¡Familia unida! Karina Gao recibió el alta y regresó a casa con su tercer hijo recién nacido, Teo


Karina Gao ya está en casa. A días del nacimiento de su tercer hijo, Teo, los médicos le dieron el alta a ambos. Sonriente se mostró la cocinera en la puerta del Sanatorio Otamendi junto a su pareja, Dominique Croce, minutos antes de salir rumbo a su hogar donde se reunirá el clan completo.

Esta expresión de felicidad y alivio llega semanas después de que la cocinera tuviera complicaciones a raíz del coronavirus y tuviera que ser internada y trasladada a terapia intensiva en pleno embarazo. Su cuadro fue grave y sus compañeros de Flor de equipo (Telefe) se mostraron preocupados tanto por su salud como por la del bebé.

Karina Gao y Dominique Croce, a pura sonrisa, luego del nacimiento de su hijo TeoGerardo Viercovich

Pero Gao logró recuperarse y volver a casa para descansar y juntar fuerzas. A poco de haber recibido el alta, se convirtió en mamá de Teo, su tercer hijo.

“Efectivamente, hoy es el mejor día. Estamos muy bien. Yo, dolorida… Así que descansando. Estoy completamente embobada con este bombón de 2,800 kilos”, escribió en su cuenta de Instagram poco después del nacimiento. “Ya está con nosotros en la habitación, es la primera vez que tengo a un bebé conmigo así que no se imaginan la emoción. Mañana les hablo que tengo que descansar un poco”, sumó.

Karina Gao junto a su pareja vuelven a casa con nuevo integranteGerardo Viercovich

Además, la chef dio detalles de cómo fue el nacimiento de su hijo. “El parto fue de sueño, nunca me imaginé que un proceso quirúrgico podría resultar con tanta paz y amor. Cuando entré al quirófano, ya estaba todo el equipo esperándome. Me recibieron súper cálidamente, me sentaron y me calmaron (¡les confieso que tenía un miedo tremendo!) Y me abrazaron mientras me ponían la anestesia. Me preguntaron qué tipo de música me gustaba, pusieron play, y arrancó todo el recibimiento. Cuando estaba por salir, bajaron la persiana y nos dejaron presenciar ese mismísimo momento”, contó.

Y agregó: “Vimos su primera expresión facial, escuchamos el primer llanto, le cortaron el cordón, y en seguida me lo pusieron en el pecho, todo esto con una canción de Eric Clapton de fondo: “Wonderful tonight”. Y en ese instante me enamoré de nuevo”.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *