el verdadero amor al arte

En un país en el que la crisis económica es casi un estado permanente, la voluntad individual y colectiva logra la permanente creación de proyectos. Sin embargo, su proyección y continuidad en el tiempo son mucho menos frecuentes, en especial cuando se trata de iniciativas sin dependencia del Estado y orientadas a un arte que hoy por hoy no es de consumo masivo, como lo es la ópera.

Una de estas excepciones es la asociación Juventus Lyrica, que el lunes 21 de marzo recibió un reconocimiento a sus 24 años de trayectoria en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Con un centenar de producciones realizadas con la participación de cerca de 5.600 artistas, la asociación contribuyó también a revitalizar el Teatro Avenida, en temporadas que fueron vistas por más de 400.000 espectadores y representó la eclosión del llamado off Colón.

María Jaunarena, Ana D'Anna y Carolina Estebarena, la legisladora que impulsó la distinción par Juventus Lyrica.

María Jaunarena, Ana D’Anna y Carolina Estebarena, la legisladora que impulsó la distinción par Juventus Lyrica.

Los inicios de una quimera

En julio de 1998, Ana D’Anna (directora de teatro y ópera, actriz, cantautora y artista plástica), el director y maestro Antonio Russo y Horacio Jaunarena (ministro de Defensa de varios gobiernos, gran melómano y esposo de D’Anna) decidieron crear un espacio que consideraban imprescindible.

En el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, del que acababa de egresar en la carrera de régie, Ana D’Anna conoció de cerca el talento, el potencial y la realidad de los jóvenes artistas, en especial los cantantes, que no encontraban un horizonte profesional en la Argentina más allá del Colón, un ámbito en el que era difícil que un intérprete sin demasiada experiencia pudiera “foguearse”.

Con el bagaje de 12 años al frente de un grupo de teatro en Pergamino, D’Anna decidió formar una compañía con Russo como director musical.

Antonio Russo, el director y maestro es uno de los fundadores de Juventus Lyrica.

Antonio Russo, el director y maestro es uno de los fundadores de Juventus Lyrica.

En abril de 1999, su primera producción, el Don Giovanni de Mozart (“la ópera de las óperas”), con un coro de solo 12 cantantes, dos elencos muy jóvenes y una orquesta integrada por miembros de la Estable del Teatro Colón, sorprendió por su frescura y la creatividad en la utilización de recursos materiales modestos, pero potenciados por un trabajo actoral y musical exhaustivo.

La labor tuvo su continuidad durante el resto del año con varias producciones más. Desde entonces la actividad de Juventus Lyrica sólo se vio interrumpida por la pandemia (durante el 2020 y 2021 los esfuerzos estuvieron orientados a cursos de canto y apreciación para profesionales y público, con becas para los jóvenes artistas) y hoy apunta a resurgir.

Preparación y familia

María Jaunarena, directora ejecutiva de Juventus Lyrica.

María Jaunarena, directora ejecutiva de Juventus Lyrica.

Después de hacer un master en gestión cultural en Londres durante la década del 2000, María Jaunarena (hija de Ana D’’Anna y Horacio Jaunarena), economista con formación en música, danza, teatro y artes plásticas, se involucró formalmente con la institución y asumió la dirección ejecutiva.

Al sistema de abono que se había implementado desde un principio (y que diferenciaba a la asociación de otras iniciativas no oficiales, con producciones esporádicas), sumó a Juventus iniciativas de financiamiento que le dieron nuevo impulso. Diez años después, nació el programa de formación de públicos, que abrió los ensayos generales a más de 11.000 alumnos de escuelas públicas y privadas.

Respecto de los planes para este año, María Jaunarena (también vestuarista y directora de escena de varias producciones) habló con Clarín.

“Aún no podemos anunciar nada porque esperamos algunas respuestas que inciden en el presupuesto. La idea es continuar con el programa de formación que comenzamos en pandemia (aunque con un nuevo formato), intentar materializar propuestas infantiles (una de ellas en el marco del Festival Konex de Música Clásica, por ejemplo) y volver al teatro Avenida, que desde 2019 está completamente cerrado”.

El barbero de Sevilla, en versión infantil de Juventus Lyrica.

El barbero de Sevilla, en versión infantil de Juventus Lyrica.

“Tenemos el enorme desafío de zurcir, de enhebrar y de intentar reparar el tejido roto que nos dejó la pandemia. Con un cuerpo de artistas al que estos últimos dos años afectaron de manera brutal, con escasos recursos para poder levantar ese tejido”, expresaba el lunes María Jaunarena en su discurso de agradecimiento a la Legislatura. 

Y siguió: “Con un público golpeado por la pandemia que tiene o miedo de encerrarse en un teatro y contagiarse, o poco dinero para comprar entradas. Todo esto en un contexto de alta inflación. Ése es el terreno que tenemos por delante. Y ése es el terreno al cual le debemos una mirada esperanzada, y en el que debemos sembrar los brotes para que vuelva a germinar”, finalizó.

Clásicos, pero también obras no habituales

Aunque en las temporadas más recientes el repertorio de Juventus Lyrica se orientó hacia los clásicos (por razones de taquilla), desde sus primeros años de actividad dio a conocer o rescató obras no habituales en la escena local, como Les mamelles de Tirésias, Hamlet, Le comte Ory, Otra vuelta de tuerca, La descente d’Orphée, Amahl y los visitantes, La médiumLa mano de bridge.

Ana ‘Anna sostiene que “el método de trabajo ha sido siempre una búsqueda de saber qué es lo que uno tiene que entregar, y de no regodearse con el talento ni lo logrado, sino siempre tener al público como el destinatario del cantante, que es el centro de la escena”.

Darío Sayegh, Carolina Gómez y Laura Penchi en el acto de la Legislatura porteña que distinguió a Juventus Lyrica.

Darío Sayegh, Carolina Gómez y Laura Penchi en el acto de la Legislatura porteña que distinguió a Juventus Lyrica.

“Todo debe confluir en hacer destacar al cantante, pero él no debe regodearse con lo que está sintiendo, sino hacer sentir, entregar. El arte escénico indaga en el alma humana, y ayudado por la música, en el dramma per musica, como dijo Monteverdi, produce esta sabiduría que conduce a la felicidad”.

Con ese sello Juventus Lyrica ha marcado la carrera de cantantes de proyección nacional e internacional, como María José Siri, Virginia Tola, Nahuel Di Pierro, Santiago Ballerini, Armando Noguera, Fernando Radó, Mariana Carnovali y Carlos Ullán.

También pueden nombrarse Florencia Machado, Guadalupe Barrientos, Carlos Esquivel, Eugenia Fuente, Ernesto Bauer, Sabrina Cirera, Lucas Debevec Mayer, Virginia Wagner, Carlos D’Onofrio, Leonardo Ferrando, María Virginia Savastano, Mariana Rewerski, Laura Polverini, Laura Penchi, Raquel Winnica y Fernando Grassi, entre muchos otros.

Es indudable que Juventus Lyrica conserva el espíritu familiar y la satisfacción personal como otro sello indeleble.

Ana D’Anna lo resume con un sentimiento que comparten directivos, técnicos y artistas: “En su lecho de muerte, Antonio Russo pidió que nos transmitieran que los 20 últimos años de su vida (los que habían transcurrido en la asociación) habían sido los más felices. Y yo siento lo mismo: que fueron años de felicidad extrema.

WD

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *