En una carta, Duffy dio más detalles de su violación y secuestro



Duffy es una cantante galesa de 35 años. Saltó a la fama en 2008, con su tema Mercy. Y ahora acaba de publicar una carta en la que cuenta cómo fue “violada, secuestrada y drogada” durante cuatro semanas, algo de lo que habló por primera vez en febrero de este año, después de haber estado una década alejada de los medios.

Entre otras cuestiones, Duffy reveló que, tras el “fatídico episodio”, consideró acudir “a las leyes de derechos humanos para cambiar su nombre en los registros públicos”, “desaparecer en otro país” y “dejar atrás el pasado con una nueva vida”.

“Si estás leyendo esto, debo advertir que contiene información que algunos pueden encontrar perturbadora -alerta Duffy-. Si no puede asumir el sufrimiento de otra persona, le recomiendo que no siga leyendo”.

También señala que, pese a que temía por su propia vida, finalmente pudo denunciar los hechos a la Policía.

Duffy: La artista la pasó muy mal.

Al mismo tiempo, la cantante no publicó la identidad del “culpable” ni dio ninguna pista sobre él.

“La identidad del violador sólo debe ser manejada por la Policía, y eso es entre ellos y yo”, explica.

Según relata en el texto, Duffy fue drogada el día de su cumpleaños, momento en el que comenzó un calvario de cuatro semanas.

“Era mi cumpleaños, me drogaron en un restaurante y eso duró cuatro semanas. Me llevaron a un país extranjero. No recuerdo subir al avión, pero de pronto me encontré en la parte trasera de un vehículo”, cuenta.

A continuación, la mujer describe que un hombre la violó en un hotel, que luego la llevó a su casa y permaneció cuatro semanas con ella.

“Sabía que mi vida estaba en peligro, él confesó querer matarme. Con la poca fuerza que tenía, mi instinto era correr, correr y encontrar un lugar donde vivir sin él”, recuerda Duffy, quien finalmente consiguió huir.

Las amenazas y el temor a una posible exposición mediática provocaron que, tal y como detalla la víctima, no se atreviera a denunciar el caso, hasta que se lo contó a “dos mujeres policía”.

“No fui la misma persona por mucho tiempo. La violación es como un asesinato vivo, estás viva, pero muerta”, indica Duffy.

Además, la cantante explicó los motivos por los que decidió publicar ahora esta experiencia.

“Pensé que la divulgación pública de mi historia destruiría por completo mi vida. Pero ocultarlo es peor”, argumenta.

“La violación me despojó de mis derechos humanos. Ya me ha robado un tercio de mi vida”.

Y aunque reconoce que “estar sin cantar” la está “destruyendo”, no avanza nada en su carrera artística.

“Cuando canto me siento como un pájaro… Pero veré qué hago con eso”, agrega.

En 2008, cuando publicó su primer disco, Rockferry, que contenía el éxito Mercy, fue muy elogiada por la crítica, que la vinculó con íconos contemporáneos como Adele y Amy Winehouse.

Después de un segundo álbum presentado en 2010, Endlessly, que no tuvo el éxito esperado, la artista se retiró de la vida pública. “Ahora puedo dejar atrás esta década. Pertenece el pasado”, concluye.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *