el póker de ases de El Mató A Un Policía Motorizado

“Vamos a tocar unas canciones para todos ustedes”. Palabras más, palabras menos, así se dirigió un Santiago Motorizado de punta en negro poco después de las 16 horas, antes de arrancar el concierto de El Mató a un Policía Motorizado en el Día 2 del Lollapalooza 2022, en el Escenario Flow.

Y los platenses, una vez más, afirmaron que tienen su repertorio muy bien afianzado para todo escenario, ya sea acá o en el extranjero, en una arena o en un festival (recordar que son locales en el Primavera Sound catalán, que este año tendrá su debut porteño en el Parque de los Niños).

El Mató A Un Policía Motorizado en Lollapalooza. Foto: Emmanuel Fernández

El Mató A Un Policía Motorizado en Lollapalooza. Foto: Emmanuel Fernández

El magnetismo, a pleno sol, le dio paso a La síntesis O’Konnor casi sin solución de continuidad, y fue de entrada como un sumario total del sonido del ahora sexteto: el noise noventero le dio paso al sonido “kraut rock motorik a la Neu”. Esto es: una base rítmica precisa como un reloj que arropa a guitarras que surfean la estructura melódica de la canción “Oh, vamos El Mató, El Mató, vamos El Mató…”.

El cantito de cancha tribunero se repitió en un par de ocasiones, incluso apoyado por los teclados de Chatrán Spasoff, y fue festejado por el propio Santi con sus pulgares arriba como signo de aprobación.

El perro, uno de sus últimos singles pre pandemia, fue casi tan festejado como el clásico Más o menos bien (“Amigos, formemos una banda de rock and roll, guitarras guardadas en el placard. Ahora, somos nuevos creadores de rock and roll, tranquilos, todo va a estar más o menos bien” aún suena con un romanticismo juvenil imbatible), lo que habla de la fidelidad de los fans para con la banda y viceversa.

El Mató A Un Policía Motorizado en pleno Lollapalooza Argentina, día 2. Foto: Emmanuel Fernández z

El Mató A Un Policía Motorizado en pleno Lollapalooza Argentina, día 2. Foto: Emmanuel Fernández z

La seguidilla de Yoni B, El tesoro (con su frase “Es la depresión sin épica”, quizás una de las mejores definiciones del confinamiento del año 2020), Excalibur y Mundo extraño (“Sé que es lo peor, pero ésta es la mejor versión de mí”) despertaron los primeros pogos de la jornada y, al mismo tiempo, demostraron que hay pocas bandas hoy que pelen semejante póker de ases y que esas barajas sean tan rendidoras para fans y grupo.

“Yenny, hay un día Yenny, todo lo que ves, todo lo que ves será nuestro nena…”. El verso / arenga amorosa de Chica de oro le puso punto final a un set de una hora exacta y catorce canciones, que fueron el primer suceso del segundo día del Lolla en el Hipódromo de San Isidro.

Lollapalooza Argentina. Día 2, con El mató A Un Policía Motorizado. Foto: Emmanuel Fernández.

Lollapalooza Argentina. Día 2, con El mató A Un Policía Motorizado. Foto: Emmanuel Fernández.

La despedida

“Chau, nos vemos”, se despidió Santi, con esa timidez irresistible que es su marca de fábrica desde que arrancó con el combo. Bogotá, México y luego el Primavera Sound español serán las próximas escalas de la gira iberoamericana que emprenderá El Mató un Policía Motorizado desde mañana. Enhorabuena: de alguna u otra forma hay que recuperar el tiempo perdido por el maldito virus del Covid 19.

Enseguida, tras El Mató, el legendario Litto Nebbia comenzaba su recital en la otra punta del predio, en el Escenario Samsung. Algunos iban en esa dirección caminando despacito, a paso lento, a ver al Maestro; otros aprovechaban para descansar y juntar fuerzas para una jornada que será larga, con Nicki Nicole, Machine Gun Kelly, The Strokes y más. Pero eso es otra historia.

MFB

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *