidianeidad en la que vivía, de la realidad en la que creía que estaba parada. Se separa de su marido. Es toda una separación no elegida, no conciente.

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

Se va reinventando de a poco. Es una mujer que había dejado su profesión, sus estudios, su carrera, para lograr una familia, quedarse criando a sus hijos. Y cuando su situación cambia tiene que salir al mercado laboral, a hacerse cargo de la casa. 

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Sus fortalezas: su honestidad, su nobleza. Es impulsiva, por momentos le juega a favor o en contra. Es muy crédula, muy inocente. Le cuesta aceptar otras formas y otras miradas. Pero es amorosa, honesta con sus vínculos. Y creo que va a ir descubriendo más fortalezas a medida que vaya independizándose y empoderándose.

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

No he padecido mis separaciones. Me gustan los cambios, y parte de evolucionar tiene que ver con el cambio constante de pensamiento o de formas, de cuestionarme. Sí me cuesta separarme de mis hijos cuando me propongo viajar, aunque sea corto. Lo padezco. 

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

No. Es una historia de siete mujeres escrita por una mujer, donde la pluma está puesta en lo femenino. Ésa es la gran diferencia. Hoy todavía encontrás productos que quieren tener un tinte feminista y sin embargo los puntos de vista son masculinos. Cuesta que el hombre pueda entender lo femenino como otra forma de leer las cosas. 

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

Me parece necesario, admirable. Es un colectivo propulsor, sobre todo.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Me asemeja la nobleza, la honestidad. Me separa su forma de pensar, su estructura, su rigidez. Es muy conservadora, es temerosa a los cambios. Es muy quejona, por momentos se victimiza. Es un personaje al que le subí el volumen a esas voces colectivas viejas que una quiere enterrar y todavía resuenan en alguna cabeza o memoria.

Celeste Cid es Martina Rivero. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Se separa de los mandatos, del deber ser, del “deber amar” de determinada manera. Está en búsqueda de sí, revisando un pasado que se le viene bastante encima, cuestionando cuál es su propio ser.

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

Ante todo, distanciándose de las mentiras (que ha sufrido y muchas), revisando donde está parada, qué hay debajo de los golpes. Ella sabe que la respuesta está en ella misma, y que se consigue sujetándose de las demás.

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Su fortaleza más grande es que no tiene miedo de equivocarse, porque en los errores ve “posibilidades”. Es fiel a su naturaleza y clara para con sus necesidades. No miente. Su debilidad es ese pasado que aún la condiciona. Es extremadamente sensible, muchas veces su bandera de libertad es un punto de protección ante el contacto con el otro, el miedo a la intimidad, y lo que esto le significa. 

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

Quizá sea un lugar común, pero la separación que más me cuesta es la de mi hogar, de mis hijos, del ritmo propio de mi casa, de sentir que ante tantas horas de trabajo diarias me pierdo un poco el día a día. 

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

Polka es una productora sensible a contar historias femeninas o encabezadas por mujeres desde hace tiempo. La diferencia acá es el encare que tienen determinados temas que no pueden faltar de la agenda del día. Pero, sin dudas, tiene que ver con el empoderamiento femenino y con dónde está puesta la cámara.

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

Es un movimiento que festejo, que apoyo, y que es muy necesario que exista. Por un tema de personalidad, no formo parte en lo activo. Pero en lo importante me siento unida. Todas estamos alzando la voz en una era que pide a gritos más igualdad, más solidaridad, más amor, más empatía.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Me siento parecida en su lealtad, en su no competitividad, en su parte conectada, observadora y más sensible. A nivel diferencias, Martina es bastante más aniñada (adolescente, por momentos) que yo. Siempre está ella antes. Yo, siendo mamá, tengo otras responsabilidades.

Marcela Kloosterboer es Luján Alcorta. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

De ciertos mandatos familiares y sociales: que tiene cierta edad y debería estar en pareja, tener un hijo. También se separa un poco de la culpa, de vivir a escondidas de una relación clandestina que la lleva a mentir. 

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

Se reinventa conectándose más con el deseo real de ella real y con empezar a vivir su vida escuchándose más a ella y menos a los mandatos. Empieza a vivir su vida de más libre y no tan atada a las cosas que le habían impuesto en el pasado.

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Las fortalezas de Luján están en el plano laboral, donde sabe manejarse, le va bien, defiende mujeres, es bastante feminista. Y su debilidad, más que nada es con los vínculos personales, no sólo los de pareja, también con las amistades.

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

La de mi hermano, que hace 8 años se fue a vivir a Hawaii. Tenemos un vínculo muy cercano, muy unido, y somos sólo dos. 

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

No sé si el público, la televisión o los productores estaban preparados para un programa de siete mujeres. Hoy se pide esto, porque es lo que se ve, lo que funciona. Creo que somos cuestionadas. Si es una novela como Valientes, con tres hombres lindos y musculosos, no se cuestiona. A la mujer se la cuestiona más. Queda mucho por deconstruir entre todos, pero es en el momento justo. Si bien es una tira para toda la familia, y no vamos a pretender educar a nadie, ni bajar línea, sí se tocan varios temas muy actuales. 

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

Lo que me pasa frente a este cambio cultural es que si hoy alguien me dice algo fuera de lugar, siento esa red de sororidad de mujeres bancándote atrás diciendo: ‘Ey, ¿qué decís? Ubicate’. Muchos hombres lo ven como un poco exagerado. Yo también pienso que a veces está un poco exagerado y medio a flor de piel, pero siento que tiene que pasar eso para que se equilibre. Yo no participo del colectivo. Tengo ideas con las que estoy de acuerdo y cosas con las que no. Tampoco me gusta la forma combativa, soy más de tratar de buscar el diálogo y no de confrontar tanto. Por eso prefiero mantenerme al margen y tener mi propia bandera. Pero está bueno que entre las mujeres nos apoyemos.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Ella es trabajadora. Tiene sentido del humor, se divierte, le gusta estar con amigas. Me diferencia que es bastante solitaria. Y yo no tuve tantos mandatos: siempre fui de conectarme con lo que me iba pasando en el momento, con las ganas que tenía de hacer, trabajar o formar una familia.

Agustina Cherri es Romina Baldi. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Mi separación es más literal: de una relación de bastante tiempo, desgastada, y donde empieza a sufrir maltrato verbal, entra en un terreno más oscuro. 

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

Bueno, obviamente, el apoyo y el estar rodeada de esas 6 mujeres la ayuda mucho a encauzarla y hacerla ver situaciones que ella no está viendo. Es como un despertar desde ese lugar. 

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Trabaja desde muy chica, se vale por sí misma, no depende de un hombre, lleva adelante la casa, sostiene a su pareja. Y debilidades… que a veces es mucho lo que saca para afuera. Es una coraza, porque en el fondo hay algo personal que se la va de las manos y no puede controlar.

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

Y, la que más me costó siempre fue la de los hijos. Soltar esa etapa de la maternidad para volver al trabajo. Si bien es sana para madres e hijos, fue la que más me costó. 

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

No, me parece que la situación que estamos viviendo ayuda a tratar muchos temas; y a nosotras a pararnos en cierto lugar. Es un formato que Polka ya probó con éxito. Quizás esta vez están tocados desde otra mirada, porque nos permitimos hablar de otras cosas y tratarlas de otra manera. 

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

No pertenezco. Hay un montón de cosas que comparto, otras que no. Tiene que ver con que en un colectivo, a veces es difícil que tantas personas estén de acuerdo en todo.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Me asemeja esta cuestión de necesitarse a ella misma, trabajar desde chica y llevar su carrera adelante, sostener una familia. Y diferencias, bueno, yo tuve la suerte de no tener que vivir lo que vivió ella. ‘Yo hubiese reaccionado distinto’, se suele decir. Y no, no lo sé. Es un lugar muy difícil y poco juzgable. Cada uno hace lo que puede.

Gimena Accardi es Carolina Fernández. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Se separa de sus raíces, de su zona de confort, para vivir en Buenos Aires. Y yo siento, como para ponerlo en un plano un poco más amoroso y ficticio, que ella se separa del suelo: está en su propio mundo.

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

En realidad, los que se reinventan son los que están a su alrededor, que aprenden a mirarla con los ojos que ella quiere que la miren. Se enamora por primera vez de Andrés (Andrés Gil). Ahí redescubre su mujer, y su corazón empieza a latir distinto. La gracia de ella es seguir siendo como es.

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Las personas que tienen estos síndromes ya son fuertes por el sólo hecho de vivir en una sociedad que no nos enseñó a tratar con ellos. Su fuerza también es salir adelante, buscar trabajo, estudiar. Carolina es brillante, como muchos de los que tienen Asperger: estudia, lee, retiene datos y eso la hace bastante única. Y no diría debilidades, pero un aspecto que la hace vulnerable es no tener filtro y decir todo lo que piensan, que muchas veces puede caer mal. 

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

La de la muerte de mi vieja, cuando yo tenía 18 años. Fue duro porque es una edad donde una necesita bastante el apoyo de la madre. Pero, bueno, la vida.

5) ¿Sentís que la tira es un producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

No. Polka ya ha hecho tiras con todas protagonistas femeninas. Lo que siento que es un punto a favor es que además está escrita por una autora mujer. Pero no creo que sea un beneficio de la época o de subirse a un tema que está en agenda.

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

No pertenezco. Sí milito por lo que pienso, y voy a las marchas con un grupo de amigas íntimas. Coincido en muchas propuestas que hace el colectivo y las difundo. Es un colectivo grande, y yo no me siento cómoda en lugares donde se piensa o se arma algo colectivamente. Porque siento que, quizás de 300 personas, no estoy de acuerdo con 50. Sólo por eso. 

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu separada?

Podemos ser parecidas en esto del no filtro. Yo digo bastante lo que pienso, tal vez con humor o disfrazando un poco la verdad para que no caiga tan mal. Lo que tal vez me diferencia es que ella es un poco más aniñada. Yo siento que nunca tuve nada de niña. Al laburar de tan chica siempre me sentí muy madura.

Julieta Nair Calvo es Inés Fernández. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Inés, en mi caso, seguramente se separe de viejos mandatos o patrones.

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

No es que pasa algo puntual; lo veo más como un “despertar de conciencia” acompañada de estas nuevas compañeras.

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Que se tuvo que hacer cargo de su familia, sobre todo de su hermana, que padece algo parecido al Asperger. Son huérfanas y tuvieron que salir adelante solas. Es alguien de mucha fortaleza. Su mayor miedo es que algo le pase a su hermana.

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

Prefiero guardármelo para mi.

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

Siento que es muy poderoso que hoy podamos decir que son 7 mujeres las que protagonizan y que también es una mujer la que escribe. Es un avance total y me siento feliz no sólo de ser parte del elenco, sino de pertenecer a la generación de mujeres que se unen y defienden sus derechos.

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

Siempre me parece bueno que las mujeres nos juntemos a debatir y a defender lo que nos corresponde. Después, todas tenemos nuestras opiniones y formas de manifestarnos que pueden gustar más o menos. Pero prefiero poner el foco en el avance de conciencia, en el feminismo,  y en que estando juntas siempre es mejor.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Me puedo parecer en la garra de salir adelante, de poner a la familia primero, de trabajar duro para conseguir lo que quiere. Me diferencio en la manera de vincularme con los hombres, en historia de vida, en estructura, en miedos. Me diferencio en más cosas de las que me parezco.

Julieta Zylberberg es Paula Kaplan. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

1) ¿De qué se separa tu personaje?

Paula se separa de una manera de vivir, de lo establecido hasta ese momento. Fue madre joven, tiene una hija adolescente, y siempre tuvo una vida complicada. También empieza un proceso de separación de su hija, que ya está grande y se empieza a independizar.

2) ¿Cómo se reinventa después de esa separación?

Empieza a trabajar en el local del edificio en cuestión y se vincula con las otras seis chicas. La reinvención de todas pasa por el vínculo entre nosotras.

3) ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

En las grabaciones decimos que mi personaje es como el pitufo gruñón: siempre malhumorada, ofuscada. Tiene cualidades que por momentos son fortalezas y por otros son debilidades. Es muy sincera, franca, tiene buen corazón. Es buena amiga y buena madre, a la manera en la que pudo ser.

4) ¿Qué separación te costó más en la vida?

Supongo que las separaciones que más dolor causan son las muertes de seres queridos. En mi caso, la de mi papá, que se murió hace ya unos 13 años.

5) ¿Sentís que la tira es producto del empoderamiento femenino o se podría haber hecho, en los mismo términos, hace unos años?

Creo que la sociedad y las representaciones artísticas siempre van un poco de la mano, no siempre al mismo ritmo. Un cambio en la sociedad necesariamente se ve reflejado en la televisión, por ejemplo. Esta tira podría haber sido hecha hace unos años, pero tiene más sentido que sea ahora.

6) ¿Qué postura tenés frente al Colectivo de Actrices?

Es una iniciativa espectacular, un movimiento que tomó y tiene hoy un lugar. Sirve porque desde el lugar de actrices hay visibilidad y está buenísimo aprovecharla. Participo en muchas cosas, a veces más a veces menos, pero siempre estoy al tanto de todo.

7) ¿Qué te asemeja y qué te diferencia de tu Separada?

Siempre uno pone cosas de uno en el personaje. Las circunstancias que atraviesa son muy diferentes a las mías. Si pienso en cualidades mías que puedo utilizar para Paula…, que es enérgica y que es de decir las cosas que piensa a medio centímetro.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *