Eterna Lorraine: los secretos de Lea Thompson, la inolvidable madre de Volver al futuro



Sus padres le eligieron primer y segundo nombre, Lea Kathleen, pero desde que llegó a su vida un libreto sobre líneas de tiempo y sus alteraciones, viajes al pasado y al futuro, el mundo la llama Lorraine. Nada de lo que haga artísticamente podrá borrar su “yo” de 1985. Desde entonces entregó el alma a más de 50 personajes, pero cada vez que Lea Thompson reaparece en una pantallita, un click en el cerebro del espectador la linkea a esa eterna madre de 1955 enamorada de su hijo en Volver al futuro.

Todo empezó con una hamburguesa. Modelo de Burguer King en más de 20 publicidades televisivas, jugaba a empleada del mes a comienzos de los ’80. Gorra, chomba, sonrisa, intentando destruir a las corporaciones antagonistas del fast food. Después vendió café -televisivamente hablando-, hasta que apareció Tiburón 3, su primera oportunidad en el cine.

Thompson no quedó anclada en el hito de Robert Zemeckis, lo trascendió, lo archivó con amor, pero la mirada popular le revive constantemente aquel espejo. Ninguno de sus trabajos fue tan popular como la madre de Marty Mc Fly, esa que venía a mostrarnos el incesto o el desastre que podía ocurrir cuando intentábamos perturbar el curso natural del tiempo.

Un personaje inolvidable, Lorraine (Lea Thompson).

Lorraine se llamó inicialmente en el borrador Mary Ellan, y luego Eileen. La criatura le demandaba a Lea cuatro horas de maquillaje en las escenas en que aparentaba de mayor edad (1985, 2015).

Estaba de novia con Dennis Quaid cuando fue elegida para el rol. Los productores la habían visto lucirse junto a Eric Stoltz (el original Marty Mc Fly despedido del filme) en la película The Wild Life, en 1984. Sin imaginar que estaba por cuerpear el filme de su vida, rechazó el papel de Kristine en A Chorus Line para decir sí a Back To The Future.

“¿Calvin Klein, ese es tu nombre? Lo dicen tus calzoncillos”… A la ex chica del vestido vaporoso en el “baile del encantamiento bajo el océano” no dejan de repetirle aquella línea del guión cada vez que cruza el umbral de su mansión en Los Ángeles. También se le acercan para recordarle otra frase memorable de su Lorraine Baines: “Hay algo mal. No sé que es, pero cuando te besé, fue como si besara a mi hermano”.

El personaje de Lorraine en “Volver al futuro” (Lea Thompson).

Antes del flechazo (ficticio) con Michael J, Fox, Lea se había enamorado del mismísimo Tom Cruise en un set. El termómetro de su carrera había empezado a elevarse en 1983, cuando filmó All the Right Moves, de Michael Chapman. Cruise, caballerísimo, tuvo un gesto inolvidable que pocos conocen.

En un tiempo en el que el acoso y el abuso se escondía bajo la alfombra, los productores obligaron a Lea a quitarse la camisa y mostrar los pechos “sin motivo”. “Me negué varias veces. Al final, Tom se enteró y, consciente de su poder, les dijo que si yo tenía que aparecer desnuda, él también iba a estarlo”. Los hacedores del filme no admitían que el protagonista mostrara sus genitales. “Fue brutal. Siempre le estaré agradecida a él por haberse puesto así de mi lado y haberse enfrentado a los productores”.

Lea Thompson hoy (Instagram).

Secretos del rodaje de su vida

​Había actuado casi todas sus escenas con el primer Marty McFly (Eric Stoltz) cuando el director decidió cambiar al protagonista y volver a filmar con Michael J. Fox. “Admito que eso al principio me afectó, pero finalmente esa nueva energía que ingresó al set fue para mejor”, reconoció. Stoltz no gustaba. No había nacido, era “demasiado serio” como para dar vida al movedizo McFly.

Entre las mil entrevistas que Thompson cuerpeó en estos 35 años de Back to the Future, hay un dato curioso que ella confió a Under the Radar: Crispin Glover (George, su pareja en la película) odiaba la escena del final en la que el viaje en el tiempo de Marty lograba finalmente que el matrimonio de sus padres fuera un canto a la alegría y sus cuentas bancarias se abultaran. “Él detestaba esa resolución de la historia. ¿Cómo, ahora somos mejores por ser ricos y jugar al tenis?’. Para lidiar mejor con eso, fui antes de rodar la escena a su departamento. Pintamos un volcán. Tomamos algunas pinturas al óleo y nos tranquilizamos pintando”.

Lorraine en “Volver al futuro” (Lea Thompson)

En su cuenta de Instagram de más de 300 mil seguidores, Lea comparte esos memes en los que su vieja criatura es protagonista. Y es que su karma es también una bendición de la que aprendió a reírse. “Lo que más amé de la historia fue la idea loca de que si un chico que viaja al futuro no consigue que su madre y su padre se besen y tengan relaciones sexuales, puede llegar a desaparecer, a no nacer”.

El vestido con el que se luce en una de las escenas míticas de la historia del cine ochentoso (el baile con Marty Mc Fly como músico de reemplazo) fue de los modelos más copiados por las graduadas del mundo. Por entonces, después del estreno, las modistas cuerpeaban el boom a puro pedido de réplica del atuendo de Lorraine cuando baila a todo ritmo Johnny Be Good y el acaramelado Earth Angel, con el que besa a su futuro marido.

Si algo no hizo en la trilogía fue aburrirse. Pasó por una gran paleta de roles, edades y situaciones entre las tres películas de Zemeckis. Chica de Hill Valley, enamoradiza estudiante, madre ya adulta de Marty, Dave y Linda, hermana del preso Joe, viuda de George, esposa del malvado Biff Tannen, señora del Lejano Oeste (Maggie) en el siglo XVII…

Los memes de Lorraine de “Volver al futuro”

​¿Su Lorraine preferida? “Sin dudas la de Volver al futuro 2, la de las grandes tetas. Eso fue realmente divertido. Amé a ese personaje. Un personaje grotesco, con varias copas de más, enojada y arruinada”.

Hasta el mismísimo Carl Sagan (cosmólogo, astrónomo y astrobiólogo) elogió el trabajo de Thompson en lo que consideró “la mejor película de viajes en el tiempo jamás realizada”. El hombre elogió “la precisión en el manejo de las múltiples líneas de tiempo”.

Lea Thompson como modelo de Burger King mucho antes de “Volver al futuro”.

​La vida antes del hit

Iba a ser bailarina, pero el mismísimo Mikhail Baryshnikov, genio del ballet, le rompió el corazón con sus palabras: “Eres una bailarina hermosa, pero demasiado fornida”. Lea amaba las zapatillas de punta y todo ese rito, pero no estaba dispuesta a lo que la mayoría de las niñas alrededor eran sometidas: trastornos alimentarios con tal de seguir el sueño.

Hija de Barbara Anne y Clifford Elwin “Cliff” Thompson, menor de cinco hermanos, nació en Minnesota el 31 de mayo de 1961. Con padres divorciados cuando tenía seis años, la pequeña artista tuvo que lidiar con tempranos conflictos muros adentro: su madre era alcohólica. Superada la adicción, la mamá se empleó en un bar. Su trabajo consistía en tocar el piano. 

A los 20, Thompson se mudó a Nueva York. Fueron cinco las películas antes de Back to The Future. Una de las que recuerda con más cariño tuvo a su amigo Patrick Swayze (muerto en 2009), con quien hubo un vínculo especial por la pasión que ambos compartían por el baile: “Yo lo conocía como bailarín de ballet y en ese filme bélico él tenía que transformarse y ser el líder de una banda de guerrilleros. Confieso que yo estaba extremadamente celosa de que Jennifer Gray llegara a ser su bailarina compañera en Dirty Dancing”.

Lorraine y Marty en “Volver al futuro” (Lea Thompson y Michael J. Fox)

Después del monstruo

Luego de la trilogía que marcó su vida, Lea inició un camino laboral incesante. En 1993 protagonizó en cine Daniel el terrible y entre 1995 y 1999 la sitcom Caroline in the City (1995-1999, de la NBC). La TV la tenía entre sus filas con un alto cachet. También tuvo oportunidades teatrales interesantes, como Cabaret, en Broadway, y Monólogos de la vagina.

Un capítulo de Friends en 1995, uno en La ley y el orden, proyectos clase B, C, papeles fugaces, papeles más grandes… En los últimos años, uno de los títulos más resonantes en los que participó fue J. Edgar, en 2011, junto a Leo DiCaprio, dirigida por Clint Eastwood. Pero la mayor emoción de la última década no se la dio la actuación, sino el regreso al baile.

Lea Thompson (Instagram)

Estaba resignada a que esa faceta de bailarina fuera apenas un recuerdo de infancia cuando fue convocada para Dancing with de Stars (Bailando con las estrellas). La memoria del cuerpo la ayudó, su performance sorprendió, sus bailes dieron vuelta al mundo y Lea sintió que al fin algo más allá de Volver al futuro podía volver a desperdigar su apellido más allá de los Estados Unidos.

Amiga íntima de Christopher Lloyd, desde aquel rodaje en el que curiosamente apenas compartieron escena unos segundos con el Doc Brown, volvió a cruzarlo en seis películas. No hay reencuentro cuyas fotos no revienten el “Liketómetro”.

Lea Thompson (Instagram)

Casada con el director Howard Deutch (rodaba Some Kind of Wonderful cuando se enamoraron), Lea tiene dos hijas famosas hoy, las actrices Madelyn y Zoey. A ambas las dirigió en The Year of Spectacular Men, una comedia dramática en la que debutó como directora de un largometraje. Si algo le enseñó el fenómeno Back To The Future es que la dirección puede cambiar, que el horizonte puede tener múltiples bifurcaciones. A donde vamos… no necesitamos caminos.

Mirá también

MZ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2