El relanzamiento de Rick Astley

¿Se acuerdan de Rick Astley? Es una pregunta que sólo responderán positivamente los mayores de 40. Para cambiar esa situación, la discográfica BMG relanzará el 6 de mayo el disco Whenever You Need Somebody, el debut del cantante publicado originalmente en 1987 y del que se vendieron más de 40 millones de copias en todo el mundo.

Ahí estaba el éxito Never Gonna Give You Up, que con los años pasó de ser un éxito radial a una de las bromas de Internet más populares. “Conmigo fue como, primera canción, ¡boom! Número 1 en todo el mundo”, recuerda el cantante en una entrevista por Zoom con la agencia AP. “Solo estaba tratando de escribir algo que se pudiera corear”.

Edición para nostálgicos

Pasaron 35 años desde aquel primer disco de Astley, cifra que será conmemorada con dos CDs y un lanzamiento digital que incluye el álbum remasterizado, además de lados B, remixes y versiones de los simples originales del disco reinventadas por el músico.

Rick Astley, quien actuó en el Gran Rex, allá por el 2014. Foto Archivo Clarín

Rick Astley, quien actuó en el Gran Rex, allá por el 2014. Foto Archivo Clarín

Los discos incluirán además fotos inéditas de 1987/88, notas de Craig McLean y reflexiones de Astley y dos de los compositores del álbum original, Mike Stock y Pete Waterman, integrantes del trío de compositores y productores conocido como Stock Aitken Waterman, que habían creado canciones para Bananarama y Dead or Alive.

Un veinteañero ingenuo

Astley tenía solo 20 años cuando grabó Whenever You Need Somebody con ellos. “Estaba feliz de estar en un estudio de grabación profesional, haciendo ruido con tipos que tenían discos exitosos”, evoca el cantante originario de Newton-le-Willows, un pequeño pueblo en el norte de Inglaterra. No sabía nada sobre el proceso de grabación: “No tenía experiencia, supongo, y era ingenuo”.

Never Gonna Give You Up pasó dos semanas al tope de la lista Hot 100 de Billboard y Together Forever encabezó la misma lista por una semana. Otras dos canciones del álbum, It Would Take A Strong Strong Man y She Wants To Dance With Me, también llegaron al Top 10. Una nueva escucha muestra que el disco encaja con el sonido bailable ochentoso que está de moda hoy.

Su tema "Never Gonna Give You Up" pasó dos semanas al tope de la lista Hot 100 de Billboard. Foto AP

Su tema “Never Gonna Give You Up” pasó dos semanas al tope de la lista Hot 100 de Billboard. Foto AP

“Todavía hoy estoy cosechando los beneficios de eso”, reconoce en declaraciones recogidas en la gacetilla. “He tenido una vida realmente agradable y cómoda porque pude hacer un disco pop en 1987”. Ese año apareció en las listas de éxitos de 25 países y aún hoy mantiene una cuota de seis millones de oyentes en Spotify.

Después del furor, el ostracismo

Tras aquel fulgurante debut, publicó otros ocho álbumes de estudio, desde Hold Me In Your Arms (1988), que recogía la balada homónima, hasta el más reciente Beautiful Life (2018). Pero desde mediados de los ‘90 permaneció alejado de la industria musical durante varios años. El motivo principal: agotamiento.

“A los 25 años tuve a mi hija. Había tenido una carrera muy compacta en la música: fue todo muy rápido, muy intenso, fui número uno en muchos países del mundo. Me sentía como alguien que está todo el día viajando en aviones y no como un músico. Ya no disfrutaba cantar. Mi hija iba creciendo y quería estar con ella”, declaró en el programa Late Movit.

Rick Astley en 2016, en la 57 edición del Festival Internacional de La Canción de Viña del Mar. Foto EFE

Rick Astley en 2016, en la 57 edición del Festival Internacional de La Canción de Viña del Mar. Foto EFE

Así, cayó en el olvido. Su ostracismo duró unos quince años. Durante ese tiempo, el inglés se dedicó a disfrutar de la familia que construyó junto a Lene Bausager y su hija Emilie, que está por cumplir 30 años. En el ámbito profesional, incursionó como productor de otros artistas, pero en 2005 volvió con un nuevo álbum, Portrait.

Reencarnó en broma virtual

Ese año se desató un fenómeno curioso con el videoclip de Never Gonna Give You Up: resurgió de las cenizas y se viralizó en redes sociales como meme. El llamado “Rickrolling” fue un fenómeno de Internet que consistía en poner un enlace falso bajo un título de cualquier otro tema: cuando el usuario le daba click, lo redireccionaba al video de YouTube.

Miles de internautas cayeron en la trampa, y así video se convirtió en uno de los más vistos de esa plataforma: actualmente tiene más de 1.174 millones de reproducciones.

Rick Astley, a los 56 años, vuelve al comienzo con la reedición de su mayor éxito. Foto EFE

Rick Astley, a los 56 años, vuelve al comienzo con la reedición de su mayor éxito. Foto EFE

Aunque fuera para consumo irónico, el Rickrolling le devolvió cierta popularidad y ocurrieron cosas inesperadas, como que los Foo Fighters lo invitaran a formar parte de su presentación en el Summer Sonic Festival de Japón en 2017. Juntos, tocaron Never Gonna Give You Up con un estilo rockero.

Más allá de esa broma que trascendió todos los límites, Astley no tuvo un regreso triunfal. O, por lo menos, no logró repetir el suceso arrollador de sus comienzos. Pero encaró una gira que incluso lo trajo a la Argentina en 2014, cuando tocó en el Gran Rex.

En 2016 lanzó 50, disco que hizo en el marco de su cumpleaños número 50 y en 2018 estrenó Beautiful Life. Ahora, a los 56 años, vuelve al comienzo con la reedición de su mayor éxito.

POS

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *