El triste momento de Flor Torrente: “No te voy a negar que estoy triste y te voy a extrañar”


Desde hace un tiempo, Flor Torrente eligió su cuenta de Instagram para compartir con sus seguidores distintas alternativas de su vida cotidiana. Hace unos meses, reveló en sus historias su enojo por haber descubierto un dato ofensivo en su biografía de Wikipedia. También mostró la nueva casa en la que se mudó junto a su pareja, Guido Iannaccio. Este jueves, la actriz contó en aquella red que está atravesando un triste momento y reveló por qué.

“La historia de un gordo Pelota”, lleva por título el extenso mensaje que Torrente le dedicó a un ser muy especial que ya no está en su vida. “Hace siete meses exactos sucedió un meet cute [lindo encuentro]. Se preguntarán qué es. Es lo que sucede en las películas cuando los protagonistas se encuentran mágicamente. Eso sucedió con nosotros cinco: Kung Fu, Roma y yo llegamos al encuentro de papá y Mometito para formar esta hermosa familia”, comenzó explicando.

Y continuó: “No sabíamos muy bien qué estaba sucediendo, pero teníamos la certeza de que estaba bien, y que nuestro instinto decía que teníamos que estar todos juntos y darnos mucho amor”.

“Gordo, foca, lagarto, cucarachero, ¿qué decirte que no sepas?”, siguió expresando, junto a una foto en la que se la ve junto a su amado perro. “¡Me enseñaste tantas cosas en tan poco tiempo! El amor más puro, la compañía, las miradas profundas, el juego, los abrazos, los ronquidos, los pedos. ¡Nos dejabas sin aire! Tus pelotas, no sabés lo que es el altar, están todas ahí, venerándote”, continuó.

“No te voy a negar que estoy triste, que te voy a extrañar, todo el tiempo. Mientras cocino, cuando regábamos el pasto, cuando me acompañabas a bañarme, cuando jugábamos con tus pelotas y descubrimos que eras el Messi de los perros”, rememoró.

El triste momento de Flor Torrentehttps://www.instagram.com/ftorrente/

Y finalizó: “¡Ay, gordo hermoso! ¡Sos tan especial, tan lleno de amor! Gracias por tus eternas miradas y por enseñarme una nueva forma de amar. Y sabé que soy la más feliz del mundo. Guido, sos el padre perruno más presente, amoroso, atento, cariñoso y responsable que jamás alguien vio. Sabé que el gordo está más que agradecido de la vida que nos regalamos. Te amo, nos amo y siempre estarás en todo nuestro ser y en cada rincón. Besos eternos. Eternamente agradecida de encontrarte en esta vida. Nos vemos en las próximas, gordo, y jugaremos todos juntos con tus pelotas”.

Días atrás, Torrente había contado, también en Instagram, que Kung Fu, su bulldog francés padecía cáncer. “Este chaboncín es un ser muy especial, nos alegra cada día y nos saca muchas sonrisas. Hace casi dos meses que está luchando contra un cáncer que nos trae muy pocas horas de sueño, mucha angustia, e incertidumbre. Pero este viejo es tan especial que cada día se encarga de mostrarnos que es feliz mientras pueda tener su pelota, su comida y a nosotros besándolo sin parar. Gracias Kungcin por cambiarnos la vida”, escribió en aquel momento.

Aquella publicación recibió el apoyo de la mayoría de los seguidores, pero hubo un comentario que colmó la paciencia de la hija de Araceli González. “Estos perros son horribles. Por qué no adoptan uno callejero y así se termina el comercio de los perros de raza con todo lo que ello implica para los pobres perritos que la mayoría de las veces son tratados como cosas y máquinas de parir”, le cuestionó una usuaria.

Sin ocultar su indignación, Torrente le respondió a la seguidora. “Hola Laura. El perro tiene entre 8 y 9 años. Lo adoptamos hace 7 meses. Y la verdad horrible es hablar al pedo como vos”, lanzó. Y concluyó: “A él también lo usaban para eso. Pero por suerte apareció en nuestra vida y le estamos dando todo el amor que no le dieron en sus nueve años de vida”.

LA NACIONMás información



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *