Elena Irureta, la actriz vasca que se consagró con su protagónico en Patria



El director Aitor Gabilondo definió a Patria como “un western de señoras”. En la piel de una de esas señoras, llamada Bittori, se luce Elena Irureta, una actriz vasca que el gran público está descubriendo a partir del estreno de la miniserie de HBO basada en la novela de Fernando Aramburu.

Nacida en el pueblo pesquero de Zumaya, Guipúzcoa, hace 65 años, desde muy joven tuvo clara su vocación de actriz. Luego de terminar sus estudios primarios y secundarios en un colegio de monjas, ingresó en la Escuela de Arte Dramático de Antzerti, Donostia, donde se recibió como la primera de su promoción.

Enseguida salió a recorrer el País Vasco representando obras de teatro muy populares, como la comedia Ama, begira ezazu!, escrita en euskera por ella misma y Kontxu Odrizola, con la que hicieron más de 150 representaciones.

A los 65 años, Elena Irureta disfruta del reconocimiento por su enorme trabajo en la serie de HBO.

Uno de sus primeros papeles fue el de Helena de Troya en Las troyanas, una puesta hecha en su escuela de teatro, con la que también giró por Euskadi y por varias salas del resto de España.

“En aquella época, además, éramos nosotros los que cargábamos la furgoneta, íbamos al pueblo, montábamos el decorado, las luces, el equipo de sonido… Después hacíamos la función y vuelta a desmontarlo todo, a llevarlo al local y a descargarlo allí. Cada función era una jornada interminable de horas”, contaba en una entrevista.

Irureta escribía sus propios textos y sketches. Pronto se convirtió en una de las figuras de la televisión autonómica vasca, ETB: la fama, al menos a nivel local, le llegó a principios de la década del ‘90 de la mano de sus primeros trabajos ahí, como la comedia musical Bi eta bat y las series DBH o Eskabetxerak.

Elena Irureta como Bittori en una escena de “Patria”, en la que caracterizó de dos maneras, de acuerdo a las épocas.

Eso le abrió las puertas de otros proyectos y a partir de entonces alternó papeles entre canales vascos y otros de alcance nacional. Tras ese gran debut en la televisión vasca, saltó a emisoras nacionales con pequeños papeles en ficciones exitosas como Al salir de clase, Periodistas o Hermanas.

Su primer gran hito fue El comisario (1999), donde hizo de la agente Laura Hurtado, un personaje que permaneció al aire durante nada menos que doce temporadas.

Mientras tanto siguió haciendo otros papeles: uno de los más destacados fue el que hizo en la serie Los misterios de Laura (2009), donde encarnó a la vecina de la protagonista, con quien tenía una profunda enemistad.

Elena Irureta lleva vrias décadas gtrabajando en cine y TV, pero recién ahora su oficio trascendió las fronteras.

A la par, se iba forjando una carrera también en cine, donde desde 1985 participó de 25 películas, de las que pasaron por los cines argentinos La ardilla roja (1993), de Julio Medem, y Te doy mis ojos (2003), de Icíar Bollaín, recordada por haber anticipado en más de una década al Ni una menos abordando de manera descarnada la violencia de género.

La isla de los nominados, Hospital Central, Los protegidos y Toledo son algunas de las numerosas ficciones televisivas de las que también formó parte. En la Argentina muchos la recordarán por su trabajo en El tiempo entre costuras, que en 2016 emitió Telefe: allí hizo de Doña Manuela, dueña de un taller de alta costura.

Otro vínculo indirecto con nuestro país es su participación en la versión española de Ciega a citas (2014), la ficción creada por Carolina Aguirre, donde hizo del papel que aquí llevó adelante Georgina Barbarossa: era Maruchi, la madre de Lucía, la protagonista.

Para muchos argentinos es una cara conocida: se la vio en “Los misterios de Laura”, “Allí abajo” y “El tiempo entre costuras”, entre muchas series.

Otros programas de los que formó parte son El secreto de Puente Viejo, El don de Alba, Felipe y Letizia, Algo que celebrar y Eskamak kentzen.

Pero el peldaño anterior a Patria fue en Allí abajo, una ficción inspirada en la taquillera película Ocho apellidos vascos. Ahí hizo durante 23 capítulos de Rosa Mari: fue ahí donde conoció a la coprotagonista de la miniserie de HBO, Ane Gabarain. Muy atentamente las estaba viendo Aitor Gabiondo, uno de los creadores de Allí abajo, y decidió que ellas formaran la dupla estelar de Patria.

Irureta y Gabarain encarnan a dos amigas divididas por el terrorismo de ETA. Bittori es una mujer que, décadas después del asesinato de su marido a manos de la banda nacionalista vasca, sigue buscando al autor material del hecho. Miren era su íntima amiga en el momento del asesinato, pero con el tiempo se fue distanciando de Bittori por motivos políticos: a partir de la militancia de su hijo Joxe Mari, fue adoptando una postura favorable a ETA.

Ane Gabarain e Irureta filmando una escena de “Patria”.

“La experiencia ha sido muy enriquecedora, porque es algo que has vivido, pero en lo que nunca te has mojado. No dejan de ser 40 años resumidos en unas cuantas escenas”, explicaba Irureta hace unos días en el Festival de San Sebastián.

Soltera y sin hijos, Irureta no mira televisión y a duras penas usa su teléfono celular. Su sueño es retirarse en cuanto pueda dejar de trabajar y vivir en su casa de Zumaya dedicándose a la pintura u otras disciplinas artísticas. Difícil que se le cumpla pronto: de la mano de Bittori, lo mejor de su carrera parece estar empezando.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1