El verano teatral también tiene sede en Buenos Aires



Rotos de Amor, protagonizada por Antonio Grimau, Víctor Laplace Osvaldo Laport y Roly Serrano Crédito: Prensa

Ya se sabe: el teatro es artesanal, necesita del cuerpo a cuerpo, del vivo, de la presencia. Cualidades que en estos largos y oscuros meses se han convertido en bienes preciados.

Desde aquel viernes 13 de noviembre, fecha exacta en la que a través de una noticia en el Boletín Oficial se habilitaba la apertura de los teatros, los números han sido duros. “Sin dudas es más factible de pérdidas abrir los teatros con el aforo al 30 por ciento de la capacidad de la sala que tenerlos cerrados; pero creo que es necesario hacerlo para reactivar la rueda”, cuenta el productor Carlos Rottemberg, uno de los responsables de seguir el minuto a minuto de las informaciones oficiales si de apertura de salas se trata. Entonces la voluntad y esa cualidad artesanal sumada a la pasión tan propias del teatro explican de alguna manera lo que las matemáticas no pueden hacer. Los teatros abrieron parcialmente sólo porque el sector ha buscado el modo.

“Estas seis semanas nos han servido como ensayo general para lo que será la temporada del año que está por comenzar. Aprendimos de protocolos y de formas de sanitizar, aprendimos de ventilación, capacitamos a nuestros trabajadores”, suma Rottemberg que el sábado pasado levantó el telón de su teatro marplatense para darle inicio a la temporada con El equilibrista, de Mauricio Dayub.

Ya lo dijo él mismo en marzo con un audio a los productores del ambiente que funcionó como faro para muchos: es una actividad que necesita de unos meses para ponerse nuevamente en funcionamiento. No alcanza con abrir salas, sino que la rueda necesita de tiempos, esos que en pandemia se volvieron esquivos. ¿Cómo trazar el mapa teatral del año que se avecina sin ningún tipo de certezas? El teatro necesita una primera etapa de elecciones de elencos, de ensayos, ajustes técnicos, hasta llegar al día del estreno. Por eso, y echando por tierra toda necesidad de programación a futuro y armado de temporadas completas, este verano llegó incierto y lleno de dudas.

Carlos y Tomás Rottemberg presentaron Brujas, junto con Thelma Biral, Nora Cárpena, Moria Casán, el director Luis Agustoni, María Leal y Sandra Mihanovich Crédito: Gerardo Viercovich

“Siempre dijimos que abrir con el 30 por ciento de la capacidad de la sala era solo para empezar y en estas seis semanas de trabajo no hubo ningún caso de contagio en ninguna de las salas de teatro abiertas. Así que nosotros necesitamos subir al 50 por ciento, no como una manera caprichosa sino porque es lo que está sucediendo en los casinos, en los restaurantes y en otras cuestiones que no tienen nada que ver con actividades culturales sino con lo económico. Sin el 50 por ciento no es posible pensar en nuevos estrenos y tenemos que generar un interés en la gente para que tome la decisión de venir a vernos”, cuenta Sebastián Blutrach, dueño y responsable de El Picadero y una de las autoridades del Teatro Nacional Cervantes. “A pesar de la falta de estrenos, la cantidad de público fue subiendo de a poco porque se va muy conforme por el trato y el cuidado, y eso va a hacer que suba la venta, sin dudas. Pero el público teatrero es claramente mayor de 60 años, es de riesgo y por lo tanto hay cierto temor. Es parte de lo que nos toca en nuestra actividad. Todo nos lleva a un momento de mucha incertidumbre y necesitamos tener alguna certeza de parte de las autoridades en cuanto a los aforos y la necesidad de trabajar a un 50 por ciento a partir de enero”, agrega Blutrach.

Con todas estas dudas a cuestas y con modificaciones semana a semana, algunos títulos comienzan a confirmarse porque así lo mostró el mundo: con los protocolos necesarios la actividad teatral es segura. Los espectadores se distribuyen con distancia, mantienen el barbijo puesto durante toda la función, no se mueven de sus lugares, no hablan, no comen, salen en orden. Las reglas son claras y las condiciones parecen estar dadas. Obviamente teniendo en cuenta que para cumplir con todos los protocolos se necesitaron reformas en las salas. “Para abrir los teatros de la Ciudad de Buenos Aires se demanda que el 100 por ciento del aire que circule en ellos provenga del exterior; para esto se requirió hacer reformas complejas en los sistemas de ventilación de las salas porque la mayor parte de ellas, hasta el momento previo a la pandemia, refrigeraban recirculando el aire y usando un porcentaje menor de aire externo que el que se requiere ahora. Además, para poder prender los equipos durante el verano teníamos que asegurar que nada del aire recircule. Así que tuvimos que cambiar los filtros por unos especialmente creados para filtrar determinados tipos de virus. Por lo cual los teatros que abrimos también tuvimos que hacer una inversión en la adquisición de estos filtros y en la contratación de la gente especializada en su colocación. Solamente están abiertos los que pueden cumplir con la ventilación natural al 100 por ciento; y solamente pueden prender el aire acondicionado mientras está el público en la sala aquellos que han invertido en la compra y colocación de los filtros F7 o superior”, cuenta Ariel Stolier, productor y uno de los responsables de las salas del Paseo La Plaza y Metropolitan Sura que para este enero tienen prevista una grilla de propuestas que combina la presencialidad y la virtualidad así como también las producciones propias, las ajenas y las provenientes del teatro independiente.

Cartas de amor, con Arturo Puig y Selva Alemán Crédito: Archivo

Y habrá estrenos, reposiciones y combinaciones con el streaming. Una de las propuestas que sobresalen de la cartelera porteña es la reposición de Brujas, con el elenco original que el domingo 3 de enero cumplen 30 años. El viernes 8 y en el Multitabarís darán inicio a esta nueva temporada Thelma Biral, Moria Casán, Nora Cárpena, María Leal y Sandra Mihanovich, dirigidas por Luis Agustoni. Dos días antes, en el mismo teatro, otro grupo pero masculino levantará el telón. Haciendo funciones de miércoles a domingos, se trata de Rotos de amor, de Rafael Bruza, con Antonio Grimau, Víctor Laplace, Osvaldo Laport y Roly Serrano. Después de dos temporadas en la calle Corrientes y una temporada en Villa Carlos Paz el año pasado, la obra vuelve para contar a través de distintos cuadros, las vicisitudes que enfrentan estos cuatro varones. Sobre una puesta de Andrés Bazzalo, esta reposición está a cargo de Jorge Scorpanitti.

Otro regreso es el de una talentosa pareja de famosos: Selva Aleman y Arturo Puig. Vuelven a protagonizar Cartas de amor, de A. R. Gurney, con versión de Federico González del Pino y Fernando Masllorens y producción de Javier Faroni. Una de las obras más estrenadas en el mundo y que incluso tuvo su versión cinematográfica a cargo de Stanley Doney, y que la pareja ya había representado en varias ocasiones siempre con mucho éxito. El estreno de Cartas de amor está previsto para el 6 de enero, en el Multiteatro Comafi, hará funciones de miércoles a domingos y cuenta la historia de amor por correspondencia de una pareja a lo largo de su vida. La otra obra prevista para el Multiteatro es la continuación de El acompañamiento, de Carlos Gorostiza, protagonizada por Luis Brandoni y David Di Nápoli. Fue la primera obra estrenada luego de los meses del confinamiento absoluto para el teatro.

Y serán estas cuatro las obras en los “multis”, para preservar la seguridad de todos los espectadores. De esta manera, en cada complejo se habilitan sólo dos salas para dejar libre el piso de boleterías o de baños y lograr que haya menos circulación de personas. “Otra cosa que llama la atención de esta temporada es que todos los artistas confirmados en los Multis son mayores de 60 años -Puig, Aleman, Brandoni, Di Napoli, Laport, Serrano, Grimau, Laplace, Cárpena, Biral, Casán, Leal, Mihanovich- y es una señal. Mucha gente ya armada en la profesión es la que está dando las primeras batallas para hacer girar la rueda. Son los primeros que se suben y se subieron como Brandoni en la primera función con cuatro espectadores pagos. Y lo mismo me decía Arturo Puig el otro día: hay que hacer la función aunque haya cuatro personas porque es la manera de poder trabajar para el conjunto”, cuenta Rottemberg, que llama “Solidaria” a la temporada que comienza por la ayuda que se da entre los distintos sectores.

Lo escucho, protagonizada por Jorge Suárez y Gabriel Goity Crédito: Prensa

También el 6 de enero llegará otro estreno notable al Metropolitan Sura. Se trata de la comedia Lo escucho, con Gabriel Goity, Jorge Suárez, Julieta Vallina, Daniela Pal y Ricardo Cerone, dirigidos por Carlos Olivieri. Fue suceso en París y que ahora llega a Buenos Aires. En este caso, un hombre llega al consultorio del psicólogo de su mujer, haciéndose pasar por un nuevo paciente con el propósito de desenmascararlo porque lo considera el responsable de su separación.

El Metropolitan tiene planeadas más propuestas. El 9 de enero llegará una nueva versión del musical de culto Casi normales, con Laura Conforte, Martín Ruiz, Guido Balzaretti, Manuela del Campo, Federico Llambi y Máximo Meyer, dirigidos por Julio Panno, que hará funciones de jueves a domingos. “Nuestra decisión fue la de generar una temporada de verano con mucha oferta para darle más variedad al público. Por eso hicimos vinculaciones y convenios con compañías independientes y con salas como Timbre 4 y el Método Kairós y programamos obras que surgieron o estaban en cartel en sus salas y que por los protocolos o el aforo limitado no tiene sustentabilidad para llevarse a cabo ahí. Es parte del trabajo solidario que marca esta temporada. Y a la vez también vamos a continuar experimentando con el modo híbrido en el que combinamos funciones presenciales del teatro como lo conocemos con fechas especiales en simultáneo por streaming para aquellos que están en edad de riesgo y tengan imposibilidad o desconfianza de volver a una sala de teatro; para aquellos que vivan fuera de Buenos Aires y para quienes tengan problemas económicos. La familia completa podrá ver una obra sacando una entrada por streaming”, anticipa Stolier.

El amor es un bien, de Francisco Lumerman, en la calle Corrientes Crédito: Lau Mastroscello

Por eso, dentro de la programación de sus salas se encuentran obras como Conejo blanco, conejo rojo, el éxito internacional del autor iraní Nassim Soleimanpour. En cada función, una actriz o actor diferente se encontrará con el texto teatral recién al subir al escenario. Las diferentes funciones de la obra serán interpretadas de forma rotativa por Mercedes Morán, Jorge Marrale, Agustín “Rada” Aristarain, Federico Bal, Jorgelina Aruzzi y Carola Reyna, entre otros artistas que se irán confirmando en las próximas semanas. Además, se repetirá el ciclo “Verano off en el Met”, desde el 5 de enero, en el que se incluyen obras que fueron fenómenos del circuito alternativo como Imprenteros, de Lorena Vega; El amor es un bien, de Francisco Lumerman, cursando la séptima temporada; El arrebato(coproducida con el FIBA); La savia, con Mirta Busnelli; Claveles rojos, de Luis Agustoni; la experiencia teatral de terror El juego, una experiencia de miedo (como coproducción con El Método Kairós) y Petróleo, la obra del grupo Piel de Lava que volverá en febrero. En la avenida Corrientes peatonal, Ezequiel Hara Duck hará Clavemos el visto 2.1, una nueva experiencia de teatro por WhatsApp.

Nada del amor me produce envidia, con María Merlino Crédito: Leandro Alochi

Por su parte, el Paseo La Plaza, el 6 de enero reestrenará una nueva temporada de Después de nosotros, con Julio Chávez, acompañado por Alejandra Flechner, dirigidos por Daniel Barone. La grilla la completan Juegos, ¿cuál es tu límite?, el musical basado en Juegos a la hora de la siesta, dirigido por Ariel Del Mastro y Marcelo Caballero; La fiesta del viejo, de Fernando Ferrer; la versión libre de Rey Lear; y obras de humor y stand up con el estreno en Las chicas de la culpa, con Malena Guinzburg, Connie Ballarini, Fernanda Metilli y Natalia Carulias; y los reestrenos del dúo Mellera-Lauriente; Juampi González, en Soltero; Martin Pugliese, en Sinatra, la voz al final del túnel; y I like Luly, de Pablo Angeli (en el Metropolitan). Los días viernes presentarán shows especiales los exponentes del humor local incluyendo a Soy Rada and the Colibriquis, Pablo Fábregas, Lucas Lauriente, Fernando Sanjiao, Nico Braun y Juan Barraza.

El Picadero también ofrecerá una programación combinada. Por un lado, tendrá el gran estreno de Jauría, la obra de teatro documental basada en el caso de la violación en manada en la fiesta de San Fermín, del español Jordi Casanovas, dirigida por Nelson Valente y protagonizada por Vanesa González, irá de jueves a sábados. Los lunes se podrá ver El loco y la camisa, y los martes Solo llamé para decirte que te amo (ambas de Nelson Valente); los miércoles Yo, Encarnación Ezcurra con Lorena Vega. Los fines de semana, a Jauría, se sumará en un segundo horario El mago del tiempo, nuevo unipersonal de Dady Brieva. Y el domingo, habrá una nueva temporada de Nada del amor me produce envidia, de Santiago Loza, con María Merlino, dirigida por Diego Lerman. La novedad del Picadero es que desde hace poco sumó la terraza. Por eso, los viernes de enero se podrá disfrutar del espectáculo musical de Rita Cortese y los sábados de Ligia Pirio, a la luz de la luna.

Mentiras inteligentes, con Arnaldo André, Marta González, Fede Bal y Cinthia Fernández Crédito: Prensa

Y todavía quedan más teatros habilitados y con propuestas diferentes para este verano. Por un lado, el Lola Membrives tendrá dos obras: El regreso del joven príncipe, estrena el 9 de enero, con Patricio Arellano, Simón Hempe, Lula Rosenthal, Tomás Benítez, Bautista Lena, Iñaki Aldao y Facundo Posincovich. Y el 14 de enero, la comedia Mentiras inteligentes con Arnaldo André, Marta González, Fede Bal y Cinthia Fernández.

Los musicales vuelven al Astral con dos reposiciones. El 7 de enero se estrenará la tercera versión de Te quiero, sos perfecto, cambiá, de Joe di Pietro, protagonizada por Laura Oliva, Flor Otero, Roberto Peloni y Agustín Sullivan, de miércoles a sábados. Y el clásico del género Chorus line, de Nicholas Dante, James Kirkwood Jr, con Jessica Abuchain, Roberto Peloni y Federico Fedele, entre otros, desde el viernes 15 de enero, haciendo funciones de viernes a domingos. Ambas dirigidas por Ricky Pashkus.

Te quiero, sos perfecto, cambiá, el regreso de un divertido musical, con Laura Oliva, Roberto Peloni, Florencia Otero y Agustín Sullivan Crédito: Nacho Lunadei Chorus Line, con elenco renovado Crédito: Archivo

El 8 de enero será el día del reestreno de Un estreno o un velorio, con Flavio Mendoza, Carmen Barbieri, Raúl Lavié Georgina Barbarossa, Nicolás Scarpino, Pablo Arellano, en el Teatro Broadway de jueves a domingo.

Tanto el Teatro Nacional Cervantes -que tendrá una reforma estructural pendiente- como las salas del Complejo Teatral de Buenos no tendrán programación durante enero y febrero. Y ya casi terminando el verano llegará la nueva edición del FIBA, del 26 de febrero hasta el domingo 7 de marzo de 2021, que se realizará en distintas sedes de la ciudad. El circuito independiente ofrecerá algunas opciones con las dificultades que le genera el 30 por ciento del aforo y las distintas reformas que tiene que realizar para ser habilitado. Y así será este verano atípico, a la espera de la vacuna para reestablecer la normalidad teatral y mientras tanto, con todos los cuidados, seguir disfrutando de la función.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *