Facundo Campazzo debutó en los playoffs de la NBA con una buen actuación pero con una derrota de Denver Nuggets frente a Portland Trail Blazers



Facundo Campazzo había cumplido el 23 de diciembre de 2020 un anhelo de años al estrenarse en la NBA. Este sábado puso otra marca en su trayectoria, al debutar en unos playoffs de la mejor liga del básquetbol. Pero no necesariamente guardará un buen recuerdo de esa primera vez: más allá de un buen rendimiento personal del argentino, Denver Nuggets cayó en su cancha por 123 a 109 contra Portland Trail Blazers y perdió la ventaja de localía en la serie al mejor de siete encuentros.

El cordobés cumplió bien su labor: en 31 minutos cosechó 8 puntos casi sin fallas en los tiros (1 de 1 en dobles y 2 de 3 en triples), 5 asistencias, 3 rebotes, 2 robos y 1 bloqueo, contra 1 pérdida. Su punto más deficitario fue el +/-, en el que registró -13, el peor del equipo junto al del estelar Nikola Jokic. En el reportorio de Facundo, además de su clásica marca incansable y sus manos rápidas, hubo cuatro pases-gol de lujo y, por fin, una alta efectividad en triples (66,6%), algo que venía faltándole últimamente.

Compacto del desempeño de Campazzo vs. Portland

Jokic fue amo y señor del juego en el primer cuarto, cuando parecía poder hacer todo lo que se propusiera, devorando a la marca de Portland en la zona pintada con buenos movimientos y buena mano para lanzar. Pero el pivote serbio se apagó en el último período, justo cuando más encendida estaba la máxima figura visitante, Damian Lillard, un astro de la NBA y habitual candidato al premio al jugador más valioso (MVP) de la etapa regular del certamen.

Justo a Campazzo le tocó la marca al número 0, que brilló con sus triples largos (5 de 12 en total) y acumuló 34 tantos y 13 pases-gol. Parece un contrasentido afirmar que el argentino realizó un buen trabajo cuando su rival asignado fue tan productivo, pero ocurrió: el base de Denver molestó a Lillard, le quitó alguno que otro balón, le tapó un tiro. Nunca la tuvo fácil la estrella de Portland cuando enfrente estuvo el cordobés.

“Listo para su primer partido de playoffs”

El partido fue excelente. Muy intenso, dotado de grandes jugadas y formidables tiros, cambiante en el marcador. Así fue hasta que a principios del cuarto parcial se secó Denver en la ofensiva. Llegó a amenazar con alguna remontada, pero nunca alcanzó a empatar. Y Blazers, con el surgimiento de Jusuf Nurkic, dominante ante Jokic en el cierre, terminó por abrir una brecha que llegó a ser de 15 puntos. A pesar de un descanso de varios días, algunos jugadores de Nuggets parecieron cansados en el desenlace, como el propio serbio, que no obstante acumuló 34 tantos y 15 rebotes, y el propio Campazzo, que apareció fastidiado por varios cobros de infracciones.

“Cuando Facu hace asistencias para Nikola, todo está bien en el mundo”

El conjunto dirigido por Mike Malone se sostuvo con éxito en el último mes y fracción sin varias piezas importantes (Jamal Murray y Will Barton III, principalmente), pero este primer compromiso en los playoffs, que son mucho más intensos que la rueda regular del torneo, pareció hacerle pagar tanto consumo de energía previo. Incluso Denver dio la impresión de tener mucho más voltaje físico en el comienzo del juego de este sábado que en el final.

Ahora tiene dos días para recuperarse. Este lunes, a las 23 de Buenos Aires, afrontará el segundo capítulo de una serie que está 0-1 y que luego se mudará a Portland. Ganar ese juego es imperioso para que el cruce no se vuelva demasiado cuesta arriba para Campazzo y compañía.

LA NACIONConocé The Trust Project



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *