Emoción, fobias, desafíos y frustraciones: así comenzó Corte y Confección Famosos


Fue uno de los éxitos de las tardes de eltrece, sobrevivió la pandemia y esta tarde regresó a la pantalla, pero recargado: ahora, todos los concursantes de Corte y Confección son famosos. En esta nueva etapa, no solo Andrea Politti retomó su rol de conductora; volvieron los tres históricos jueces y la jefa del taller, Matilda Blanco, y también algunos de los participantes más queridos por los televidentes, ahora en un nuevo rol: el de ayudantes de las celebridades.

“Se abren las puertas de este taller maravilloso. Tenemos una casa nueva, miren qué linda. Acá los famosos van a vivir muchas emociones y desafíos. Les vamos a dar todas las garantías para que se puedan sentir bien”, rompió el hielo una siempre efectiva Politti, mientas las cámaras recorrían el nuevo y más amplio estudio.

Luego, llegó el momento de conocer a los participantes. La primera fue Nora Cárpena, quien aportó cierta cuota de emoción a la hora de contar la historia que la une a la costura. “A esta altura de la vida, es interesante que te ofrezcan hacer cosas nuevas. Mi mamá fue actriz hasta que yo nací, pero siempre le gustó coser. Era muy hábil con sus manos. Mi primer tapado de piel me lo hizo ella, para que tuviera lo que se llevaba en aquel momento. Son cosas entrañables que me quedaron en el alma y es lo que me da valor para encarar esto”, reveló la actriz, que contará con la ayuda de Matías Báez.

La segunda en salir fue Ximena Capristo, que tendrá como colaborador a Juan Santi. Fiel a su espíritu competitivo, “La Negra” explicó: “Nunca cosí nada, pero cuando me llamaron vi donde podía tomar algún curso. A mí me gusta estar preparada. Me gusta aprender y me entrego a la gente que sabe. A medida que pasen los programas, voy a intentar superarme día a día. Ya aprendí a coser con la máquina”.

Llegó el turno, entonces, de Anita Martínez, quien volverá a medirse con Capristo en un reality, luego el exitoso pasaje de las dos por el recordado “Patinando por un sueño”. “A mí me gusta confeccionar para otras. No soy muy fashion”, contó la actriz, que trabajará junto a Luis Palacios, el ganador de la tercera y última temporada del concurso.

“Tengo fobia a los botones. Lo que me pasa es que los que son de plástico, con agujeritos, me dan asco. No sé coser, tejer, zurcir, bordar, pero me doy mucha maña con las manos”, contó el conductor Tucu López, que deberá trabajar en equipo con Teresa Boccuto.

Con la presentación de María Fernanda Callejón volvió la emoción: “Voy a decir una frase que de chica me costaba: soy hija de una modista. Me crie debajo de una máquina de coser. Comí hasta los 14 años de esa profesión y oficio, y hoy reivindico a las modistas porque es un arte maravilloso. La quiero homenajear a ella y a través de ella, a todas las que quieren transitar ese oficio”. El coach de Callejón será Javier Tschudy.

Miriam Lanzoni contó una experiencia similar: “Traje una foto de mi abuela materna, Nélida. Yo aprendí a coser con ella. No está, se fue en pandemia. Era una mujer de pueblo, como de cuento, y aprendió a coser por herencia. Era la costurera de Pampa del Infierno, mi pueblo. La he visto horas y horas con una máquina a pedal. Espero honrarla. La actriz fue la primera en protagonizar un ida y vuelta con la jefa de taller, que le recriminó que haya hablado mal sobre ella, luego de que criticara algunos de sus looks. Curiosamente, la coach de Lanzani será Ingrid Vogt, la de la participante que peor se llevó con Matilda Blanco.

La lista de famosos se completó con Aníbal Pachano (con Fabricio Aumenta), Barbie Vélez (acompañada por Graciela Escalante), Bicho Gómez (guiado por Celeste Zukas), Pachu Peña (asesorado por María Luisa Baiza), Adriana Salgueiro (junto a Lena Podakina) y Mario Guerci (en dupla con Leonela Santana) . Una vez que todos fueron debidamente presentados, la conductora reveló la primera consigna del ciclo: en 90 minutos, los concursantes deberían replicar el vestuario de una diva vernácula, con la guía de sus colaboradores.

Así, quedaron divididos por Politti en cuatro grupos. Capristo, López y Callejón debían copiar un vestido que Mirtha Legrand usó en uno de sus programas en la década del setenta; Pachano, Cárpena y Martínez, a su vez, recrearían el diseño que Susana Giménez llevó en la apertura de su programa, en la década del ochenta; Vélez, Salgueiro y Guerci, uno de los atuendos de Xuxa, de comienzo de los noventa; y Peña, Lanzoni y Gómez, a su vez, el vestuario usado pro Natalia Oreiro en su clip de “Cuesta arriba, cuesta abajo”, de 2002.

Entonces, llegó el momento de ver a los famosos en acción y de comenzar a vislumbrar cómo se llevarían con sus compañeros de equipo. ¿Se dejarán guiar por los exparicipantes? ¿Qué parte del arduo trabajo encararían ellos? ¿Quién tendría la última palabra?

Desgraciadamente, no hubo tiempo para ahondar sobre esas cuestiones esenciales. Solo pudo verse a Cárpena desoyendo los consejos de su coach e imponiendo su criterio, una actitud que resultó constante en la actriz durante todo este primer programa. También, a Salgueiro confeccionando la moldería, ante la atenta mirada de su ayudante Lena.

La decisión de la producción de mostrar durante este primer programa todas las devoluciones, obligó a pasar directamente al análisis de los jueces. Esta vez, los históricos Verónica de la Canal, Fabián Zita y Benito Fernández dejaron en claro que no piensan tener ninguna consideración con los flamantes “diseñadores” ni con sus ayudantes.

Durante esta primera ronda, De la Canal fue la dueña del voto secreto. De esta manera, los puntajes de cada dupla fueron el resultado de la suma de las calificaciones de Fernández y Zita, quien a lo largo de las tres temporadas anteriores se reveló como el jurado más difícil de convencer. Por eso, los que mejor performances lograron alcanzaron apenas 12 puntos.

Los grandes ganadores del primer desafío fueron el modelo Mario Guerci y Pachu Peña. Con 11 puntos quedaron, en tanto, Barbie Velez, Anita Martínez y María Fernanda Callejón. Luego, con 8 se ubicó Salgueiro, que rompió en llanto al escuchar las devoluciones. “Lena me guió muy bien. Yo soy muy cabezadura. Los errores son míos, no de ella. ¡Qué vergüenza!”, expresó la actriz.

Cárpena, a su vez, comenzó con el pie izquierdo. Cuando Politti le anunció que tenía 30 segundos para defender su propuesta, se quejó diciendo que no debía defenderla porque para ella estaba my bien. Esto llevó a un ida y vuelta con los jurados, que le explicaron que le explicaron cuál era la dinámica del programa. Al final, llegó la recriminación de la jefa de taller: “Miraste desafiante a tu coach, como diciéndole ‘¿Ves?’ El está para ayudarte, pero las decisiones las tomaste vos”, expresó Matilda.

La actriz de Brujas obtuvo 5 puntos, al igual que el Tucu López y Pachano, a pesar de que el coreógrafo decidió no seguir la consigna al pie de la letra y recreó el mono que usó Susana el lugar de copiarlo. Con 6, quedaron el Bicho Gómez y Lanzoni. La peor performance la tuvo Capristo, que consiguió unos escasos 3 puntos.

Más información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *